Sol, playa y, sobre todo, innovación

Por Xavier Trias, Socio del área de Consultoría de EY

  • Compartir

Publicado en El Periódico, 21 de junio de 2019

Tras unos años caracterizados por una fuerte apuesta inversora en innovación por parte de las empresas turísticas, el sector parece estar levantando el pie del acelerador. La inversión se redujo un 9,7% el año pasado, sobre todo entre los hoteles, los restaurantes y las empresas de transporte de pasajeros, según un estudio publicado recientemente por EY y Esade. En 2017, el porcentaje ya retrocedió un 5,3%.

Detrás de estas cifras se encuentran dos grandes factores: la inevitable ralentización después de unos años de inversiones por encima de la media, unida al contexto macroeconómico global, que invita a los cautos a esperar la llegada de una posible recesión cuyo alcance todavía está por determinar.

Sin embargo, un análisis detallado de la actividad innovadora del sector turístico permite arrojar luz sobre muchos datos positivos. El número de compañías que invierte más del 4% de su facturación en innovación crece un 15% interanual, y el 29% de las compañías encuestadas asegura que tiene intención de aumentar su presupuesto de innovación en el futuro.

La mayoría de la inversión en este ámbito se dirige a la mejora de los productos y servicios actuales (22,3%), seguida del desarrollo de nuevos productos y servicios (11,7%). La inversión en tecnología pierde peso en relación a años anteriores, confirmando una tendencia generalizada en el sector: la preponderancia de la experiencia del usuario como motor de la innovación.

En una industria donde la orientación al cliente es la piedra angular del éxito empresarial, existen grandes grupos hoteleros que están liderando la innovación en este ámbito. Con todo, entre el tejido empresarial mediano todavía queda camino por recorrer en el conocimiento exhaustivo del customer journey de los usuarios y en la creación de experiencias omnicanales que aporten valor añadido y el potencial de sorprender (en positivo) a los clientes.

En el otro extremo, el peso de la inversión en innovación vinculada a la creación de nuevos modelos de negocio (4,7%) todavía es residual, fruto de que la mayoría de las empresas del sector no anticipan cambios relevantes en el futuro próximo. En concreto, el 64% de las empresas encuestadas considera que su modelo de negocio no va a cambiar de manera relevante en los próximos tres años, frente a un 27% que estima que lo hará de forma radical. Las compañías de intermediación y las de actividades turísticas son las que anticipan una mayor disrupción en el sector a corto plazo.

El músculo económico, la capacidad de anticiparse a los cambios y el uso inteligente de la tecnología para optimizar procesos y mejorar la experiencia del cliente serán esenciales para que el sector turístico, clave para el desarrollo de nuestra economía, sea capaz de adaptarse con éxito al futuro. Ésta ha sido una industria pionera en la transformación digital y es imprescindible que siga apostando por la innovación para asegurarse de que conserva la ventaja competitiva lograda con tanto esfuerzo en las últimas décadas.

Sobre el autor

EY - Xavier Trías Arraut

Xavier Trías Arraut

Socio del área de Consultoría de EY
Télf.: +34 933 663 752