La salida a bolsa: una transformación, no una transacción

  • Compartir

Muchas empresas privadas de rápido crecimiento ven en la salida a bolsa una vía excelente para acelerar el crecimiento y un paso hacia una posición de liderazgo en el mercado. Cotizar en alguno de los mercados mundiales de capitales, aunque siempre suponga la culminación de meses o años de duro trabajo, puede aportar ventajas como son:

  • acceso a financiación para llevar a cabo una adquisición estratégica
  • oportunidades para ampliar su negocio hacia nuevos mercados
  • una oportunidad de salida para sus inversores, ya sean o no de private equity
  • una mejor percepción de su empresa y de su marca por parte de sus clientes, proveedores y empleados.

La salida a bolsa es un punto de inflexión en la historia de una empresa. Las empresas excepcionales no consideran la salida a bolsa como una simple transacción financiera, sino que la entienden como la compleja transformación de su condición de entidad privada a entidad pública, iniciando su andadura en el mercado estando bien informadas y bien preparadas.