Publicado en Forbes el 1 de diciembre de 2013

Necesitamos más emprendedores

Por Llorenç López Carrascosa, Socio responsable de Cuentas y Mercados de EY para España, Italia y Portugal

  • Compartir

Apoyar a este colectivo nos ayudará a transformar el tejido productivo y a fortalecer nuestra economía para convertirla en más flexible e innovadora.

Generar riqueza fomentando el espíritu emprendedor. Esta debería ser una tarea prioritaria en nuestro país, ahora que nuestra economía comienza a dar señales de recuperación, y como vía para impulsar las inversiones, generar nuevas oportunidades y volver a la senda del crecimiento. Apoyar a este colectivo contribuirá a mejorar las alarmantes cifras de desempleo en España. De hecho, siete de cada diez empleos creados en la Unión Europea durante el 2012 fueron creados por pequeños negocios y startups, según datos de la Comisión Europea.

La tarea no es sencilla, y a menudo las distintas iniciativas legislativas resultan insuficientes para impulsar la actitud emprendedora. Es preciso proyectar una visión más ambiciosa e integral que permita construir un auténtico ecosistema del emprendedor que actúe de estímulo generador de crecimiento sostenible. Un planteamiento en el que se involucren gobiernos, empresas y los propios emprendedores y que desde EY hemos dado en llamar “el poder de los tres”, tal como refleja el Barómetro del Emprendedor de EY 2013 (The EY G20 Entrepreneurship Barometer 2013).

Según este documento, que recoge las impresiones de más de 1.500 emprendedores de los países del G20, Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos y Reino Unido están a la cabeza entre los que mejores condiciones ofrecen a los que emprenden, y de los que más podemos aprender. Los consultados identifican los cinco pilares clave para establecer una estrategia de impulso del espíritu emprendedor: acceso al crédito, cultura emprendedora, regulación y fiscalidad, educación y formación y, por último, apoyo coordinado.

De los emprendedores podemos obtener muchas lecciones: innovación, valentía, liderazgo, capacidad de asumir riesgos, optimismo o visión de futuro. Por ello los gobiernos deben actuar en pro de favorecer la creación de mecanismos capaces de apoyar la financiación a este colectivo, como incentivar la creación de fondos de venture capital o bancos especializados, o diseñar sistemas de garantía de crédito y préstamos con tipos de interés reducidos para empresas recién creadas. Iniciativas que deben acompañarse de acciones de asesoramiento o programas de mentores para rentabilizar adecuadamente el capital.

Tampoco se han de olvidar las dificultades que afronta este colectivo en el terreno de la fiscalidad y que, en ocasiones, es una auténtica losa incapaz de aliviar la carga que soportan sobre todo muchas jóvenes compañías. Por ello, es preciso simplificar y aligerar la regulación de un sistema fiscal complejo, especialmente para los que están empezando.

Las grandes empresas también juegan un papel fundamental a través de la financiación y/o el asesoramiento. Existen ejemplos notables en España, como el Programa Lanzadera de Mercadona, el Fondo de emprendedores de Repsol o el Santander, con la creación del Centro Internacional Santander de Emprendimiento (CISE), por citar algunos. Y es posible apoyar al emprendedor incorporándolo a la cadena de suministro de la propia compañía, entre otras iniciativas.

Desde EY también estamos orgullosos de apoyar a los emprendedores. Lo hacemos desde hace casi veinte años en España con la organización de nuestro Premio Emprendedor del Año, y a nivel global, desde 1986. La iniciativa es un reconocimiento expreso al esfuerzo y dedicación de un colectivo que apuesta por su idea empresarial, genera empleo y riqueza y se compromete con la sociedad. Cada año, un prestigioso jurado premia además la Trayectoria Empresarial, la Innovación, el Emprendedor Emergente, la Internacionalización y el Emprendedor Social.

Los emprendedores han demostrado ser la savia de nuestra economía, y su labor resulta más necesaria que nunca. De ellos dependerá que se generen nuevas oportunidades empresariales. Apoyar a los emprendedores ayudará a transformar nuestro tejido productivo y a fortalecer una economía ávida de ser más flexible e innovadora ante los retos que se presentan.

 

 

Sobre el autor

Llorenç López

Llorenç López,  Consejero Delegado de EY

Socio responsable de Cuentas y Mercados de EY para España, Italia y Portugal

Télf.: +34 933 663 727