Revista emprendedor 2013

Colaboraciones que impulsan el progreso

  • Compartir
EY-Enrique Jacob Rocha - Presidente Instituto Nacional del Emprendedor
 

Enrique Jacob Rocha
Presidente Instituto Nacional del Emprendedor

Para abordar el tema del emprendimiento se requiere de la perspectiva y puntos de vista de diversos actores del ecosistema. Cada uno desde su propio eje de acción, contribuye a enriquecer este escenario, que cada día cobra mayor relevancia en la esfera de negocios del país.

En fecha reciente el Gobierno Federal creó el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Economía que tiene como objetivo instrumentar, ejecutar y coordinar la política nacional de apoyo incluyente a emprendedores y a las micro, pequeñas y medianas empresas, impulsando su innovación, competitividad y proyección en los mercados nacional e internacional. Emilio Díaz, Socio Director de Clientes y Mercados de EY México, se reunió con el Presidente del INADEM, Enrique Jacob Rocha, con el propósito de dialogar sobre el papel del emprendimiento en la economía mexicana.

El panorama de México sería muy distinto de no contar con el creciente número de emprendedores que cada día emerge de diversos sectores de la industria, en palabras de Jacob Rocha: “sería un país sin la capacidad para lograr las grandes transformaciones que se requieren y mucho menos para alcanzar el potencial que tiene. Un lugar con una sociedad espectadora de su realidad, sin la habilidad ni el espíritu para construir sus propias historias de éxito”.

“El bienestar y la prosperidad serían tan solo un sueño extraño, imposible de alcanzar, en el que millones de personas se perderían en la cotidianeidad de la desesperanza por no tener opciones para brindarle una vida mejor a su familia”.

Para Enrique, concebir a México sin emprendedores representaría un futuro poco prometedor, “en pocas palabras, un país sin visión ni futuro, está condenado a la inercia y al fracaso”.

El gobierno puede alentar que haya más emprendedores, en palabras del titular del INADEM esto es posible “al consolidar un entorno propicio para que las ideas productivas puedan materializarse en historias de éxito, generar vocaciones emprendedoras desde los primeros niveles de educación e incentivar el talento creativo de los jóvenes, para que den rienda suelta a su capacidad inventiva y transformadora”.

“Es necesario implementar políticas públicas que apoyen y acompañen, de manera integral, el esfuerzo emprendedor de la gente”, puntualizó. “Además, debemos acercar y facilitar el acceso al financiamiento y al mercado de capitales, así contarán con los recursos para arrancar sus proyectos de negocio, eliminar las barreras para que las mujeres puedan competir en el ámbito productivo, así como comprometer la participación de otros actores, públicos, privados y sociales; para apoyar su potencial creativo y productivo”.

El papel de la iniciativa privada es fundamental para detonar el emprendimiento, el impulso a los emprendedores es una tarea que debe comprometer a todos, ya que en ellos se cimenta el potencial y el futuro de un país.

“La iniciativa privada funge como un catalizador para el desarrollo de los emprendedores, ya que en ella se encuentra la experiencia necesaria para facilitar la materialización de las ideas en negocios exitosos. El compromiso de los empresarios ya consolidados permite que asuman el papel de mentores o guías de los nuevos emprendedores, al compartir un poco de su aprendizaje y talento con aquellos que apenas inician”, mencionó el titular del INADEM.

Para evolucionar, los emprendedores mexicanos requieren de financiamiento, difusión e incentivos; sin embargo no se puede decir que existe una sola área que se deba atenderse con mayor énfasis que otras. El Gobierno Federal ha demostrado que el impulso del potencial emprendedor de los mexicanos requiere de apoyos integrales que les brinden la oportunidad de desarrollar exitosamente sus ideas productivas.

Precisamente por ello, la nueva Política de Apoyo a Emprendedores y MIPyMES, impulsada por la Secretaría de Economía, a través del INADEM, busca atender los principales aspectos que determinan el éxito emprendedor y empresarial.

Para Jacob Rocha, “el mejor escenario en los próximos cinco años es que cada día sean más mexicanos los que opten por emprender e iniciar su propio negocio. Sin embargo, no basta con simplemente aumentar el número de emprendedores; es necesario que sus negocios perduren en el tiempo y crezcan. Buscamos que más empresas logren su consolidación y alcancen su potencial de crecimiento”.

“Con empresas sólidas seremos capaces de fortalecer nuestro mercado interno y así generar sanas condiciones de competencia que dinamizarán nuestra economía, y por supuesto, será más factible construir el México próspero y de bienestar que anhelamos todos”.

México se caracteriza por tener grandes historias de éxito de emprendedores, pues al continuar con la construcción de un ecosistema sano se logrará que cada día haya más casos en el país.

“Necesitamos generar mejores condiciones para que las buenas ideas encuentren las herramientas para materializarse en negocios exitosos. Esto implica fortalecer las cuatro áreas que son condicionantes del éxito de las empresas: financiamiento, acceso a tecnologías de la información y las comunicaciones, acceso a información relevante, así como fortalecimiento de las habilidades empresariales”. Es de suma importancia que las historias de éxito se den a conocer, ya que ellas son fuente de inspiración para todos aquellos que empiezan su negocio. En la voz de la experiencia se encuentra el camino al éxito.

“Los mexicanos necesitan ser testigos de que efectivamente es posible construir sus propias historias de éxito y qué mejor evidencia que las experiencias de aquellos que han logrado materializar sus sueños. Difundir las historias de emprendedores de éxito, favorece hacer del emprendimiento un estilo de vida, una aspiración social, y por supuesto, una opción profesional de futuro para las nuevas generaciones”.

Premiar al espíritu emprendedor es reconocer a quienes se atreven a tomar riesgos y han decidido seguir un camino diferente para transformar su realidad y la de los demás. Al respecto, el funcionario concluyó: “para el gobierno, programas como el EY Entrepreneur Of The Year™ son de gran importancia, porque incentivan a los emprendedores a seguir creyendo en que sus ideas sí pueden convertirse en modelos de negocio exitosos que traerán grandes beneficios para su entorno. Fomentar el emprendimiento, es impulsar al gran motor que mueve al mundo, y por supuesto a México”.