Centro de Estudios EY: Global Corporate Divestment Study 2017

Aceleración de las desinversiones: la mitad de los ejecutivos europeos prevé vender activos en los próximos dos años

  • Compartir
EY - Ver informe online
  • La volatilidad macroeconómica, la incertidumbre geopolítica y los cambios tecnológicos son los factores que más impulsaron la última desinversión
  • Según el estudio, tres de cada cuatro encuestados europeos reconocen que el Brexit influyó en su decisión de desinvertir
  • Las empresas que venden activos en respuesta a los cambios tecnológicos tienen un 74% más de probabilidades de lograr una mayor rentabilidad
  • El 48% de los ejecutivos considera que los retos fiscales para las operaciones han aumentado en los últimos doce meses

Madrid, 11 de abril de 2017.– La volatilidad de los mercados, los riesgos y oportunidades relacionados con los cambios tecnológicos, así como las incertidumbres geopolíticas (Brexit, regulaciones…), son los factores disruptivos que están motivando las desinversiones en el ámbito corporativo, según la sexta edición del estudio Global Corporate Divestment de EY. El informe revela que el 50% de los ejecutivos consultados en EMEA (Europa, Oriente Medio y África) pretende desinvertir en los próximos dos años, frente al 43% de los entrevistados a nivel global.

EY - Aceleración de las desinversiones: la mitad de los ejecutivos europeos prevé vender activos en los próximos dos años

La volatilidad macroeconómica y las incertidumbres geopolíticas son los dos factores externos que más influyen en las decisiones de desinversión de las empresas consultadas en la región de EMEA (el 66% y el 59%, respectivamente). Respecto a las incertidumbres geopolíticas, el informe revela que el 81% de los sondeados selecciona la inestabilidad política regional como la cuestión que más afecta en sus decisiones, seguida del 74% que identifica el Brexit.

El estudio señala que, como consecuencia de la volatilidad macroeconómica y de las cuestiones geopolíticas, muchas compañías se sienten más presionadas para acelerar el cierre de la venta. De hecho, el 62% de las empresas de EMEA afirma que las desinversiones generaron valor a largo plazo, frente al 88% de América y el 80% de Asia-Pacífico. Eso es consecuencia de que el 43% de las compañías de Europa, Oriente Medio y África priorizan la velocidad de cierre de las transacciones a la generación de valor de las mismas, frente al 18% de América o el 29% de Asia-Pacífico. Y es que en estas dos regiones, los factores externos que más motivaron desinversiones fueron la volatilidad macroeconómica y los riesgos u oportunidades de los cambios tecnológicos –no las cuestiones geopolíticas que tanta presión ejercen en una transacción–.

“Las empresas deberían tomarse el tiempo necesario para diseñar planes de desinversión en distintos escenarios, con el fin de poder generar valor en el momento de la venta e identificar el mejor grupo de compradores. Muchas de las compañías están tratando ahora de liberar capital con estas transacciones para invertirlo en innovación en un momento de grandes cambios tecnológicos”, afirma Rafael Roldán, Socio Director del Área de Transacciones de EY.

Asimismo, el estudio afirma que las compañías que desinvierten por motivos geopolíticos tienen un 31% menos de probabilidad de lograr un precio de venta superior al esperado. El porcentaje se reduce al 20% en el caso de las empresas que venden activos influenciados por la volatilidad macroeconómica. Sin embargo, aquellas que lo hacen como reacción a los riesgos u oportunidades derivados de los cambios tecnológicos tienen un 21% más de opciones de superar las expectativas de precios de venta. En general, las compañías que desinvierten por cambios tecnológicos son en un 74% de los casos más propensas a lograr un precio de venta por encima del esperado.

Por otro lado, a nivel global, los cambios regulatorios son las cuestiones geopolíticas que más influyen en la decisión de desinvertir. En este sentido, el 48% de los encuestados considera que los cambios en política tributaria se han convertido en un reto relevante a la hora de ejecutar una desinversión en el último año.

La tecnología como aliado

Los máximos responsables de las compañías cada vez conceden una mayor importancia a la analítica de datos, como demuestra que el 88% de las empresas sondeadas afirma que la analítica avanzada les permitiría tomar decisiones de desinversión más rápidas y efectivas.

A nivel global, el 21% de los sondeados considera efectivas las herramientas de analítica descriptiva y predictiva, frente al 49% que afirma lo mismo entre las compañías con un mayor desarrollo de esta tecnología. No obstante, estas técnicas tienen todavía camino por recorrer, ya que el 48% asegura que no la usa o no la considera efectiva. En lo que respecta a las plataformas tecnológicas para mejorar los modelos operativos, el 49% de las empresas afirma que invertirá en tecnologías como la robótica, la inteligencia artificial, las aplicaciones de software a través de internet y el llamado Internet de las Cosas (IoT).

Acerca de EY

EY es líder mundial en servicios de auditoría, fiscalidad, asesoramiento en transacciones y consultoría. Los análisis y los servicios de calidad que ofrecemos ayudan a crear confianza en los mercados de capitales y las economías de todo el mundo. Desarrollamos líderes destacados que trabajan en equipo para cumplir los compromisos adquiridos con nuestros grupos de interés. Con ello, desempeñamos un papel esencial en la creación de un mundo laboral mejor para nuestros empleados, nuestros clientes y la sociedad.

EY hace referencia a la organización internacional y podría referirse a una o varias de las empresas de Ernst & Young Global Limited y cada una de ellas es una persona jurídica independiente. Ernst & Young Global Limited es una sociedad británica de responsabilidad limitada por garantía (company limited by guarantee) y no presta servicios a clientes. Para ampliar la información sobre nuestra organización, entre en ey.com.

Acerca del estudio

El EY Global Corporat Divestment Study se centra en cómo las compañías deberían enfocar su estrategia y mejorar el proceso de desinversión. El presente estudio se basa en una encuesta a más de 900 ejecutivos realizada entre los meses de octubre y diciembre de 2016 junto a la división de investigación y publicaciones del Grupo Financial Times.