18 may 2020
 eychile-article-covid19-entrepreneur

COVID 19: tres prioridades clave para todas las empresas

Por

Eduardo Valente Neto

Socio líder de Consultoría, EY Chile

Mi propósito personal es inspirar a las personas a alcanzar lo extraordinario, logrando generar un equipo que realmente colabore en construir un futuro mejor para nuestros clientes y familias.

18 may 2020

En estos momentos de incertidumbre las empresas tienen en sus manos una responsabilidad social enorme, que impactará directamente a sus colaboradores, a su entorno y a la sociedad en general. 

A
ún estamos lejos de ver el comienzo del fin de esta crisis, pero al menos estamos comenzando a ver el fin del principio.

El retorno físico a las oficinas y centros de operaciones es inminente y se requieren prioridades claras y liderazgos seguros. 

Ante esto, en EY te presentamos tres prioridades clave para las empresas locales y globales:

  • Las personas primero
  • Actuar ahora
  • Gestionar de forma estructurada
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

Las personas primero

No hay nada más importante que la seguridad y la salud de las personas.

No hay nada más importante que la seguridad y la salud de las personas. Las empresas deben preocuparse en primer lugar por su gente.

Durante las crisis las empresas tienden a desechar todo lo superfluo, lo que no es esencial para el negocio, y conservar sólo aquello que es realmente central, las cosas en las que creen profundamente. Este es el momento de demostrar que la seguridad y la salud de sus equipos de trabajo son realmente centrales para su empresa.

Preocuparse de su gente implica muchas acciones concretas. Desde medidas higiénicas hasta tecnologías de apoyo para el Back to Work que pueden detectar automáticamente síntomas y rastrear interacciones. Aplicaciones móviles de autodiagnóstico que pueden detectar incumplimientos de los protocolos de distanciamiento social, cámaras dotadas de Inteligencia Artificial para identificar conductas riesgosas y uso de implementos de protección como mascarillas y guantes.

chica y roca
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

Actuar ahora

Una empresa con una cultura basada en el propósito y que conoce las motivaciones de sus empleados es también una empresa más resiliente.

Los altos ejecutivos de todas las empresas a nivel mundial son personas esencialmente optimistas. Sin esta cualidad para pensar en forma positiva sobre el futuro muy probablemente no hubieran llegado a los cargos de responsabilidad que desempeñan.

Este optimismo, que en tantas ocasiones los ha guiado por la senda correcta hoy puede ser su peor enemigo. Ya lo hemos visto. Subestimar el efecto que esta crisis sanitaria puede tener ha sido un error que varios líderes mundiales están pagando a un precio extremadamente caro. Es miles de veces más rentable actuar ahora, cuando la cantidad de infectados es aún muy pequeña en las empresas, con fuerza y determinación.

Postergar hasta ver cómo se desarrolla el problema no es una opción en este caso. Para cuando el problema se hace evidente las medidas ya son tardías y las consecuencias catastróficas.

Una empresa con una cultura basada en el propósito y que conoce las motivaciones de sus empleados es también una empresa más resiliente. Dada la incertidumbre, las personas están viviendo procesos de estrés que deben ser manejados a través de herramientas de gestión cultural.

Identificamos tres dimensiones culturales que deben ser abordadas por las compañías con tal de entender el impacto de la nueva realidad en la vida de los trabajadores: un programa de liderazgo resiliente que genera capacidades y habilidades de manejo de crisis, un plan se comunicación asertiva que permite identificar a quién, cuándo y cómo entregar un mensaje y, por último, herramientas de gestión proactiva de impactos.

Red de pesca siendo arrastrada en un mar agitado
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Gestionar de forma estructurada

Es primordial estructurar una respuesta a partir del nivel organizacional.

Hemos visto a muchas empresas actuar ágilmente a través de la conformación de comités de crisis, formados por lo más selecto de sus ejecutivos, encargados de gestionar tanto los desafíos contingentes como los venideros. Esta acción, aunque loable, es aún insuficiente; no se trata sólo de tener un núcleo pensante, sino más bien de estructurar una respuesta que pueda ser gestionada a través de entidades de negocio más pequeñas y con una visión más completa del día a día.

Es en este sentido que tanto la gestión de las operaciones como el rediseño de procesos ocurrirán, naturalmente, a través de los mandos medios de las organizaciones.

Cada líder de pequeños grupos de trabajadores tiene una noción mucho más clara de qué es posible hacer y qué no, de cuáles son las necesidades de su equipo y de cuáles medidas podrían funcionar para la protección de sus trabajadores. Es por esto que la invitación es a estructurar una respuesta a partir de este nivel organizacional

Resumen

En estos momentos de incertidumbre las empresas tienen en sus manos una responsabilidad social enorme, que impactará directamente a sus colaboradores, a su entorno y a la sociedad en general. El retorno físico a las oficinas y centros de operaciones es inminente y se requieren prioridades claras y liderazgos seguros. Ante esto, en EY te presentamos tres prioridades clave para todas las empresas: las personas primero, actuar ahora y gestionar de forma estructurada.

Acerca de este artículo

Por

Eduardo Valente Neto

Socio líder de Consultoría, EY Chile

Mi propósito personal es inspirar a las personas a alcanzar lo extraordinario, logrando generar un equipo que realmente colabore en construir un futuro mejor para nuestros clientes y familias.

Contáctanos

¿Te interesó el contenido? Contáctanos para más información.