Los Acuerdos de Riesgo Compartido

Por Silvia Ondategui-Parra, Socia Responsable del Sector Salud y Farmacéutico de EY

  • Compartir

El actual entorno económico y el crecimiento del gasto sanitario por encima de la riqueza nacional están impulsando la introducción de medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema nacional de salud. La contención del gasto mediante la reducción de los precios de los medicamentos y la progresiva introducción del copago han tenido un efecto limitado, incentivando la introducción de otra serie de medidas cómo los acuerdos de riesgo compartido.

Este tipo de acuerdos se caracterizan por establecer una dependencia entre la financiación del fármaco y sus resultados clínicos, por lo que el reembolso del fármaco depende de su grado de efectividad. El principal objetivo es reducir la incerteza relativa sobre los resultados clínicos y económicos de un medicamento, mejorando los resultados en salud.

Los acuerdos de riesgo compartido presentan una serie de ventajas como la mejora del acceso a la innovación, es decir a terapias mejores y más eficaces para los pacientes, facilita la investigación y desarrollo de fármacos por parte de las compañías farmacéuticas y desde el punto de vista del financiador, el uso de estos contratos es positivo, porque supedita el reembolso a los resultados de efectividad, favorece el control del gasto presupuestario e incrementa la eficiencia en el uso de recursos sanitarios.

Aunque se debe considerar que la implantación de estos acuerdos es un proceso complejo y lento, en el cual la negociación entre financiador y compañía es larga y con acuerdos legales extensos normalmente auditados por un tercero independiente, el diseño debe ser abordado caso a caso teniendo especial consideración en la definición de negociación, medición y seguimiento. Estos puntos hacen que los acuerdos de riesgo compartido estén especialmente indicados para determinados fármacos y tecnologías sanitarias con un alto coste e incerteza en su nivel de efectividad. Las áreas terapéuticas por excelencia para este tipo de acuerdos están siendo la oncología, reumatología, oftalmología, neurología y cardiología.

A nivel Europeo, los países que han tenido una mayor experiencia en este tipo de acuerdos son el Reino Unido, Italia y Suecia, entre otros. Un posible ejemplo a destacar sería el acuerdo entre Johnson&Johnson y el Gobierno Británico para la financiación el anticancerígeno Velcade®, con la consigna “no cura, no paga”.

Por otro lado, también se han desarrollado acuerdos con resultados menos positivos, como el acuerdo entre el NHS del Reino Unido y cuatro farmacéuticas, para el reembolso de tratamientos para la esclerosis múltiple. Como resultado del acuerdo se observó que la implementación y seguimiento del mismo eran mucho más costosos que el posible ahorro a obtener.

En España existen varias experiencias a nivel regional, aunque la mayoría no son de dominio público. Uno de los primeros casos documentados se desarrolló en Andalucía, entre el Hospital Virgen de las Nieves y la compañía farmacéutica GSK para el reembolso de Volibris®, fármaco empleado para el tratamiento de la hipertensión pulmonar. También, el Institut Català de la Salut en Cataluña firmó un acuerdo con AstraZeneca para la introducción del Gefitinib®, medicamento oncológico indicado para el cáncer de pulmón.

Recientemente se están promoviendo el desarrollo de este tipo de acuerdos a nivel nacional por parte del Ministerio de Sanidad, entre ellos se encuentra el acuerdo para la financiación de terapias avanzadas, bajo un esquema en los que si los objetivos de efectividad no se cumplen, la compañía farmacéutica debe devolver a la administración parte de los ingresos derivados del producto.

En este contexto, la tendencia en España apunta a que cada vez más, se desarrollen este tipo de acuerdo con el fin de tener acceso a nuevos tratamientos y terapias innovadoras limitando el impacto de los mismos en el presupuesto sanitario, ligando el coste a los resultados en salud.

Publicado en Correo Farmacéutico el 25 de noviembre de 2013