Cómo preparar a tus empleados en UK ante un Brexit duro

Por Bárbara Pardo de Santayana e Iván Sáez, socia responsable y socio del área de Movilidad Internacional de People Advisory Services de EY Abogados, respectivamente.

  • Compartir

Publicado el 10 de septiembre de 2019

Ríos de tinta están dejando los vaivenes políticos en Reino Unido alrededor del Brexit. A día de hoy, parece que la posibilidad de nuevas elecciones gana fuerza, y de hecho puede ser el menor mal de entre los males. Eso sí, no habrá elecciones, no votará en favor de ello Corbyn, hasta que se materialice lo que el pasado 4 de septiembre se acordó en el Parlamento en lo que supone otra derrota para Boris Johnson: limitar el escenario del Brexit sin acuerdo.

Y es que, con 327 votos a favor y 299 en contra, el Parlamento británico aprobó una ley que impide la posibilidad de un Brexit duro. Esta ley debe pasar aún la aprobación de la Cámara de los Lores, y obliga a Boris Johnson a solicitar una prórroga del Brexit hasta el 31 de enero de 2020 si no consigue un acuerdo con la UE antes del 19 de octubre.

Con todo eso, a día de hoy la salida de Reino Unido de la UE sigue estando prevista para el jueves 31 de octubre, y si a esa fecha no se ha alcanzado un acuerdo entre ambas partes, se preveía hace unos días que uno de los cuatro pilares fundacionales básicos de la UE, la libre circulación de personas, dejara de operar en Reino Unido para los nacionales de la UE, Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y Suiza. No obstante, el Home Office británico emitió el pasado 4 de septiembre una nota en la que anunciaba la introducción de un nuevo plan: el “European Temporary Leave to Remain scheme (Euro TLR)”. A través de este scheme los ciudadanos de la UE, EEE y Suiza que lleguen por primera vez a Reino Unido tras el Brexit podrán solicitar hasta el 31 de diciembre de 2020 trabajar y vivir en el país por un período de hasta tres años, lo que incluirá también a su familia, a través de un procedimiento que la Home Secretary Priti Patel ha definido como sencillo, gratuito y online. Trascurridos estos tres años, si desearan permanecer en el país, deberán obtener el permiso de trabajo correspondiente.

Para aquellos ciudadanos de la UE, EEE y Suiza que ya estuvieran en Reino Unido en el momento del Brexit, las Autoridades británicas han previsto el “EU Settlement Scheme”, en virtud del cual las personas que hubieran estado viviendo o trabajando en el país con anterioridad a la fecha de salida de la UE podrán seguir haciéndolo en los mismos términos y condiciones que hasta ese momento, y de forma indefinida, a diferencia del Euro TLR, que solo lo permite por un período de hasta tres años.

Así, las personas que cumplan las anteriormente mencionadas condiciones, entre otras poder demostrar que vivían en Reino Unido con anterioridad al Brexit, pueden aplicar por este “Settlement Scheme” desde ahora hasta el 31 de diciembre de 2020.

Aquellos ciudadanos de la UE, EEE y Suiza que lleguen al país tras el Brexit y que no apliquen por el Euro TLR o que hubiesen transcurrido los 3 años que residencia que permite dicho nuevo scheme, deberán obtener una visa de trabajo o residencia si van a permanecer en el país más de 3 meses, lo que se prevé supondrá una barrera para la contratación de trabajadores de baja cualificación. Ello puede suponer un verdadero problema para las empresas pertenecientes, sobre todo, al sector hotelero, restauración y construcción, sectores que son muy dependientes de este perfil de mano de obra y que tradicionalmente han venido proviniendo de otros países de la Unión.

Así pues, nuestras recomendaciones de cara a un Brexit duro para las empresas que tengan presencia en Reino Unido son:

  • Realizar un censo de trabajadores y familiares de la entidad en Reino Unido, para poder evaluar el impacto del Brexit en la plantilla y cómo puede afectar a la capacidad productiva presente y futura de la empresa.
  • Proporcionar información constante y actualizada a los empleados de la entidad afectados por esta circunstancia, y apoyarles en la regularización, en su caso, de su “Settlement Scheme” y de su familia.
  • Elaborar un plan de contingencia para la contratación de mano de obra tras el Brexit, sobre todo para empresas de los sectores antes mencionados, pues se prevé que se endurezca el proceso de obtención de visa de trabajo para personal de baja cualificación y el mercado doméstico británico no podrá absorber esta demanda de empleo, encareciendo previsiblemente los salarios.
  • Hacer uso del nuevo Euro TLR para los ciudadanos de la UE, EEE y Suiza que lleguen a Reino Unido tras el Brexit, a sabiendas de que es un permiso temporal de 3 años y que tras el mismo será preciso obtener un permiso de trabajo.
  • Anticipar, en la medida de lo posible, necesidades de contratación antes del 31 de octubre, pues los ciudadanos de la UE/EEE no británicos podrán seguir trabajando y viviendo indefinidamente en el país si pueden demostrar que ya lo hacían antes de la fecha de salida; y en todo caso anticiparlo a 31 de diciembre de 2020, fecha tope para aplicar por el permiso temporal de 3 años que otorga el nuevo Euro TLR scheme.

 

Sobre los autores

EY - Bárbara Pardo de Santayana  Bárbara Pardo de Santayana  

Socia responsable de Movilidad Internacional
de People Advisory Services de EY Abogados
Tel. +34 915 727 724

EY -Iván Sáez  Iván Sáez  

Socio de Movilidad Internacional
de People Advisory Services de EY
Tel. +34 915 727 611