Los riegos laborales del Alto directivo-Consejero a propósito de la Sentencia de 26 de febrero de 2018 de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo

Abril 2018

  • Compartir

La sentencia de fecha 26 de febrero de 2018 de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, entiende que toda retribución de los administradores debe ser objeto de previsión estatutaria.

Parte del razonamiento de la sentencia vuelve a plantear la vigencia de la teoría del vínculo, que determina el carácter mercantil de la prestación de servicios cuando una persona física presta simultáneamente servicios como alto directivo y administrador.

Las conclusiones no son novedosas, pero tras la publicación en 2014 de la Ley de Sociedades de Capital, se ha venido cuestionando la vigencia de la citada teoría.

La fundamentación jurídica de esta sentencia plantea la vigencia de una problemática con unas consecuencias muy severas para los primeros ejecutivos de la sociedad, en especial en los siguientes casos: (i) Consejero que es simultáneamente alto directivo; (ii) supuestos de promoción interna, en los que el alto directivo es nombrado miembro del consejo de administración; (iii) supuestos en los que el alto directivo ha alternado la relación laboral con su incorporación al órgano de administración; y (iv) administradores únicos, solidarios y mancomunados, que simultáneamente son alto directivo.

Los riesgos que se exponen pueden ser objeto de mitigación, pudiendo la empresa reaccionar dotando de estabilidad, certidumbre y tranquilidad a su máximo ejecutivo.


Contactos

Raúl García
Socio Director Área Laboral EY

Manuel Fernández-Fontecha
Senior Manager del Área Laboral EY

Gracia Rivas
Asociada Área Laboral EY

Marina Figueredo
Manager Área Laboral EY