El marco comercial sostenible que mejorará las relaciones de la UE con Mercosur

Por Jaime Vargas, Socio del Latin American Business Center de EY en EMEIA

  • Compartir

Publicado en Expansión Jurídico, en octubre 2019

Vivimos tiempos de convulsión tecnológica, política y comercial, un entorno geopolítico y económico mundial que está afectando al comercio europeo. Las barreras proteccionistas, los aranceles y las medidas que van en contra de la libre circulación de bienes y servicios a nivel global dificultan la inversión extranjera directa (IED). En un sistema económico marcado por la globalización, los países buscan socios comerciales que contribuyan al crecimiento y al desarrollo social y empresarial. Las trabas al comercio dificultan estas relaciones entre estados.

En los últimos años han aparecido en el entorno internacional una serie de tensiones proteccionistas muy relevantes, entre las que destaca la guerra comercial entre China y EE UU por la hegemonía comercial y tecnológica. Y, sin ir más lejos, la relación de la UE con EE UU ha cambiado radicalmente. Europa ha pasado, en sólo tres años, de contar con un Tratado de Libre Comercio a punto de ser firmado, a operar en un escenario amenazado con aranceles a diferentes clases de bienes.

La otra cara de la moneda la encontramos en el acuerdo comercial cerrado por la UE con Canadá, que ya ha producido un incremento significativo en las cuotas de exportación de bienes desde la UE hacia ese país, y los firmados de manera reciente con Japón, Singapur y Vietnam, que se espera incrementen de manera importante también, el intercambio comercial con esos países. Además, Bruselas continúa trabajando para ampliar los acuerdos con Chile y México, con importantes avances en los últimos años. A las amenazas que generan para la economía europea las medidas proteccionistas y las represalias arancelarias, se ha sabido responder con la búsqueda de nuevos mercados.

Un nuevo escenario comercial para Europa y Latinoamérica

La Unión Europea (UE) tiene desde hace muchos años fuertes lazos de intercambio comercial con Latinoamérica en general, y de manera particular con los países de Mercosur. A pesar de las barreras arancelarias que existen en la actualidad, los países europeos exportaron en 2018 hacia esa región, que vista de manera agregada es la quinta economía del mundo, un total de 45.000 millones de dólares en bienes y 23.000 millones en servicios. España además, es después de Estados Unidos, el inversor extranjero más importante en Brasil y en Argentina, los dos países más grandes de Mercosur, mercado común que cuenta además con otros dos miembros (Paraguay y Uruguay), y varios países asociados (Chile, Colombia y Perú, entre otros).

En la línea de lograr una mayor apertura en las relaciones de Europa con estos países, la UE cerró recientemente el mayor acuerdo comercial jamás alcanzado por los veintiocho países miembros. Pendiente de ratificar en el seno de la UE, lo cierto es que la negociación con Mercosur, que arrancó hace dos décadas, abre a las empresas europeas un mercado de más de 280 millones de consumidores, eliminando o reduciendo barreras arancelarias de economías tradicionalmente proteccionistas. En efecto, se estima que el acuerdo con Mercosur supondrá un ahorro de aproximadamente 4.000 millones de euros anuales a las empresas europeas, calculado sobre el volumen actual de exportaciones. De esta cifra, aproximadamente 500 millones corresponderán a España.

El acuerdo con Mercosur pretende alinear el marco comercial europeo con los estándares internacionales en sectores críticos de estas economías. En esta línea, las empresas europeas tendrán acceso, en igualdad de condiciones, a las concesiones y adjudicaciones de las infraestructuras más necesarias en el ámbito de la conectividad. En plena época de desarrollo e implementación de la tecnología 5G, esta apertura de mercados es una oportunidad para los operadores europeos de infraestructuras y servicios de telecomunicaciones.

Comercio sostenible

El comercio debe producirse en un entorno basado en los derechos humanos y sociales y el respeto al medio ambiente. Esta es una de las claves de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que forman parte de la llamada Agenda 2030. Los departamentos de “Compliance”, además de prestar atención a aspectos regulatorios y financieros, también deberán tener en cuenta estos elementos.

La línea de cumplimiento de recomendaciones medioambientales, sociales y de sostenibilidad juega un papel fundamental en la reputación corporativa. Este elemento intangible cada vez es más importante, en todos los sectores, y la modernidad que aporta el tratado con Mercosur está muy alineada con las exigencias de los inversores. El Fondo Soberano de Noruega, el mayor fondo soberano del mundo, dedica muchas páginas de su Informe Anual al impacto de la RSC. Es un modelo innovador que sirve como referencia estratégica en materia de sostenibilidad, y se asemeja mucho al que rige el tratado con Mercosur.

En algunos aspectos, en Latinoamérica todavía no se han alcanzado los niveles de desarrollo sostenible registrado en países como España. El acuerdo con Mercosur no representa sólo una oportunidad para exportar e importar bienes y servicios, sino también una herramienta para el intercambio de buenas prácticas empresariales. El conocimiento, por tanto, se convierte también en una de las áreas que se beneficiarán de este nuevo marco que regirá las relaciones con varios de los países más importantes de Latinoamérica.

Se estima que las medidas comerciales del acuerdo podrán estar en vigor en un término de dos años, término que parece largo pero que en realidad no lo es. Es conveniente que las compañías empiecen a analizar las oportunidades que se les presentan, no solamente en términos de intercambio de productos terminados, sino también en la creación de nuevas cadenas de suministro, de alianzas y de inversión directa en Mercosur.

Estas son las principales reflexiones que extrajimos recientemente durante un encuentro auspiciado por el EY Latin American Business Center en Madrid con el propósito de dar las claves para adelantarse e ir marcando el camino ante el enorme mercado que tenemos por delante.

Sobre el autor

EY - Jaime Vargas   Jaime Vargas

Socio del Latin American Business Center de EY en EMEIA
+57 316 743 3678