La exención de la Directiva Matriz-Filial prohíbe mecanismos de ley interna que la limiten de forma indirecta.
La STJUE en el asunto Brussels Securities SA

Enero 2020

  • Compartir

En esta nota se comenta la sentencia del TJUE de 19 de diciembre de 2019, C389/18, Brussels Securities SA, referida a la interpretación del art. 4.1 de la Directiva 90/435, “Matriz-Filial” que establece el método de exención para eliminar la doble imposición intersocietaria internacional.

Esta sentencia resuelve una cuestión prejudicial planteada por un tribunal belga que cuestionó la compatibilidad de la normativa doméstica que implementa el método de exención de la Directiva Matriz-Filial en la medida en que su aplicación puede determinar en algunos casos que la sociedad matriz que percibe los dividendos experimente una mayor tributación que la que resultaría en ausencia de tal distribución de dividendos; tal mayor tributación resulta de la interacción de las disposiciones reguladoras del método de exención con otras normas reguladoras de la base imponible (Notional Interest Deduction/NID, y la compensación BINs) que instrumentan “ventajas fiscales” que pueden reducirse o perderse como consecuencia del orden de aplicación de las primeras.

La regulación del método de exención implementada por Bélgica resulta “singular” ya que opera a través de un mecanismo que conlleva en primer lugar la integración de los dividendos en la base imponible y, en segundo lugar, opera una reducción del 95% de los mismos que únicamente tiene lugar si media base imponible positiva previa a tal reducción, de manera que en aquellos casos donde no existe tal base imponible positiva previa, la reducción de los dividendos se traslada indefinidamente a ejercicios posteriores. Sin embargo, tal carryforward del “crédito fiscal” por doble imposición (DDI) impacta sobre la deducción de otros créditos fiscales (algunos de los cuales están sujetos a plazo, como es el caso del NID, cuyo carryforward es de 7 años), toda vez que la normativa del IS belga establece una “ordering rule” que determina el orden de aplicación de los créditos fiscales; tal prelación de deducciones/reducciones a nivel de la base imponible prioriza la aplicación de los “créditos” o “reducciones” por DDI, frente a los “créditos” o “reducciones” del NID y las BINs. Y la consecuencia que puede resultar de tal sistema es que una sociedad matriz experimente un mayor gravamen en caso de percepción de dividendos comprendidos en el ámbito de la aplicación de la Directiva Matriz-Filial, como consecuencia de la imposibilidad de deducir los otros créditos fiscales (NID, BINs), en comparación con la situación donde tal sociedad matriz no hubiera percibido tales dividendos o hubiera podido aplicar una exención incondicional en el sentido previsto en el art.4.1 de la Directiva Matriz-Filial.


 

Contactos

José Manuel Calderón
Consejero Académico EY

Rocío Reyero
Socia Codirectora EY Abogados

Juan Cobo de Guzmán
Socio de Tributación de Empresas EY