• Compartir

¿Observar los desafíos desde diferentes perspectivas puede ofrecer mejores soluciones?
La globalización trae consigo la convergencia de una fuerza laboral cada vez más diversa. En un entorno que cambia de forma constante, cada situación y contexto plantea sus propias dificultades.

En EY creemos que solo los equipos de alto desempeño, que impulsan la variedad de opiniones, perspectivas y referencias culturales, tendrán éxito en la nueva dinámica mundial. Nuestro enfoque integral sobre la diversidad e inclusión es un aspecto que incluimos en los servicios a nuestros clientes, el desarrollo de nuestra gente y en la posición de liderazgo en nuestras comunidades.

  • La diversidad es cuestión de sumar las diferencias. En EY valoramos y respetamos las particularidades que nos distinguen, tenemos una visión en donde los antecedentes, la educación, el género, la etnia, nacionalidad, generación, edad, el estilo de trabajo, la ideología, formación religiosa, orientación sexual y habilidades técnicas no son obstáculos para formar equipos de excelencia, pues cada individuo aporta características únicas que fomentan la calidad de cada servicio, sin importar el sector y función que desempeñe.
  • La inclusión es emplear las características de cada uno para lograr mejores resultados. Creamos un ambiente en el que nuestra gente sea valorada, en donde las personas puedan mostrar todos los días qué los define e interactuar con las personas al evidenciar lo mejor de sí mismas.

Los estudios demuestran que las compañías con equipos diversos y líderes incluyentes tienen un mejor desempeño sobre los equipos homogéneos. Los grupos heterogéneos mejoran la participación en el mercado y fomentan el éxito en mercados nuevos, asimismo tienen un nivel más alto de colaboración, así como una retención de talento elevada.

Al asegurarnos de escuchar y valorar las opiniones de nuestros colaboradores, no solo atraemos y retenemos a los mejores elementos, también desarrollamos alternativas innovadoras para los clientes y nuestra organización. Al contar con una fuerza laboral incluyente podemos identificar los riesgos y las oportunidades que de otra manera no detectaríamos.

El mapa de diversidad e inclusión, un marco común aplicable en toda la firma, impulsamos el cambio a nivel organizacional e individual.