Boletín de prensa

5 sep 2018 Buenos Aires, AR

Efectos de la reforma fiscal de EE.UU.

Al 30 de junio se anunciaron globalmente transacciones por un valor del orden de los 2,5 billones de dólares.

Contacto para prensa

Ricardo Furman

Director de Relaciones Institucionales, EY Argentina.

Posee más de 40 años de experiencia en distintas posiciones de la línea y áreas de servicios al cliente. Le gusta estar en familia y viajar. Sus hobbies son las artes marciales, los comics y el surf.

Colaboradores

El Cronista | Por Sergio Caveggia, Socio del departamento de impuestos y transacciones de EY Argentina.

El sector de M&A se encuentra en niveles históricamente altos. Al 30 de junio último se han anunciado globalmente transacciones por un valor del orden de los 2,5 billones de dólares estadounidenses. Este importe supera el pico de transacciones anunciado en los años 2006 y 2007 previo a la crisis financiera americana de principios de 2008.

Existen fundamentos que, en conjunto, parecen explicar el escenario actual. Los primeros son de orden económico ya que el mundo se encuentra en una etapa de crecimiento económico generalizado y las tasas de interés, más allá de su reciente incremento, aún continúan en niveles bajos respecto del estándar histórico. Asimismo existe en las compañías multinacionales y los Private Equity liquidez que debe necesariamente ser utilizada para mejorar las tasas de retorno del capital.

La disrupción tecnológica, por su parte, explica el segundo vector en el avance de las transacciones. La aparición constante de modelos de negocios alternativos basados en nuevas tecnologías explica la actividad de inversores y compañías multinacionales. En este contexto la compra de tecnología vía transacciones permite acelerar su utilización y reemplazar la inversión en investigación y desarrollo (R&D) o inversión en activos fijos (Capex).

La reforma fiscal americana constituye también un aliado inesperado que incentiva el nivel de transacciones a nivel global. En lo que aquí es relevante, debemos recordar que el sistema tributario americano sufrió cambios de gran significación aplicables a partir del año 2018 inclusive. Entre las modificaciones más relevantes debemos citar al impuesto especial entre 8% y 15,5% sobre las utilidades acumuladas de fuente extranjera. Antes de la Reforma las estructuras societarias de compañías multinacionales americanas permitían el diferimiento de utilidades de fuente extranjera acumulando entonces niveles de liquidez muy importantes a nivel de las subsidiarias. Fuentes especializadas han llegado a estimar el nivel de éstas utilidades, sólo en las compañías tecnológicas, en 3,1 Billones de dólares. La alternativa por única vez de gravar utilidades de fuente extranjera a una tasa preferencial implica la posibilidad de disponer de liquidez para la generación de transacciones.

Por otra parte, la disminución de la tasa corporativa del impuesto a la renta federal americano al 21% también permite la desinversión de activos no estratégicos a un menor costo fiscal.

La influencia de esta tendencia de M&A también llega a Latino América y Argentina en particular. Más allá de la situación económica coyuntural que enfrenta nuestro país, Argentina mantiene sectores que en un escenario de menor volatilidad, podrían generar retornos de inversión superiores a la media global. Allí podemos incluir al sector energético, petróleo y gas, ciertas economías regionales, la cadena de valor de agribusiness, tecnología y software y servicios financieros y seguros.