El sector de petróleo y gas, en el radar

Por Javier Bontigui, Socio del área de Asesoramiento en Transacciones de EY en Bilbao

  • Compartir

Publicado en El Correo, 20 de mayo de 2018

La actividad transaccional del mercado del oil & gas está muy ligada a la evolución del precio del petróleo. La subida que experimenta la materia prima (actualmente el barril Brent se sitúa alrededor de los 80 dólares y experimenta una revalorización de más del 50% en los últimos doce meses) invita a pensar que el sector protagonizará en este ejercicio un incremento en las operaciones de fusiones y adquisiciones al haberse contraído las diferencias de valoración entre compradores y vendedores y haber mejorado sensiblemente el sentimiento de mercado.

Si bien es cierto que resulta verdaderamente complicado hacer una predicción del precio del petróleo a largo plazo al estar condicionado por numerosos factores (la política de la OPEP; la oferta y demanda global y la situación geopolítica), los niveles actuales serían óptimos para que la actividad corporativa se reactivara tras un 2017 que arrojó cifras menos positivas.

De acuerdo con el informe Global oil and gas transaction review 2017, elaborado por EY, el volumen de las transacciones en el mercado global de petróleo y gas alcanzó el año pasado el mínimo de los últimos cinco años y el valor total de las transacciones descendió hasta los 343.000 millones de dólares, frente a los 390.000 millones de 2016. Las operaciones de más de mil millones aumentaron un 21%, pero por el contrario se percibió una falta de operaciones de más de 50.000 millones de dólares. El estudio recoge, no obstante, que las previsiones de fusiones y adquisiciones para 2018 en el sector son optimistas con un incremento en el valor de las operaciones del segmento exploración y producción (E&P o upstream) del 30%.

En el caso del segmento de upstream (exploración y desarrollo), el valor de las transacciones alcanzó en 2017 los 172.000 millones de dólares en un año caracterizado por un primer trimestre de gran actividad y un valor medio de las transacciones un 82% superior a las acontecidas durante el resto del año. Norteamérica fue la región que dominó la actividad de este segmento con un incremento en el valor de las transacciones del 19%, hasta los 94.000 millones de dólares en 2017. Es necesario destacar, además, que el año anterior también vio el mejor comportamiento del mercado europeo en cinco años con un valor de 27.000 millones de dólares.

Sin lugar a dudas, el incremento de la actividad por parte del capital riesgo y la adopción de estructuras innovadoras van a condicionar la actividad de fusiones y adquisiciones durante este año en dicho segmento. Asimismo, las joint-ventures entre compañías independientes son cada vez más comunes y los cada vez más saneados balances que presentan las mismas van a animar el crecimiento.

En el caso del midstream (licuefacción del gas, transporte y almacenamiento), el número de operaciones aumentó un 14% en 2017, pero su valor descendió hasta los 84.000 millones de dólares, un 43% menos que en 2016 con caídas en las valoraciones por cuarto año consecutivo. Las grandes operaciones se concentraron en Norteamérica (concentró el 90% de las 20 mayores transacciones). A medida que el precio de las materias primas se recupere, se espera un incremento de las operaciones en este segmento de mercado.

Por último, el valor de las transacciones en el segmento del downstream (refinamiento petróleo crudo y procesamiento, purificación y regasificación del gas natural) cayó un 12% hasta los 59.000 millones de dólares en 2017, mientras que en número éstas sufrieron un retroceso del 16% comparado con el año anterior. No obstante, hay que destacar que el valor de las transacciones en 2017 fue superior en 14.000 millones a la media de los últimos cinco ejercicios. Estados Unidos fue el país más activo, tanto en valor como en volumen, totalizando 32.000 millones de dólares en 43 transacciones.

Se espera que durante este año 2018 continúe el foco en las transacciones en el segmento del downstream, ya que las compañías tratan de equilibrar sus carteras de productos a través de la cadena de valor y buscando oportunidades de crecimiento.

A pesar de la debilidad de la demanda y la guerra de precios existente, el segmento de oilfield services (OFS, servicios y productos asociados con la exploración y producción) vivió un año de elevada actividad alcanzando las 216 transacciones (un 13% superior a 2016) con un valor de 28.000 millones de dólares, un 35% inferior al año anterior debido a la ausencia de grandes operaciones. El incremento en la inversión en activos fijos en el segmento upstream y la mejora en los precios del petróleo hacen prever que continúen impulsando el número de transacciones en oilfield services.

Confiamos en que este aumento de la actividad corporativa en el mercado del oil & gas previsto para este año, motivado principalmente por la recuperación del precio del petróleo, venga acompañado de una mejora en la actividad industrial de las compañías que en él operan. Serían, sin lugar a dudas, magníficas noticias para compañías de nuestro entorno que han sufrido una crisis sin precedentes en los últimos ejercicios con su consiguiente impacto económico y repercusión social.

 

Sobre el autor

EY - Javier Bontigui  Javier Bontigui  

Socio del área de Asesoramiento en Transacciones de EY en Bilbao
Tel. +34 944 872 914