Mercado de deuda para empresas

  • Compartir

 Si su desarrollo ha mantenido un crecimiento estable, es probable que sea momento de pensar en entrar al mercado público para nutrir a la organización de nuevos recursos que le permitan cumplir con las demandas de sus mercados y los retos de la economía en general.

En México todavía son muchas las empresas que no han decidido entrar a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), debido a todos los cambios que demanda en la infraestructura, los procesos y las funciones del equipo de trabajo, desde el establecimiento de un Gobierno Corporativo hasta la capacidad para relacionarse de forma óptima con los inversionistas. El no ingresar a esta opción de capitalización no solo significa que los negocios se cierren las puertas a panoramas de mayor nivel, sino también implica un freno para el desarrollo económico del país.

De acuerdo con el estudio de EY Los emprendedores hablan abiertamente, esta renuencia para entrar en el mercado público es uno de los principales riesgos que pueden evitar que nuestro país crezca en todo su potencial.

Para contrarrestar esta situación, la Secretaría de Economía a través del Fondo PyME, Fondo de Capitalización e Inversión del Sector Rural (FOCIR), la BMV, Endeavor México y la Asociación Mexicana de Capital Privado (AMEXCAP) lanzó el Programa Mercado de deuda para empresas.

Esta iniciativa tiene como objetivo financiar la institucionalización e instalación del gobierno corporativo, equipamiento y sistemas que ayuden a fortalecerlas para que se conviertan en candidatas de emisión de deuda en la BMV.

Requisitos para participar en este programa

Entre los requisitos más importantes que se solicitan a las empresas interesadas en participar en este programa se encuentran:

  • haber facturado entre 100 y 250 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2011,
  • contar con un historial de operación de al menos tres años,
  • tener 50 millones de pesos de capital contable, y
  • estar al corriente en sus obligaciones fiscales.

Las empresas ganadoras serán acreedoras de un monto a financiar hasta del 90% del costo total del programa de trabajo o hasta 10 millones de pesos y tendrán la oportunidad de entrar a una nueva dinámica que los hará más eficientes y capaces de explorar nuevas vías de financiamiento y crecimiento.

En EY hemos acompañado a diversas compañías de todos los sectores en los procesos para entrar al mercado de deuda, y el liderazgo en esta práctica nos ha permitido ver cómo esta transformación, que requiere tiempo y un gran esfuerzo, sin embargo representa un cambio positivo en toda la estructura y ADN de la organización.