6 minutos de lectura 9 dic. 2020

            Escalador de montaña en la cima de un pico viendo la puesta de sol

Implicancias de los elevados niveles de riesgo político para las empresas en 2021

Autores
Courtney Rickert McCaffrey

EY Global Geostrategic Business Group Insights Leader

Analista geopolítica y estratega. Metodóloga creativa. Orgullosa feminista. Apasionada por generar ideas para ayudar a los ejecutivos a tomar decisiones mejor informadas.

Jon Shames

EY Global Geostrategic Business Group Leader

Ayudar a las empresas a comprender las implicaciones de la geopolítica. 35 años en EY. Jugador de tenis competitivo. Amante de las artes y los viajes. Padre, esposo e hijo.

Mary Cline

Director, Geostrategic Business Group

Intrepida estratega de negocios y política. Apasionada por conectar los puntos entre la política, la economía y los negocios. Comprometida con la entrega de conocimientos sobre los desafíos globales críticos.

6 minutos de lectura 9 dic. 2020

En naturaleza y escala, promete ser un año como ningún otro. Los ejecutivos deben prepararse para 10 riesgos clave, desde la geopolítica de COVID-19 hasta el malestar social.

En resumen
  • La geopolítica de COVID-19 dará forma a muchos riesgos políticos en todo el mundo, incluida la deuda de los mercados emergentes y las nuevas políticas industriales.
  • Las tres principales potencias geopolíticas — los Estados Unidos, la Unión Europea y China — competirán por una mayor autosuficiencia, en particular en las tecnologías digitales.
  • Si bien el año 2021 puede ser un reto, las empresas pueden aprovechar la mayor agilidad y resiliencia exhibidas en respuesta a la pandemia.

El riesgo político global alcanzó un máximo multianual en 2020 y se prevé que persista en el año que viene. La combinación de la pandemia COVID-19, las tensiones comerciales, el cambio climático y una serie de otros factores significa que la probabilidad de que el rendimiento de las empresas, los mercados o las economías se vea afectado por las decisiones, los acontecimientos o las condiciones políticas se encuentra al mismo nivel de como estuvieron post-segunda Guerra Mundial.

No debería sorprender que el principal riesgo político que estamos viendo en el año que viene sea COVID-19, que ya ha provocado respuestas políticas gubernamentales sin precedentes. Las pandemias son intrínsecamente geopolíticas, y afectan a cuestiones como la seguridad nacional, el liderazgo mundial y la cooperación y la competencia internacionales. En muchos países, COVID-19 también ha exacerbado las tensiones en torno a la desigualdad económica, el acceso a la atención de la salud y la justicia social. La pandemia se ha convertido en un acontecimiento de riesgo político a escala mundial, además de ser una crisis de salud pública. Influye en los 10 principales riesgos políticos del Grupo Empresarial Geoestratégico EY para 2021:

  1. Geopolítica de COVID-19
  2. Desenredando la interdependencia entre EE.UU. y China
  3. Hacia una autonomía estratégica europea
  4. El neo-estatismo en aumento
  5. Revitalizar las agendas de política climática
  6. Geopolítica de la tecnología y los datos
  7. Reajuste de la política de los Estados Unidos
  8. Punto de inflexión para la deuda de los mercados emergentes
  9. La dinámica geopolítica en el Indo-Pacífico
  10. Otra ola de disturbios sociales

COVID-19 no sólo influirá en estos riesgos políticos discretos en 2021, sino que también generará altos niveles de incertidumbre sobre el entorno político al que se enfrentan las empresas. Los gobiernos están elaborando rápidamente políticas de respuesta a la pandemia e innovando en ellas en tiempo real. La incertidumbre asociada a un entorno político tan dinámico en prácticamente todos los países del mundo de forma simultánea supondrá un reto para el desarrollo y la ejecución de la estrategia de las empresas. Por lo tanto, nunca ha sido más importante que las empresas vigilen dinámicamente los riesgos políticos para detectar posibles oportunidades y desafíos en el año venidero.

Riesgos políticos a monitorear en 2021

La geopolítica de COVID-19 dará forma al entorno operativo global de las empresas en 2021. El nacionalismo de las vacunas, los controles de exportación, las restricciones al movimiento transfronterizo de personas y las consecuencias políticas internas de la pandemia crearán riesgos políticos en los mercados de todo el mundo. Por lo tanto, la pandemia subraya la necesidad de reevaluar las cadenas de suministros, las decisiones sobre el talento y los enfoques para aumentar la capacidad de resiliencia de las empresas.

La política de las grandes potencias, en particular entre los EE.UU., la UE y China, también estará en juego en 2021. China y los Estados Unidos seguirán tratando de desenmarañar su interdependencia estratégica en medio de una relación comercial difícil, la competencia tecnológica, las políticas industriales rivales y las fricciones en ámbitos de la soberanía china. Mientras tanto, la UE ejercerá sus políticas comerciales, de inversión e industriales y su capacidad de configurar las normas y estándares mundiales para avanzar hacia una autonomía estratégica.

Las empresas también se enfrentarán a varias tendencias importantes en materia de cambios normativos y de políticas. El mundo entrará en una era de neoestatismo a medida que COVID-19 siga calentando el debate sobre la autosuficiencia, lo que hará que muchos países emprendan esfuerzos para reorientar la fabricación o diversificar las cadenas de suministros. Además, es probable que se elaboren ambiciosos programas de política climática como parte de los planes de estímulo de COVID-19. A medida que más países anuncien sus objetivos de neutralidad en materia de carbono, se irá ejerciendo presión sobre los rezagados y se incrementará lo que está en juego para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26), que se celebrará en noviembre. La geopolítica de la tecnología y los datos se verá conformada por la creciente divergencia de las normas tecnológicas, la proliferación de normas de privacidad y localización de datos, los esfuerzos de imposición digital y la aplicación de medidas antimonopolio conformarán la competencia geopolítica.

La administración entrante de Biden realineará la política de los EE.UU. en 2021. El presidente electo Biden ha declarado que se centrará en el fortalecimiento de las políticas industriales y ambientales, y es probable que también haya volatilidad en la política de inmigración, antimonopolio y comercial. Las empresas deben esperar que las cadenas de suministros y la producción en sectores estratégicos se orienten más a la economía de los Estados Unidos, mientras que las industrias ecológicas tendrán mayores oportunidades de crecimiento e inversión.

La sostenibilidad de la deuda de los mercados emergentes probablemente alcanzará un punto de inflexión en 2021. En los grandes mercados emergentes, se prevé que las vulnerabilidades de financiación sean mayores en Brasil, India, México y Sudáfrica. A pesar de los esfuerzos internacionales por aliviar la deuda, es probable que la resolución de la deuda se vea complicada por COVID-19 y la dinámica geopolítica. Las perspectivas de crecimiento en los principales mercados podrían verse afectadas incluso cuando aumenten las cargas financieras y fiscales de las empresas.

El Indo-Pacífico se está convirtiendo en el principal escenario de la competencia mundial en el siglo XXI, como lo demuestran las recientes tensiones entre India y China y Australia y China, entre otros. La geopolítica en el Indo-Pacífico probablemente será aún más volátil en 2021, a medida que las principales y medianas potencias se vuelvan más asertivas en la configuración de la geopolítica, al tiempo que se equilibran entre los EE.UU. y China. Las intervenciones gubernamentales afectarán a las estrategias de crecimiento e inversión en la región, mientras que los acuerdos comerciales y las políticas marítimas podrían reconfigurar las cadenas de suministros.

Finalmente, las condiciones están maduras para otra ola de disturbios sociales. Es probable que cinco cuestiones principales motiven a los manifestantes en 2021: las restricciones de la pandemia, la desigualdad, la justicia social, el cambio climático y las cuestiones de gobernanza. Es probable que las protestas planteen un riesgo de disrupción de las operaciones comerciales. Además, las mayores expectativas de los stakeholders podrían aumentar los riesgos para la reputación de las empresas.

Prioridades geoestratégicas para gestionar estos riesgos

¿Cómo deberían las empresas gestionar estos riesgos políticos? Si bien las consideraciones geoestratégicas específicas difieren para cada una de ellas, hay cinco medidas generales que los líderes deberían tomar para gestionar el riesgo político en el año siguiente:

1. Vigilar dinámicamente el entorno de riesgo político de la empresa.

Incluir los riesgos políticos como parte del registro de riesgos de la empresa u otros procesos de identificación de riesgos y luego supervisarlos dinámicamente durante todo el año. Esto será especialmente importante en 2021, dados los altos niveles de incertidumbre política y de políticas generados por COVID-19. Dos riesgos clave que deben ser objeto de seguimiento, ya que es probable que evolucionen a medida que avance el año, son el reajuste de las políticas de los Estados Unidos y la situación de la deuda en diversos mercados emergentes.

2. Evaluar cómo estos riesgos políticos podrían afectar a la empresa.

Modelar el impacto de los posibles eventos de riesgo político en las funciones comerciales clave, como los ingresos, la cadena de suministros, los datos y la propiedad intelectual. Es prudente hacer una evaluación regular de cómo la evolución de las relaciones entre EE.UU. y China afecta a la empresa. Y la geopolítica de la tecnología y los datos también justifica una evaluación minuciosa, ya que algunos ejecutivos pueden no ser conscientes de la amplitud del impacto de este riesgo en sus negocios.

3. Incorporar el análisis de riesgos políticos en las decisiones estratégicas.

Utilizar el análisis de escenarios sobre los riesgos políticos para captar la incertidumbre asociada a su trayectoria en los próximos años y fundamentar las decisiones estratégicas — incluidas las entradas y salidas del mercado, fusiones y adquisiciones, y otras transacciones. Esto es particularmente importante en el entorno actual, en el que COVID-19 actúa como un gran acelerador de las tendencias geopolíticas. Por ejemplo, es probable que la forma en que se desarrolle la dinámica geopolítica en el Indo-Pacífico y la búsqueda de autonomía estratégica por parte de la UE en 2021 afecte al entorno empresarial mundial en los próximos años.

4. Comunicar y coordinar la gestión del riesgo político en toda la empresa.

Como se revela en nuestra encuesta Geostrategy in Practice 2020 de los ejecutivos mundiales, con demasiada frecuencia la identificación, evaluación y gestión de los riesgos políticos se encuentra aislada dentro de varias funciones comerciales. Las empresas deberían aprovechar los equipos multifuncionales y las lecciones aprendidas de la gestión de crisis de COVID-19 para permitir una mejor comunicación sobre los riesgos políticos derivados de la pandemia. Esa coordinación también debería contribuir a fomentar una mayor agilidad y flexibilidad en las operaciones de la empresa, otra capacidad que se ha agudizado con la pandemia.

5. Aprovechar las relaciones con los stakeholders para gestionar el riesgo político.

La opinión pública y la intervención política continuarán apuntando a las empresas en una variedad de cuestiones. Pero las relaciones de su empresa con los encargados de formular políticas, los empleados, los clientes, las organizaciones no gubernamentales (ONG), los grupos comunitarios y otros stakeholders pueden aprovecharse para gestionar los riesgos políticos, convirtiendo a menudo los posibles desafíos en oportunidades. Esto es particularmente cierto en el caso de las políticas climáticas cambiantes, el neoestatismo que conforma las economías nacionales y el aumento del malestar social en diversos mercados. Las empresas deberían hacer participar proactivamente a los stakeholders en estas cuestiones.

Resumen

Mientras que 2020 fue el año en que COVID-19 tomó al mundo por sorpresa, los efectos de la pandemia a mediano y largo plazo en el entorno geopolítico comenzarán a cristalizarse en 2021. La agilidad en la toma de decisiones, las operaciones y la estrategia serán cruciales para gestionar las consecuencias de COVID-19 y los riesgos políticos asociados en el próximo año. Las empresas necesitan una geoestrategia — la integración holística y multifuncional de la gestión de los riesgos políticos en una gestión de riesgos, estrategia y gobernanza más amplias.

Acerca de este artículo

Autores
Courtney Rickert McCaffrey

EY Global Geostrategic Business Group Insights Leader

Analista geopolítica y estratega. Metodóloga creativa. Orgullosa feminista. Apasionada por generar ideas para ayudar a los ejecutivos a tomar decisiones mejor informadas.

Jon Shames

EY Global Geostrategic Business Group Leader

Ayudar a las empresas a comprender las implicaciones de la geopolítica. 35 años en EY. Jugador de tenis competitivo. Amante de las artes y los viajes. Padre, esposo e hijo.

Mary Cline

Director, Geostrategic Business Group

Intrepida estratega de negocios y política. Apasionada por conectar los puntos entre la política, la economía y los negocios. Comprometida con la entrega de conocimientos sobre los desafíos globales críticos.