European attractiveness survey. Plan B… for Brexit

Una visión de las estrategias de inversión y relocalización de las empresas europeas

  • Compartir

El impacto de la salida de Reino Unido de la disciplina de la Unión Europea, el famoso Brexit, es el tercer mayor riesgo para la inversión que perciben los ejecutivos senior del Viejo Continente. Por delante, como principales amenazas para las decisiones de los inversores, destacan la volatilidad en los mercados y la inestabilidad económica y política de la UE ajena al Brexit, según se desprende del estudio European Attractiveness Survey. Plan B… for Brexit de EY.

El informe analiza la opinión de 254 ejecutivos senior de empresas con inversiones en Europa, procedentes de este continente, de Norteamérica y de Asia que. Según el estudio, el 56,3% de los inversores extranjeros consultados afirma contar con planes de inversión para el continente europeo en los próximos tres años, porcentaje que aumenta hasta el 71,7% en el caso de las empresas de servicios financieros y hasta el 68,9% entre las tecnológicas. Sólo el 5% de los ejecutivos consultados planea reducir su presencia actual.

La volatilidad de los mercados, principal preocupación para los inversores

La volatilidad en los mercados de divisas y de materias primas es el principal riesgo que detectan los inversores para sus movimientos en Europa, según el 37% de los encuestados. En segundo lugar, con el 32%, destaca la inestabilidad económica y política de la UE (ajena al Brexit), mientras que la salida de Reino Unido de la Unión es el tercer factor más importante, con un 28% de los. El aumento del populismo y la inmigración son otros asuntos que preocupan a los inversores consultados.

EY - La volatilidad de los mercados, principal preocupación para los inversores

La relocalización es una posibilidad real

El 14% de las empresas con actividad en Reino Unido afirma que relocalizarán parte o toda su actividad en otras ubicaciones, porcentaje que cae al 2% entre aquellas firmas que no tienen presencia en el país. El abandono de la UE impactará en el atractivo de la economía británica, pero sus ventajas competitivas permanecen fuertes y podrían ser reforzadas con incentivos por parte del Gobierno, según recoge el informe. En este sentido, el mapa de la inversión extranjera doméstica va a cambiar, con Alemania como principal alternativa, Holanda en segundo lugar y España en tercera posición, empatada con Francia e Italia. Madrid, por su parte, figura como la quinta ciudad más atractiva para la inversión extranjera y calificada como “un destino para analizar en el futuro”. Por su parte, Barcelona se sitúa en el top 10 de ciudades que compiten por atraer inversión.

EY - La relocalización es una posibilidad real

Las empresas ya notan el efecto del Brexit

EY - Las empresas ya notan el efecto del Brexit

El 71% de los ejecutivos consultados afirman que están sufriendo el impacto del Brexit en al menos una de sus áreas de negocio, según se desprende del estudio de EY. Entre los segmentos más afectados por la actual situación, destacan la caída de los márgenes operativos, el coste de las compras y el volumen de ventas. Los sectores económicos más sensibles al hipotético impacto de la salida de Reino Unido de la disciplina de la UE son los servicios financieros, la alta tecnología y las empresas de mediano tamaño (entre 150 y 1.500 millones de euros de facturación).

¿Preparadas para afrontar los riesgos del Brexit?

EY - ¿Preparadas para afrontar los riesgos del Brexit?

Sólo el 4% de los ejecutivos senior consultados afirma que sus empresas están bien preparadas para los cambios regulatorios y de organización asociados al Brexit. De hecho, el 10% de los inversores de fuera de la UE, y con intereses en Reino Unido, no ha diseñado aún los planes para reaccionar a este escenario de turbulencias a gran escala en el mercado. El porcentaje aumenta hasta el 25% entre los inversores que no tienen actividad en la economía británica.

Cinco temas clave para mitigar el impacto del Brexit

El informe recoge también algunos puntos clave en la agenda para las empresas y los gobiernos de Europa para los próximos tres años.

  • Gestionar decisiones de inversión en un entorno de creciente volatilidad
  • Estar preparados para un aumento del proteccionismo y un entorno incierto en el comercio internacional
  • Navegar en el nuevo mapa del atractivo inversor en Europa.
  • Abordar el problema de la gestión y retención del talento.
  • Reducir la brecha entre financiación e innovación