¿Cómo una crisis mundial ha allanado el camino a las ventas de vehículos eléctricos?

Autores
Martin Cardell

EY Global Mobility Solutions Leader

Enfocado en la transformación empresarial. Apasionado de los automóviles y de explorar el mundo.

Gaurav Batra

EY Global Advanced Manufacturing & Mobility Analyst Leader

Apasionado por la disrupción de la movilidad. Ayudar a compartir la narrativa de la industria del automóvil en este paisaje disruptivo.

Colaboradores
9 minutos de lectura 20 jul. 2021
Temas relacionados Automotriz Cliente

Más del 40% de las personas que planean comprar un auto nuevo están pensando en optar por el eléctrico, según el último EY Mobility Lens Consumer Index.

En resumen
  • La conciencia ecológica y las cuestiones medioambientales se sitúan ahora como la influencia número uno para los compradores de vehículos eléctricos.
  • Cualquier auge de las ventas de vehículos eléctricos formará parte de un resurgimiento más amplio de la compra de automóviles, impulsado por los cambios en los patrones de movilidad y la percepción de riesgo COVID-19.
  • En todo el mundo, los viajes no relacionados con el trabajo van a recuperarse más que los viajes de trabajo.

Lo que los esfuerzos extenuantes de los fabricantes de equipos originales y los gobiernos por igual han luchado por lograr durante años, la pandemia puede haber catalizado finalmente en meses: el auge de las ventas de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) a largo plazo puede ser nuestro.

El último EY Mobility Lens Consumer Index registra algunos de los mayores cambios observados tanto en las intenciones de compra como en las motivaciones de los consumidores de los 13 principales mercados internacionales. Nada menos que el 41% de los que dicen tener intención de comprar un auto nuevo están considerando la posibilidad de comprar un vehículo eléctrico, el 66% de ellos en los próximos 12 meses. Esto supone un aumento del 11% respecto a la cifra registrada durante la oleada inicial del año pasado, en la investigación Mobility Lens Consumer Index wave 1 . Además, por primera vez, la preocupación por el medio ambiente encabeza la lista de razones para considerar un EV en todos los grupos de edad.

Con millones de trabajadores en casa que pasan más tiempo en sus localidades y descubren los placeres de un aire más limpio y niveles de contaminación más bajos, la pandemia ha cristalizado las actitudes hacia el medio ambiente. Los niveles generales de preocupación han aumentado — el 78% de los potenciales compradores de autos non-ICE afirman que COVID-19 ha aumentado su nivel de conciencia medioambiental — y, lo que es más importante, estas preocupaciones se reflejan ahora en la intención de comprar vehículos más sostenibles.

Esto representa un momento decisivo en la actitud de los consumidores que podría acelerar enormemente la demanda de EV y de vehículos de propulsión alternativa — antes, muchos consumidores expresaban una preocupación generalizada por la sostenibilidad, pero esa preocupación no se traducía en acciones a la hora de comprar su próximo auto.

Sin embargo, cualquier auge de los vehículos eléctricos formará parte de un resurgimiento más amplio de la compra de automóviles, independientemente de la cadena cinemática, catalizado por los cambios en los patrones de movilidad, así como por la percepción del riesgo COVID-19. La disminución de los viajes de trabajo más largos y la persistente preocupación por la seguridad del transporte público están consolidando el auto como un "espacio seguro" de bajo riesgo para viajar.

Como resultado, la demanda de autos de todo tipo parece que va a crecer. El desafío para los fabricantes y los concesionarios será aprovechar el interés de los consumidores por los sistemas de propulsión alternativos y convencer a más compradores potenciales de autos nuevos de que se decanten por la ecología y compren un vehículo eléctrico en lugar de uno de combustión interna.

En este artículo, analizamos algunas de las tendencias clave destacadas por la encuesta y cuáles son sus implicaciones para los fabricantes de equipos originales y los concesionarios en el mercado post-pandémico.

Mujer enchufando a mano el cable de carga de su automóvil eléctrico
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

Precaución — ¿se avecina un cambio de movilidad secular?

Se espera que los viajes no relacionados con el trabajo vuelvan casi a los niveles anteriores a la pandemia, pero los viajes de trabajo siguen disminuyendo.

Los patrones de movilidad se han recuperado desde las profundidades de la primera ola pandémica del año pasado, pero es una recuperación desigual. En todo el mundo, los viajes no relacionados con el trabajo van a recuperarse más que los viajes de trabajo. El número de viajes mensuales no relacionados con el trabajo que los consumidores tienen intención de realizar en el futuro — para el ocio, las compras o las visitas a amigos y familiares — ha vuelto casi a los niveles anteriores a la pandemia. Sin embargo, las intenciones de viajar por trabajo siguen en la vía lenta, con un descenso de alrededor del 14% en todos los casos.

¿Podría esto indicar un cambio secular en la movilidad laboral? Trabajar desde casa se ha convertido en la norma para millones de trabajadores reformados en todo el mundo durante la pandemia, y la encuesta sugiere que ha llegado para quedarse.

La gente tiene la intención de hacer menos viajes relacionados con el trabajo, pero los que harán son de mayor duración. La duración media de los futuros desplazamientos semanales aumenta ligeramente, pasando de 9,0 a 9,2 horas. Al pasar menos tiempo en el lugar de trabajo, algunas personas pueden haber tomado la decisión de trasladarse más lejos de la ciudad y aceptar un viaje más largo y poco frecuente al trabajo a cambio de beneficios en su estilo de vida, como más espacio para vivir.

Aunque se espera que el número de viajes realizados en general disminuya en comparación con los niveles anteriores a COVID-19, el transporte público sigue siendo el gran perdedor en lo que respecta a la elección modal, con un descenso del 11%. Y el auto, en sus diversas formas, es el claro ganador.

El automóvil se está consolidando como el modo COVID-19 más seguro y conveniente, incluso cuando el riesgo inmediato de pandemia disminuye en muchos mercados. El transporte público sale perdiendo frente al auto, tal y como se esperaba, pero a pesar de los esfuerzos generalizados de los gobiernos para que la gente camine y vaya en bicicleta — se han creado muchos carriles bici nuevos en ciudades como Nueva York, Londres y París durante la pandemia — la intención declarada de la gente es utilizar sus autos más que antes de COVID-19 y caminar y montar en bicicleta menos.

Los empresarios estudian la gama de vehículos eléctricos
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

Se avecina un auge de las compras

La mitad de los encuestados tiene intención de comprar un automóvil en un futuro próximo, y casi dos tercios piensan hacerlo en el próximo año.

En consecuencia, un notable 50% de todos los encuestados afirman tener la intención de comprar un auto, nuevo o usado, en un futuro próximo, un 17% más que la cifra registrada al final de la primera oleada de la pandemia en el estudio EY Mobility Consumer Index — con más de un tercio de los que no poseen un vehículo ahora con la intención de comprar uno, un 7% más que en el estudio de la primera oleada.

Se trata de cifras con potencial para desencadenar un importante boom — el 65% de los que tienen intención de comprar dicen que lo harán en los próximos 12 meses.

Las ventas de vehículos de propulsión alternativa también están a punto de despegar — el 42% preferiría comprar un vehículo eléctrico o de hidrógeno, lo que supone un aumento del 12% respecto al estudio de la primera oleada . Y el 90% de ellos afirma que lo hará en un plazo de dos años. Las cifras del estudio de la IEA de 2021 muestran que las matriculaciones de vehículos eléctricos en todo el mundo se apartaron de la reciente tendencia general a la baja y aumentaron un 41% en 2020 —aunque partiendo de una base baja — justo cuando las ventas totales de automóviles se dirigieron en la dirección opuesta y cayeron un 16%. Además, esta demanda ascendente de EV se alinea con una nueva investigación y análisis que utiliza el EY Mobility Lens Forecaster, un modelo de red neuronal propio que utiliza la IA para analizar más de 25 variables de oferta y demanda para pronosticar la demanda de movilidad. El modelo predice que, en 2028, las ventas de vehículos eléctricos en Europa superarán a las de los vehículos con motor de combustión interna (incluidos los híbridos). Lo mismo se espera que ocurra en China en 2033 y en Estados Unidos en 2036.

Un aumento espectacular de la sostenibilidad

Quizá los resultados más significativos de la encuesta sean los factores que influyen en los potenciales compradores de vehículos eléctricos. Se ha alcanzado un punto de inflexión en la conciencia ecológica y las cuestiones medioambientales — durante muchos años una preocupación periférica que iba por detrás de cuestiones más prácticas como el costo y la autonomía — se sitúan ahora como la influencia número uno para los compradores de EV, más de un 10% por delante de cualquier otra cuestión en todos los tramos de edad y renta.

Gaurav Batra, de EY, comparte las principales conclusiones sobre los EV
  • Leer la transcripción

    "Alrededor del 41% de las personas que quieren comprar un auto el año que viene indicaron que quieren comprar un EV, lo que supone un aumento de 11 puntos porcentuales respecto a la encuesta anterior. Curiosamente, también observamos que, por primera vez, la preocupación por el medio ambiente encabeza las razones para considerar un EV en todos los grupos de edad. De hecho, el 53% de los que quieren comprar un EV consideran que es su responsabilidad reducir el impacto medioambiental, y el 54% creen que la compra de un EV es una de las formas de conseguirlo."

    Gaurav Batra, EY Global Advanced Manufacturing & Mobility Analyst Leader

Tal es el impacto de este cambio que, lejos de necesitar subvenciones y ayudas financieras para dar el paso del EV, muchos compradores potenciales están ahora dispuestos a pagar una prima para unirse al club de los conductores ecológicos. Nada menos que el 66% de los compradores de autos pagaría una prima de hasta el 10% por un EV, que se eleva al 90% en el caso de los que ya tienen intención de comprar un EV.

¿A qué se debe este espectacular aumento de la sostenibilidad? ¿Simplemente los consumidores están empezando a actuar de acuerdo con sus preocupaciones globales, o están intentando compensar su preferencia por el carro en lugar del transporte público durante la pandemia, tomando decisiones de compra más respetuosas con el medio ambiente?

Puede que se trate de un caso de interés propio ilustrado — los compradores de vehículos eléctricos están más motivados por el medio ambiente, ya que el 53% de ellos afirma que es su responsabilidad personal reducir su impacto ambiental, y el 55% ya utiliza un transporte más ecológico. Pero los principales factores que influyen en la elección del modo de transporte, tanto para los actuales como para los futuros compradores de automóviles, son la higiene y la seguridad frente a las infecciones.

Mujer pagando sin contacto en una estación de carga de un vehículo eléctrico
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

El enigma de los costos y el cobro

El costo, la autonomía y la infraestructura de recarga son factores que disuaden a los compradores de adquirir un vehículo eléctrico.

La sostenibilidad se considera cada vez más como el principal beneficio "blando" de los vehículos eléctricos. Pero eso no significa que los viejos problemas "duros" del EV — costo, autonomía, infraestructura de recarga — hayan desaparecido por completo. Los consumidores parecen estar confundidos; cuando se les pide que nombren los factores que inhiben a los potenciales compradores de vehículos eléctricos a la hora de realizar la compra, el costo aparece en primer lugar, con un 50%, seguido de cerca por — lo han adivinado — la autonomía (33%) y la infraestructura de recarga (32%). Sin embargo, más de una cuarta parte considera estos tres factores como un incentivo para comprar un EV.

¿Cómo cuadrar estos resultados aparentemente contradictorios? Por un lado, sugieren que — al igual que la disposición a pagar una prima — se está produciendo un cambio sistémico de actitudes. Simplemente, algunos consumidores están más avanzados que otros en su camino hacia las ventajas del EV. Y por otro lado, indican un vacío de información que hay que cerrar. Los EV pueden tener costos iniciales más elevados que los vehículos con motor de combustión interna, pero sus obligaciones de funcionamiento y mantenimiento son mucho menores: en términos de costo total de propiedad, son más baratos. Pero, como demuestra la omnipresencia de las ofertas de leasing y de compra de contratos personales, los compradores no entienden bien el costo total de la propiedad.

Madre colocando el cochecito de su bebé en el maletero de su automóvil, mientras que el Padre la mira con el bebé en brazos.
(Chapter breaker)
4

Capítulo 4

¿Cuál es el futuro de la movilidad – y de los concesionarios y fabricantes de equipos originales?

La perspectiva de un aumento de las ventas de automóviles, especialmente de los vehículos eléctricos, es una buena noticia para los fabricantes y concesionarios, pero también conlleva desafíos.

Aunque es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes de los enormes cambios que hemos presenciado en el transcurso de la pandemia, está igualmente claro que al menos algunas de las formas en que vivimos, trabajamos y viajamos probablemente cambiarán de forma permanente como resultado de la experiencia reciente. Es difícil creer, por ejemplo, que todo el mundo vaya a volver tranquilamente a la rutina del viaje al trabajo y a la vida de oficina, después de haber pasado un año o más trabajando — generalmente con bastante éxito — desde casa.

Para nuestras ciudades, mucho depende de que la gente pierda el miedo al transporte público y esté dispuesta a volver a subirse a los autobuses, tranvías, trenes y redes de subterráneos. Un descenso permanente de la popularidad del transporte público sería un gran dolor de cabeza para los urbanistas de todo el mundo.

Sin embargo, la perspectiva de un auge en las ventas de automóviles — especialmente si se centra en los vehículos eléctricos cada vez más extendidos — parece, a primera vista, una buena noticia para los fabricantes y los concesionarios. Pero la cuestión es quién gana la batalla por el consumidor ecológico. Los productos de nueva generación que entren en el mercado, con mayor autonomía y otras características más deseables, desempeñarán un papel importante. Superar las persistentes preocupaciones sobre el costo y la autonomía será un desafío para los fabricantes y los concesionarios: el costo total de propiedad hace que los vehículos eléctricos parezcan una perspectiva financiera mucho mejor que los vehículos con motor de combustión interna, pero requerirá un pensamiento creativo por parte de una industria que ha pasado años convenciendo a los consumidores de que compren autos nuevos sobre la base de bajos pagos mensuales de alquiler.

La falta de información va más allá de la financiación, como demuestra la confusión sobre los desafíos de la recarga e incluso el rendimiento percibido de los EV. Tanto la industria como los gobiernos harían bien en aprender de la eficacia de los programas de vacunación durante la pandemia y en dedicar más esfuerzos a los mensajes educativos sobre los vehículos eléctricos que realmente contribuyan a tranquilizar a los posibles compradores para que tomen la decisión más sensata, además de positiva para el planeta.

Un mayor número de vehículos eléctricos significa también una mayor competencia de los nuevos participantes, muchos de los cuales no tienen — ni necesitan — grandes redes de concesionarios para atender al cliente. La venta directa, la compra online y los nuevos modelos de propiedad se convertirán cada vez más en la norma para mantener el costo de las ventas bajo y la cuota de mercado de los operadores establecidos, avances que trataremos con más detalle en un próximo artículo.

Pero el mensaje general de la encuesta es claro: más consumidores que nunca están convencidos de las ventajas de la sostenibilidad de los vehículos eléctricos y están dispuestos a unirse al club. Los ganadores serán aquellos que puedan ofrecerles la afiliación en las condiciones más asequibles, fáciles de usar y tranquilizadoras.

Resumen

La pandemia ha cambiado al menos algunas de las formas de vivir, trabajar y viajar. El auto sigue siendo el medio de transporte preferido frente al transporte público, según el último EY Mobility Lens Consumer Index. Se espera que las ventas de automóviles, especialmente los eléctricos, aumenten, con la preocupación por el medio ambiente encabezando la lista como la mayor influencia en los compradores de vehículos eléctricos.

Acerca de este artículo

Autores
Martin Cardell

EY Global Mobility Solutions Leader

Enfocado en la transformación empresarial. Apasionado de los automóviles y de explorar el mundo.

Gaurav Batra

EY Global Advanced Manufacturing & Mobility Analyst Leader

Apasionado por la disrupción de la movilidad. Ayudar a compartir la narrativa de la industria del automóvil en este paisaje disruptivo.

Colaboradores
Temas relacionados Automotriz Cliente