La lucha contra el soborno y la corrupción, prioridad mundial para empresas y gobiernos

14ª Encuesta Global sobre Fraude y Corrupción

  • Compartir

La 14ª Encuesta Global sobre Fraude y Corrupción de EY destaca que, actualmente, se observa un nivel de apoyo sin precedentes a la lucha contra el soborno y la corrupción, tanto por parte de los gobiernos como de las instituciones multilaterales a nivel mundial.

Así, los organismos internacionales, como el Banco Mundial y el G20, encaran 2016 con mayores esfuerzos para aplicar las normas internacionales de transparencia sobre aspectos importantes como la titularidad y propiedad de las compañías, como parte de un enfoque y estrategia más amplios sobre la corrupción.

Los resultados obtenidos a través de las entrevistas muestran que este tipo de iniciativas disfrutan de un apoyo popular: el 100% de los encuestados españoles cree que es importante entender quién es el propietario efectivo final de las entidades con las cuales se están haciendo negocios. Este porcentaje se reduce ligeramente al 94% en el caso de Europa Occidental y al 91% a nivel global.

El 51% de los directivos españoles consultados considera que los gobiernos están dispuestos a perseguir y sancionar las malas conductas, pero no son eficaces en la obtención de condenas firmes y procesos penales.

EY - Considera que sus autoridades están dispuestas a juzgar estas prácticas, pero no son efectivas en condenas

Por tanto, el soborno y la corrupción están siendo considerados como prácticas extendidas, y destaca la apreciación de que estos comportamientos ilegales se han agravado en los países desarrollados desde la última encuesta global realizada en 2014.

En este sentido el 50% de los encuestados españoles cree que el soborno y la corrupción están generalizados en el entorno de negocios del país un porcentaje que en 2014 llegaba al 29%. En Europa Occidental el resultado es 20% y a nivel global el 39%.

Estos datos contrastan con la tendencia observada en los mercados emergentes, donde los resultados indican una modesta mejora en la percepción del soborno y la corrupción en estos países, que baja del 53% registrado en la anterior edición de la encuesta presentada en 2014, al 51% actual.

EY - ¿Los sobornos y la corrupción son habituales al hacer negocios en su país?

Además, España pasa del puesto 31 al 22 en el ranking global de países que lideran Brasil, Ucrania, Tailandia y Nigeria.

EY - Ranking global: ¿Los sobornos y la corrupción son habituales al hacer negocios en su país?

El estudio identifica que una minoría significativa de profesionales justificaría comportamientos no éticos para mejorar el rendimiento de la empresa o ayudar a que ésta sobreviva en una situación de crisis. Así, en España, los directivos consultados estarían dispuestos a utilizar pagos en efectivo (28%) o regalos (14%) para conseguir un negocio, o incluso a maquillar información financiera (12%).

EY - ¿Qué actuaciones justificaría si ayudan a la empresa a sobrevivir en tiempos de crisis?

Tomando en cuenta la muestra global, un 36% de los directores financieros estarían dispuestos a llevar a cabo conductas poco éticas bajo presión. Por ejemplo, el 3% de los CFOs mundiales falsificaría los resultados financieros, el 9% estaría dispuesto a cambiar la fecha de un contrato firmado y el 13% aceptaría pagos en metálico para ganar o retener un negocio.

El estudio también pone de manifiesto que los CFOs no son conscientes en su mayoría de los riesgos a los que se enfrenta la empresa ante la ciberdelincuencia. Solo un 41% lo considera una amenaza, mientras que entre el global de encuestados este porcentaje se eleva al 47%.

La prevalencia de este tipo de comportamientos genera situaciones de riesgo continuo para las empresas. Los organismos reguladores están focalizando sus esfuerzos especialmente en el fraude financiero y aumentando sus investigaciones en la persona o personas que sean culpables de las malas conductas detectadas.

Por este motivo, los consejos deben estar alerta ante los riesgos de fraude, soborno y corrupción a los que están expuestos así como reforzar cuáles son los comportamientos aceptados en el seno de sus organizaciones. Asimismo, deben responder de manera proactiva antes estos escenarios y ser capaces de demostrar que van un paso por delante en su gestión. Sin embargo, casi la mitad de los encuestados cree que la junta no tiene una comprensión global de los riesgos específicos del negocio.

Ante esta situación, el 96% de los directivos españoles consultados considera que procesar de forma individual a los responsables de un caso de fraude tendría un efecto disuasorio para aquellos que piensen en utilizar “atajos” en su actividad profesional. En Europa Occidental este porcentaje se sitúa en el 85%.

A la hora de identificar y mitigar los riesgos, las empresas cuentan con la posibilidad de implantar herramientas eficaces de detección del fraude, canales de denuncia (whistleblowing) y apoyar y alentar a que se denuncien internamente comportamientos no éticos.

Según el informe, el 55% de las compañías mundiales cuenta con una línea directa para denunciantes. Pero, a pesar de este progreso, se han detectado una serie de factores que influyen en la decisión del trabajador a la hora de usar un mecanismo de whistleblowing. A nivel global, el 19% de los encuestados citó la lealtad a su empresa como principal obstáculo para denunciar, y el 18% la lealtad a sus compañeros. En España, las cifras se reducen a un 12% en ambos casos.

El informe recoge el ejemplo de como la Security Exchange Commission, el regulador estadounidense de los mercados, premió con más de 54 millones de dólares a 22 denunciantes, de esa cantidad 37 millones se pagaron sólo en 2015.

EY - ¿Cree que juzgar individualmente a los ejecutivos ayudaría a disuadir las prácticas fraudulentas?

La encuesta indica una serie de medidas a tener en cuenta por las compañías:

  • Contar con recursos suficientes para establecer funciones de investigación adecuadas, previas a posibles acciones regulatorias.
  • Establecer canales de denuncia y políticas que aumenten la conciencia de los mecanismos de información y reporte, así como alentar a comunicar conductas fraudulentas dentro de la organización.
  • Realizar evaluaciones periódicas de riesgo de fraude, incluyendo una valoración de posibles indicadores basados ​​en forensic data analytics (FDA).
  • Desarrollar un plan de respuesta a ataques cibernéticos que englobe y aúne todas las partes del negocio, para contar con una estructura de respuesta centralizada.
  • Realizar due diligence anticorrupción con terceros antes de entrar en una relación comercial.
  • Ejecutar un programa de cumplimiento integral contra la corrupción que incorpore técnicas de FDA y mejorar la formación específica en materia de soborno y corrupción.
EY - ¿Qué aspectos no incluyó en su due diligence de Forensic/Anticorrupción