La guerra por el talento digital

Por Luis Gali, Socio de People Advisory Services de EY

  • Compartir

Publicado en Expansión , el 18 de septiembre de 2019

La revolución digital prosigue inexorablemente, acelerando la migración de los tipos de trabajo, desde aquellos más rutinarios hacia los nuevos trabajos digitales. Este fenómeno está produciendo una guerra por el talento digital en nuestro mercado laboral. Las compañías compiten cada vez más por unos perfiles escasos y que pertenecen a la generación de los millenials, con una mentalidad muy diferente a la de las generaciones anteriores.

En el escenario actual, son los empleados cualificados digitalmente los que escogen a las empresas en las que quieren trabajar, y no al contrario. Esto crea enormes quebraderos de cabeza a los gestores empresariales, que deben captar y retener el nuevo talento, imprescindible en las organizaciones competitivas, sin hacerlo a golpe de talonario.

Esta situación está impulsando con fuerza una disciplina cada vez más relevante, el Employee Branding, que consiste en crear una marca empresarial atractiva en el mercado laboral. La nueva realidad también obliga a revisar la propuesta de valor que se ofrece a los empleados para fidelizarlos y mejorar sus niveles de compromiso y motivación.

La propuesta de valor tradicional basada en una receta de salario y estabilidad ya no sirve; las generaciones actuales incluyen nuevos elementos como la flexibilidad, el propósito social de la empresa o el apoderamiento individual, entre otros factores, haciendo mucho más compleja la gestión del talento.

Las compañías tienen ante sí el reto de gestionar el talento de cuatro generaciones con mentalidades muy diferentes. Para ello deben orientarse al empleado y adoptar nuevas técnicas de gestión de la experiencia del mismo para mejorar la satisfacción de sus equipos.

Los beneficios de una orientación a la experiencia del profesional son muchos y tangibles: no solo reduce los costes de contratación, formación o absentismo, sino que facilita las negociaciones colectivas, mejora la productividad y fomenta las ventas, ya que redunda en una mayor satisfacción de los clientes. Según un reciente estudio multisectorial de EY, un aumento medio del 5% en el compromiso de los empleados permite mejorar la rentabilidad un 0,7%.

Actualmente, las técnicas de gestión de la experiencia del empleado y de Employee Analytics permiten poner en marcha prácticas segmentadas y personalizadas de gestión de personas en las empresas, fomentando la retención, el compromiso y la productividad del talento en las actuales organizaciones multi-generacionales.

 

Sobre el autor

EY - Luis Gali  Luis Gali   

Socio de People Advisory Services de EY
Tel. +34 933 663 756