Nuestra gente: la diversidad del siglo XXI

  • Compartir

Las compañías de éxito reaccionan a la globalización y a las tendencias demográficas subyacentes formando líderes con experiencia internacional y equipando a sus profesionales con las habilidades que les permitan destacar en un entorno cada vez más caracterizado por su diversidad.

Estamos orgullosos de nuestra cultura orientada al empleado y seguimos comprometidos con la idea de continuar mejorándola. Nuestros profesionales aprecian nuestra cultura empresarial integradora, nuestra mentalidad global y nuestro enfoque en la calidad, como factores que hacen de EY un buen lugar para trabajar y desarrollar sus carreras. Asimismo, nuestros clientes nos informan de que en los últimos años hemos mejorado la eficacia de nuestros equipos y el modo en que construimos nuestras relaciones.

Crear una cultura que atraiga y retenga a profesionales excepcionales, ayudándoles a crecer, lo que supone prestar un mejor servicio a nuestros clientes. Invertimos en tres elementos clave que enfatizan los factores más importantes para nuestros clientes y profesionales:

  • Integración – Seleccionar profesionales excepcionales es sólo el comienzo. La integración implica escuchar y valorar las opiniones de todos ellos. Esta actitud es un vehículo para atraer y retener a los mejores, además de permitirnos encontrar respuestas óptimas para nuestros clientes y nuestra organización.
  • Desarrollo – Centrarnos en el desarrollo supone brindar la capacitación, la experiencia y la formación necesarias para que nuestros profesionales enriquezcan sus carreras y ofrezcan los mejores resultados a nuestros clientes. Proporcionamos, además, programas específicos para los actuales y futuros dirigentes de EY.
  • Compromiso – Queremos que nuestros profesionales se sientan a gusto en una organización que les da flexibilidad para alcanzar sus metas profesionales y personales.

Visita nuestra sección carreras profesionales para conocer más.

Descubre que significa para nosotros Building a better working world.