Boletín de prensa

8 nov 2018 Buenos Aires, AR

Falta equidad en el trato al trabajador autónomo

Misma renta, debe pagar el mismo impuesto, los que son diferentes "deben sufrir una carga impositiva distinta".

Contacto para prensa

Ricardo Furman

Director de Relaciones Institucionales, EY Argentina.

Posee más de 40 años de experiencia en distintas posiciones de la línea y áreas de servicios al cliente. Le gusta estar en familia y viajar. Sus hobbies son las artes marciales, los comics y el surf.

Related topics Impuestos

Ámbito Financiero | Por Horacio F. López, Socio de EY Argentina.

En 1932 nace la Ley de Impuesto a las Ganancias (antes Impuesto a los Réditos), sosteniendo el prejuicio de que el trabajador autónomo abusa de su libertad de hacer una "autodeclaración" y el trabajador en relación de dependencia sufre un apego estricto a las normas de retención del impuesto que aplica su empleador.

Esta situación vulneraría uno de los principios tributarios incluidos en nuestra constitución cómo es el de equidad. Donde se supone que "los iguales deben sufrir la misma carga impositiva". Es decir si obtienen la misma renta, deben pagar el mismo impuesto (Equidad horizontal). Por el contrario, los que son diferentes "deben sufrir una carga impositiva distinta" (Equidad vertical)

La ley de Impuesto a los Réditos establecía una deducción adicional para todos los que obtienen rentas del trabajo personal (cuarta categoría). Esto se mantuvo hasta la actualidad con el nombre de "deducción especial" sin otra discriminación que trabajar personalmente en la actividad o empresa.

Sin embargo, el Decreto 1076 (1992) incluyó un incremento del 200% en esta "deducción especial" a favor de los dependientes que luego el decreto 314 (2007) la eleva a un 380%. Esta diferencia sigue vigente en el Art. 23 inc c) de la Ley.

Asimismo, cuando se trata de los gastos médicos, el artículo 81 en su inciso g) establece que serán deducibles "sin límites" los descuentos obligatorios efectuados para aportes para obras sociales correspondientes al contribuyente y sus cargas de familia. Al utilizar "descuentos obligatorios" la ley hace una diferencia con pagos adicionales que se pueden hacer en forma "voluntaria". Esta diferencia toma significación en el párrafo siguiente cuando establece que, para éstos últimos, se tendrá que observar el límite del 5% sobre la ganancia neta establecido por el Decreto Reglamentario (art. 123.1.).

Es decir, que el trabajador en relación de dependencia puede deducir el 3% sobre su sueldo bruto y, además el 5% sobre su renta neta. Mientras que el trabajador autónomo sólo puede deducir el segundo concepto. En muchos casos la diferencia es un 100%.

Actualmente, el Fisco utiliza herramientas que pone a disposición la tecnología a través de la cual accede a mucha información del contribuyente que antes no podía obtener. Incluso, a través de su página web pone a disposición información individual muy detallada respecto de, entre otras cosas, las facturas de compra del contribuyente ("Nuestra parte").

La ley ha sufrido muchos cambios últimamente. Necesarios y positivos. Entre los que se encuentra la actualización de algunos importes o incluso ha incorporado mecanismos de actualización para el futuro. También debería eliminar la discriminación entre trabajadores autónomos y dependientes.