Cómo maximizar el potencial de los datos

por Xavier Ferré, Socio de EY

  • Compartir

El Periódico de Catalunya, 16 de febrero de 2016

¿Se imagina que el frigorífico pudiera hacer la compra por usted? ¿O que nuestro automóvil pudiera dejarnos en la puerta de casa y buscar él solo una plaza de aparcamiento? Éstas son sólo algunas de las puertas que se abren al hablar del denominado Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

En esencia, se trata de incorporar sensores a los dispositivos presentes en nuestro día a día para conectarlos a Internet y conseguir que amplíen sus funcionalidades para mejorar la experiencia de los usuarios. No se trata de que las máquinas se comuniquen entre ellas, sino de que permitan al usuario obtener más información y realizar más tareas.

Con la previsión de que haya más de 50.000 millones de dispositivos conectados a la Red en 2020, el Internet de las Cosas tiene el potencial de transformar cualquier negocio. Un ejemplo: el propietario de una zapatería podría saber al instante el pie que calza su cliente instalando un sensor en la entrada del comercio. Además, las oportunidades que brinda en el sector logístico y en la gestión de la cadena de suministro son infinitas. Según un reciente estudio publicado por EY, las comunicaciones inteligentes entre máquinas representarán el 10% de todas las conexiones móviles en 2020.

Hay experiencias en todos los sectores, desde la gestión de la sanidad a la movilidad, y los avances se suceden a un ritmo vertiginoso, ya que todas las entidades del ecosistema digital están buscando nuevos puntos de diferenciación con el fin de captar la atención del cliente.

Las oportunidades son infinitas, pero también aumentan los riesgos. Muchas empresas todavía operan bajo la premisa de que controlan toda su información y han diseñado sus sistemas de prevención de riesgos en consonancia. Sin embargo, en un mundo que está cada vez más conectado, y que lo hace por un amplio abanico de canales, las posibilidades de fuga de información son cada vez mayores. Hay que tener en cuenta que el 70% de los dispositivos a través de los que viajan nuestros datos pueden ser vulnerables a un ataque externo.

Los retos que plantea esta transformación digital en materia de seguridad, protección de datos, confianza y gobierno corporativo son mayúsculos, y la mayoría de las compañías se están adaptando de forma reactiva a las amenazas que reciben. Un 58% de las empresas carece de un departamento que analice cómo la irrupción de las nuevas tecnologías puede afectar a la seguridad de sus modelos de negocio, y menos del 5% cuenta con equipos específicos con la capacidad para anticipar posibles ciberataques.

En este contexto, las empresas deben analizar su entorno de forma rigurosa, aprender de experiencias de otras compañías y tener bien identificados sus posibles riesgos. También hay que diseñar un protocolo de actuación en caso de que se produzca una crisis de este tipo y, lo más importante de todo, mantener este protocolo permanentemente actualizado.

Sobre el autor

EY - Xavier Ferré

 Xavier Ferré

Por Xavi Ferré, Socio responsable de IT Risk de EY en Cataluña

+34 933 663 826