Innovación,
¿cómo se traslada a la información corporativa?

Por María García, Socia de EY

  • Compartir

Publicado en El Correo, 17 de junio de 2018

La información corporativa desempeña un papel fundamental en el actual entorno global en el que desarrolla su actividad el mundo empresarial. Contribuye, sin lugar a dudas, a dar confianza a los distintos grupos de interés en aspectos tan importantes como la estrategia de una organización, sus riesgos y sus oportunidades. Pero, además, la información corporativa también transmite un mensaje sobre la calidad del equipo de dirección. Sin embargo, esta confianza puede ser efímera, ya que en un mundo tan interconectado una filtración de información o una conducta poco ética puede ser catastrófica para la reputación de una organización.

Las organizaciones disponen cada vez de más herramientas que posibilitan un conocimiento más profundo de su negocio. Por ello, deben estar preparadas para manejar todos los datos no sólo con rapidez, sino con sumo cuidado dada la sensibilidad que en muchos casos conlleva el manejo de tanta información. Al fin y al cabo, la confianza es el bien más preciado y hay que conservarla estando a la altura de las expectativas en relación a los valores, conductas éticas y protección de la información.

Todo esto está teniendo también un impacto directo en el ámbito financiero de las organizaciones y en la forma de supervisar sus órganos de gobierno.

En el ámbito financiero, hay que destacar que están cambiando las áreas tradicionales de interés pasando al primer puesto el uso e implementación de tecnologías innovadoras y sofisticadas de tratamiento de datos. Éstas tienen un doble objetivo: añadir mayor valor al negocio y ser capaz de tener una visión en tiempo real, lo que, a su vez, pone encima de la mesa grandes retos relacionados con la migración de sistemas o interrelación entre los ya existentes.

Por su parte, los órganos de gobierno de las organizaciones están cambiando no sólo en las áreas en que se focalizan y las competencias necesarias para realizar una supervisión adecuada, sino también en cómo realizan dicha supervisión porque cada vez es necesaria información de forma más periódica y en tiempo real.

Según una encuesta realizada por EY a más de 1.000 Directores o Controllers Financieros de grandes organizaciones en todo el mundo, el 85% de los consultados asegura que la función financiera ya utiliza técnicas de análisis de datos para generar alertas automatizadas para las Comisiones de auditoría y otras comisiones en relación a riesgos o incumplimientos que se produzcan en la organización. Asimismo, un 82% considera que las Comisiones de auditoría y Consejos de administración están poniendo más foco en la cultura corporativa y sus posibles impactos en relación con el cumplimiento normativo y de prevención de fraude.

Y es que en estas circunstancias, los líderes financieros deben focalizarse en dos áreas críticas como son que la información financiera es un activo estratégico y que debe producirse un cambio de mentalidad para integrar la innovación tecnológica en el día a día. Por esta razón, el 87% de los encuestados en dicho estudio tiene previsto incrementar la inversión en tecnologías para la generación de información corporativa en los próximos dos años. Y aquí la función financiera juega un papel fundamental a la hora de transmitir confianza a los inversores en relación a la información aportada.

Con todo lo expuesto anteriormente, no puedo dejar de lado que los auditores, por ende, también debemos integrar técnicas innovadoras en nuestros procedimientos y de hecho esto es, actualmente, un área clave de nuestra profesión. De hecho, no queda tanto para que incluyamos entre nuestros activos, por ejemplo, el uso de drones para la realización de inventarios y de robots para la revisión de procesos rutinarios de nuestros clientes, lo que también tiene impacto en el perfil del auditor del futuro. Por eso mismo, hoy en día las técnicas de auditoría tradicionales están comenzando a estar en desuso y estamos evolucionando dejando paso al uso de técnicas de análisis de datos sobre poblaciones completas, frente a los ya tradicionales muestreos, para obtener más confianza de los procedimientos que realizamos tal y como demanda el mercado.

En conclusión, la introducción de técnicas innovadoras en el trabajo de auditoría resulta clave para seguir transmitiendo confianza a los inversores y accionistas. El mundo tecnológico es una realidad e independientemente de la profesión o ámbito de la organización en que nos encontremos, debemos aprender a convivir con él y obtener lo mejor de todos sus avances.

Sobre la autora

EY - María García  María García 

Socia de EY en Bilbao
+34 915 725 894