¿Cómo se asegura de que el bienestar es el núcleo de la resiliencia de la fuerza laboral?

Autores

Pamela Spence

EY Global Health Sciences and Wellness Industry Leader and Life Sciences Industry Leader

Embajadora del rendimiento basado en los resultados y el envejecimiento saludable. Defensora de las mujeres.

Liz Fealy

EY Global and EY Americas PAS Solutions Leader, EY Global PAS Workforce Advisory Leader

Apasionada por resolver los problemas de la organización y del personal de los clientes a través de soluciones innovadoras del futuro del trabajo y los aceleradores digitales de EY. Abogada laboral.

3 minutos de lectura 29 may 2020
Temas relacionados COVID-19 Ciencias de la Salud

Las empresas deben proteger la salud física y mental de sus trabajadores durante la crisis de salud.

Este artículo es parte de una serie sobre la resiliencia de la empresa durante COVID-19.

Según los investigadores, las conductas de salud juegan un papel significativamente mayor en los resultados de salud que el acceso y la calidad de la atención. A medida que los empleadores se centran en el fortalecimiento de la resiliencia de la fuerza laboral y en el apoyo a un regreso físico seguro a los lugares de trabajo, no pueden pasar por alto su papel en la influencia de las conductas de salud y los resultados de salud relacionados.

Adaptación de las operaciones

El regreso a un lugar de trabajo físico es ahora una prioridad para muchas organizaciones. Es fundamental que esto se haga con un claro enfoque en la seguridad, utilizando la tecnología y los cambios en las políticas y procesos centrados en el ser humano para ayudar a los empleados a mantenerse seguros y sentirse valorados.

  • Escuchar las preocupaciones de los empleados y utilizar los datos para responder de forma rápida y adecuada. Las organizaciones necesitan adoptar e implementar nuevas políticas centradas en el ser humano, personalizadas según las necesidades de los empleados, para apoyar la salud física y el bienestar. Para crear estas políticas, el liderazgo debe hacer uso de los datos y la tecnología para evaluar el riesgo, al mismo tiempo que se mantiene conectado con las preocupaciones cambiantes de los trabajadores.

  • Abordar la salud mental de los empleados utilizando la tecnología para proporcionar la asistencia necesaria. La salud mental ya era un tema urgente en el lugar de trabajo. La competencia entre las demandas del hogar y el trabajo, los nuevos riesgos para la salud y los sentimientos de pérdida relacionados con COVID-19 han aumentado el estrés de los trabajadores. Los empleadores pueden ayudar reduciendo el estigma de los programas de asistencia a los empleados, el apoyo de los compañeros y las soluciones de investigación, como los chatbots y la terapia digital. También podrían ofrecer incentivos: una empresa líder en tecnología, por ejemplo, ofrece ahora a los empleados descuentos en aplicaciones de mindfulness.

  • Diseñar programas de cambio y políticas relacionadas para apoyar los cambios en los arreglos de trabajo y viajes. Con las olas de brotes de COVID-19 previstas, es esencial adaptar el entorno de trabajo para limitar la propagación viral. Las pruebas de virus regulares, junto con oficinas reconfiguradas y el uso de equipos de protección personal, darán a los trabajadores la confianza para volver a la oficina física. Las directrices deben ser lo suficientemente flexibles para tener en cuenta las variaciones locales en la propagación del virus y las necesidades individuales de los trabajadores. Los trabajadores con problemas de salud o que cuidan de sus seres queridos en una categoría de alto riesgo requieren una flexibilidad adicional.

Construyendo la resiliencia

A medida que avanzamos en la siguiente fase del período de recuperación, los empleadores tendrán que considerar cómo garantizar el bienestar continuo de la fuerza laboral. La creación de una capacidad de resiliencia a largo plazo requerirá una estrategia proactiva que siga protegiendo y apoyando a los empleados, a la vez que se considera cómo realizar transformaciones más grandes que creen valor a largo plazo.

1. Adoptar un conjunto integrado de soluciones tecnológicas para supervisar y permitir la salud y la seguridad de la fuerza laboral

Los empleadores pueden utilizar la tecnología para crear confianza con sus empleados. Un fabricante de automóviles está usando prendas de vestir que vibran cuando los trabajadores se acercan a menos de seis pies de distancia, así como escaneo de imágenes térmicas para detectar fiebre. Estas herramientas hacen que los trabajadores se sientan más seguros, apoyando un nuevo contrato social con los empleadores. Las herramientas basadas en la IA que monitorean el distanciamiento social en tiempo real crean una confianza adicional. Lo ideal sería una plataforma en lugar de una sola aplicación, para que los trabajadores tengan una imagen completa de la seguridad de su entorno.

La salud de los empleados

44.4%

de personas que ahora trabajan desde casa dicen que su salud mental ha disminuido desde COVID-19. (Fuente: Encuesta de Qualtrics, marzo/abril de 2020)

2. Reforzar los canales de escucha para determinar los problemas a los que se enfrentan los trabajadores, incluyendo el sesgo/discriminación

Como parte del contrato social, los empleadores deben fomentar un sentido de pertenencia e inclusión entre los empleados, tanto si vuelven a la oficina física como si no. Escuchando las preocupaciones de los trabajadores y analizando la información en conjunto, las empresas pueden identificar rápidamente soluciones a las preocupaciones actuales o emergentes.

3. Revisar la estrategia de transformación digital y adaptarla para incluir herramientas digitales que puedan ser adoptadas ahora para apoyar a su fuerza laboral

Además de salvaguardar el bienestar de los empleados, los líderes empresariales también deben comenzar a planear transformaciones empresariales más amplias. Un enfoque centrado en el ser humano que promueva la salud y la seguridad de los trabajadores será fundamental para la creación de valor a largo plazo. Los empleadores que inviertan en soluciones para mantener la salud y el bienestar de sus trabajadores serán los que tengan más probabilidades de retener a su personal más productivo.

La salud y el bienestar de la fuerza laboral de una organización debe ser una apuesta en la mesa. Las medidas que las organizaciones tomen (o dejen de tomar) ahora determinarán su resiliencia más allá de la pandemia COVID-19. Escuchar las preocupaciones de salud física y mental de los empleados y responder con soluciones inclusivas dará dividendos a largo plazo.

Liderar a través de la crisis de COVID-19

Tenemos una visión clara de las preguntas críticas y las nuevas respuestas necesarias para la continuidad del negocio y la resiliencia.

Explorar

Responder más rápido. Recuperarse con más fuerza. Redefinir el futuro.

EY tiene una red global para guiarte a través de COVID-19 y más allá. Te ayudaremos a construir la resiliencia para manejar las rápidas respuestas del gobierno a la pandemia. Escucha directamente a los líderes del gobierno en un webcast de EY.

 

Registrarse y escuchar ahora

Resumen

El comportamiento humano es un factor crítico en los resultados de salud. A medida que los empleadores planean proteger y apoyar a sus equipos a través de una prolongada recuperación económica de COVID-19, deben considerar cómo el uso inteligente de la tecnología, los datos y los cambios en las políticas centradas en el ser humano pueden influir positivamente en la salud y el bienestar de los empleados y crear una fuerza laboral más resiliente.

Acerca de este artículo

Autores

Pamela Spence

EY Global Health Sciences and Wellness Industry Leader and Life Sciences Industry Leader

Embajadora del rendimiento basado en los resultados y el envejecimiento saludable. Defensora de las mujeres.

Liz Fealy

EY Global and EY Americas PAS Solutions Leader, EY Global PAS Workforce Advisory Leader

Apasionada por resolver los problemas de la organización y del personal de los clientes a través de soluciones innovadoras del futuro del trabajo y los aceleradores digitales de EY. Abogada laboral.

Temas relacionados COVID-19 Ciencias de la Salud