Tendencias que definirán la sanidad del futuro

Por Silvia Ondategui-Parra, Socia de Life Sciences de EY

  • Compartir

Publicado en El País, 30 de junio de 2018

En un contexto en el que la disrupción ocupa posiciones destacadas en la agenda de los sectores económicos, la industria farmacéutica debe prepararse para abordar las principales transformaciones que van a incidir en el campo sanitario. El principal reto del sector sigue siendo garantizar la sostenibilidad económica de los sistemas sanitarios al tiempo que el paciente recibe los mejores tratamientos.

A esta realidad se une el hecho de que la digitalización está incidiendo de forma evidente en el sector, sentando las bases para una transformación que debe basarse en la recopilación de evidencias con el objetivo de mejorar los beneficios sanitarios que recibe el paciente. En este contexto, seis grandes tendencias marcan el futuro de la sanidad y serán esenciales para garantizar la sostenibilidad de la atención médica.

La primera es la financiación de la innovación en base a los beneficios reales que aporta al paciente. En este sentido, el reembolso de medicamentos dependerá del valor real de la innovación, medida constantemente a través de sistemas de recopilación e interpretación de datos. La capacidad de recopilar y analizar datos va a jugar un papel clave, abriendo la puerta a que los laboratorios planifiquen mejor sus estrategias de acceso al mercado y a que los pagadores, a su vez, dispongan de los datos necesarios para tomar mejores decisiones.

Asimismo, veremos una creciente estandarización de procesos, clave para mejorar en eficiencia y seguridad, que se complementará con tratamientos más personalizados, en los que se tendrán en cuenta las especificidades genómicas de cada paciente. Además, la atención al paciente estará más coordinada a lo largo del ciclo de vida de la enfermedad gracias al uso de plataformas que permitan a proveedores, pagadores y profesionales médicos prestar servicios más holísticos. Como consecuencia de estas tendencias, la prevención ganará peso y la atención sanitaria saldrá progresivamente del hospital para acercarse donde el paciente esté, gracias al uso de la telemedicina y de sistemas de asistencia en casa. Esta fórmula es menos costosa que un ingreso hospitalario y contribuye de forma decidida a la calidad de vida del paciente.

Para adaptarse, los laboratorios deben promover una cultura empresarial que sitúe al paciente en el centro, y desarrollar estrategias comerciales basadas en resultados en salud y en la identificación de mejoras reales y palpables para el usuario. Para lograrlo, las empresas deberán apostar por el uso de herramientas digitales y de análisis de datos y pensar en grande a la hora de lanzar nuevos productos, poniendo el foco en servicios complementarios al propio fármaco para aportar un mayor valor añadido.

Sobre la autora

EY - Silvia Ondategui-Parra  Silvia Ondategui-Parra 

Socia de Life Sciences de EY
+34 933 663 752