Consecuencias de la sentencia del TJUE sobre el reciente Caso Facebook

  • Compartir

La Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (en adelante, La Directiva) constituye el texto de referencia, a escala europea, en materia de protección de datos de carácter personal.

Como regla general, aunque con ciertas excepciones, en la Directiva se exige una previa autorización para llevar a cabo una transferencia internacional de datos personales desde un Estado Miembro a un tercer país, fuera del Espacio Económico Europeo, que no garantice un nivel de protección adecuado.

A pesar de que los Estados Unidos de América no garantizaba un nivel adecuado de protección, en el año 2000, la Unión Europea (en adelante, UE) y los Estados Unidos negociaron los principios de Puerto Seguro (Safe Harbor). La Comisión Europea reconoció entonces, a través de la Decisión 2000/520 /CE, que aquellas entidades estadounidenses adheridas a las garantías de Puerto Seguro podían importar datos personales procedentes de la UE en igualdad de condiciones que las empresas dentro del Espacio Económico Europeo o aquellas jurisdicciones cuyo nivel de protección era considerado como adecuado, sin necesidad de obtener autorización previa.

Con fecha 6 de octubre de 2015, la estructura de Puerto Seguro se ha desmoronado. Una polémica sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró inválida la Decisión 2000/520/CE y como consecuencia de ello, más de 4.000 empresas suscritas a este Acuerdo de Safe Harbor se han visto afectadas teniendo que tomar las medidas oportunas para adecuarse a la nueva situación.


Contactos

José Domínguez
Director de Mercantil EY

Rodrigo González
Asociado Senior de Mercantil EY

Síguenos

Permanece en contacto con nosotros a través de las redes sociales, alertas electrónicas o webcasts. También puedes descargar nuestra aplicación para dispositivos móviles EY Insights.