Los intereses de demora en el IVA a la importación

  • Compartir

Tradicionalmente, el mecanismo de deducción del IVA a la importación constituía un supuesto en el que quebraba el pretendido carácter neutral del impuesto, convirtiéndose en una carga financiera relevante.

Así, si bien como regla general el derecho a la deducción del impuesto nacía en el momento en que se devengaban las cuotas deducibles, en el caso de las importaciones el citado derecho nacía con el pago de las mismas.

En la práctica, esta configuración implicaba:

  • la existencia de un lapso de tiempo entre el pago de las cuotas y el momento en que era posible su deducción en la correspondiente declaración, con el consiguiente efecto financiero desfavorable; y
  • en los supuestos de regularización, cuando de la liquidación efectuada por la Administración tributaria derivaba una mayor deuda a ingresar, que se liquidaran intereses de demora desde que las cuotas debieron ser ingresadas hasta que se ingresaban efectivamente finalizado el procedimiento de comprobación o inspección.

Con efectos desde 1 de enero de 2008 se introduce un cambio normativo que viene a corregir estos perjuicios, fijando el nacimiento del derecho a la deducción del IVA a la importación en el momento de su devengo que coincide con el devengo de los derechos arancelarios, esto es, cuando se admite a despacho la declaración aduanera.

Al ser el IVA un impuesto armonizado a nivel europeo, las reglas esenciales que rigen su configuración se determinan por la Directiva 2006/112/CE. Por ello, cada Estado Miembro debe transponer a su legislación nacional las normas allí contenidas.

Pues bien, recientemente el Tribunal Supremo, en sentencia de 23 de diciembre de 2010, se plantea el efecto directo y la primacía del derecho comunitario en este ámbito, y reconoce que, incluso en el ejercicio 2001, el nacimiento del derecho a la deducción del IVA a la importación debía tener lugar en el momento del devengo de las cuotas correspondientes y no en el momento del pago como decía la norma española. Argumenta el Alto Tribunal que la legislación interna debería ser una transposición de las Directivas comunitarias “en las que se establece, sin excepción alguna, que el derecho a deducir nace en el momento en el que es exigible el impuesto deducible, acontecimiento que tiene lugar con el devengo (…), que en el caso de las importaciones de bienes coincide con la importación.” En consecuencia, según el TS las previsiones de la Ley del IVA deben ceder ante los designios del legislador de la Unión Europea.

Este pronunciamiento constituye una novedad importante, pues bajo esta interpretación se entiende que el sujeto pasivo pudo haber deducido las cuotas soportadas en la declaración correspondiente al periodo en que se efectuó la importación, lo que unido al carácter resarcitorio de los intereses de demora tantas veces predicado por la jurisprudencia, significa que el cómputo de los mismos debe restringirse al plazo durante el cual se le privó a la Administración de la deuda que le correspondía, es decir, como máximo durante el periodo de liquidación del sujeto pasivo (trimestral o mensual).

Imaginemos que el IVA a la importación no ingresado por una compañía con derecho a la deducción total del IVA y periodo de liquidación mensual es regularizado tres años después del momento en que efectuó la importación, resultando una cuota dejada de ingresar de 100.000 euros. Si el tipo de interés de demora anual fuera del 6%, la diferencia estaría entre pagar 18.000 euros ó 500 euros. El ahorro en este supuesto sería de 17.500 euros, un 97,22% menos.

La sentencia analiza un supuesto del año 2001 a la luz de la normativa comunitaria, obviando el texto normativo español vigente en ese momento, que según sus manifestaciones era contrario a derecho comunitario. Por lo tanto, debe entenderse que esta interpretación es igualmente aplicable a los supuestos anteriores a la modificación normativa operada. En la práctica la Inspección tributaria ya está aplicando esta nueva interpretación reduciendo los intereses considerablemente en estos supuestos.