Resolución de la SCJN respecto a la deducción, para efectos de ISR, de las pérdidas por enajenación de acciones

  • Compartir

El pasado 4 de abril, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con 10 votos a favor y uno en contra, declaró constitucional el artículo 32 fracción XVII de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR).

El artículo 32 fracción XVII de la LISR establece que las pérdidas que provengan de la venta de acciones y de otros títulos valor cuyo rendimiento no sea interés en los términos del artículo 9 de la propia Ley o de pérdidas financieras que provengan de operaciones financieras derivadas de capital referidas a acciones o índices accionarios, únicamente pueden deducirse contra el monto de las ganancias que obtenga el mismo contribuyente por la enajenación de los mismos títulos o instrumentos, pudiendo realizarse en el ejercicio en que se genere la pérdida o bien, en los 10 ejercicios siguientes a esta.

La constitucionalidad del precepto legal citado si bien obtuvo el voto en el mismo sentido de 10 de los ministros, cinco harán un voto concurrente y uno lo hará con salvedades, es decir, los argumentos aducidos para declarar la constitucionalidad del precepto legal citado, posiblemente no sean coincidentes, pero ello no modificará el sentido de la resolución.

No obstante lo anterior, las razones por las que se declaró la constitucionalidad de la fracción XVII del artículo 32 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, son:

  • La pérdida en la venta de acciones no se encuentra relacionada con las operaciones necesarias para la obtención de la renta, por tratarse de inversiones que únicamente persiguen mantener el valor de ciertos recursos económicos.
  • A juicio de los juzgadores, estas pérdidas no tienen un carácter instrumental para la generación de las utilidades, y por lo tanto la deducción de la pérdida obtenida por la enajenación de acciones constituye una de las denominadas no estructurales, y en esa medida su reconocimiento constituye un beneficio otorgado por el Legislador.
  • Que la pérdida en venta de acciones fue limitada por el legislador pues su práctica puede desembocar en actos ilegales y evasivos, aun si se encontraran sujetos a precios de mercado.

Finalmente, tomando en consideración que la votación del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación fue casi unánime, la resolución formará jurisprudencia en términos de la Ley de Amparo y la misma será de aplicación obligatoria para los órganos jurisdiccionales que integran el Poder Judicial de la Federación así como para el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.