European Banking Barometer 2016

Perspectivas macroeconómicas y su impacto en el negocio bancario

  • Compartir

El informe European Banking Barometer 2016: Seeking stability in an uncertain world, elaborado por EY, recoge la opinión de los ejecutivos del sector en relación con las perspectivas macroeconómicas y su impacto en el negocio bancario.

EY - European Banking Barometer 2016: Infografía

Entre sus principales conclusiones, el informe recoge que el optimismo de los banqueros europeos se ha reducido, situándose en los niveles más bajos desde 2012.

En este sentido, las expectativas sobre crecimiento de ingresos, reducción de costes y ROE también descienden, aunque existe cierta disparidad cuando se analizan los datos por países. Por ejemplo, Reino Unido, Irlanda y España esperan crecimientos del ROE del 2,5% cuando en otros países se esperan caídas.

Otras conclusiones del informe son:

  • Por segmentos, las perspectivas para Banca Privada y Banca de Inversión son más positivas que para la Banca Minorista.
  • El riesgo y la regulación siguen teniendo un papel fundamental en las agendas de los bancos junto un creciente énfasis en la reducción de costes, no solo desde el punto de vista estratégico sino con acciones a corto plazo.
  • En general se esperan políticas crediticias menos restrictivas para casi todos los sectores, con alguna excepción, apoyado en la mejora de la situación de capital y las facilidades del BCE. Esto también es aplicable a la banca minorista, excepto en Bélgica, Holanda, Polonia y los Países Nórdicos.
  • Se percibe un renovado énfasis en reducciones de plantilla y salarios como parte de las iniciativas para reducir costes junto con inversiones en innovación como plataformas para ganar cuota de mercado y mejorar la eficiencia, área en la que juegan un papel clave las inversiones o acuerdos con compañías Fintech.
  • Finalmente, se añade un nuevo punto en la agenda relacionado con la eventual salida de la UE del Reino Unido, situación que de materializarse puede impactar en sus negocios, según la mayor parte de los bancos europeos encuestados.