15 minutos de lectura 21 dic. 2021
Escalador en mirador condor disfrutando de una vista increíble de Los cuernos

Cómo la junta directiva puede fomentar la sostenibilidad y la innovación

Por Andrew Hobbs

EY EMEIA Public Policy Leader

Líder de políticas públicas centrado en el talento, la tecnología, la gobernanza corporativa y la generación de informes corporativos. Padre de cuatro hijos, ciclista y cervecero casero aficionado.

15 minutos de lectura 21 dic. 2021

La Conferencia Europea de Gobierno Corporativo 2021 exploró cómo las juntas pueden apoyar el proceso de creación de valor a largo plazo.

En resumen
  • La junta directiva debe tomarse el tiempo para reflexionar sobre la creación de valor a largo plazo de su empresa y su papel en la cadena de valor global.
  • Los comités de auditoría pueden asegurar la confiabilidad de la información utilizada para comunicar la toma de decisiones, estableciendo vínculos entre los riesgos financieros y de sostenibilidad.
  • El gobierno corporativo sostenible ayudará a impulsar una mejor gestión del riesgo, una mayor innovación y mayores niveles de transparencia.

¿Cuál es el papel del gobierno corporativo para garantizar que las empresas no solo hagan ecológicas sus actividades, sino que inventen nuevos modelos estratégicos? ¿Y cómo puede un gobierno corporativo sostenible ayudar a fomentar la existencia a largo plazo de las empresas?

Estas dos preguntas están en el centro de la Conferencia Europea de Gobierno Corporativo 2021, un evento que acompaña a la Presidencia eslovena del Consejo de la UE. La conferencia fue organizada por EY CBS BV, ecoDa y la Asociación de Directores de Eslovenia, en colaboración internacional con ACCA, BusinessEurope y EuropeanIssuers. Más de 600 personas, de alrededor de 50 países, se registraron para el evento.

Momento crucial en la historia

Hemos llegado a un momento crucial en la historia de la humanidad. El mundo de hoy está luchando contra enormes desafíos, en algunos casos existenciales, que incluyen la pandemia de COVID-19 y el cambio climático. La escala de estos desafíos globales es tan grande que solo pueden ser abordados por gobiernos, instituciones, empresas e individuos trabajando juntos.

Mientras ayuda a abordar estos desafíos globales, la UE tiene la oportunidad de presionar el botón de reinicio en su propia economía y trabajar hacia un futuro más verde, más sostenible y más competitivo que ofrezca valor a largo plazo para todos sus ciudadanos. Sin embargo, estos objetivos solo se lograrán con el apoyo de empresas sostenibles que tengan un gobierno corporativo sostenible.

El gobierno corporativo sostenible ayuda a impulsar una mayor innovación y fomenta mayores niveles de transparencia que generan relaciones constructivas entre las empresas y sus stakeholders.

En el marco de su iniciativa de gobierno corporativo sostenible, la Comisión Europea debe publicar propuestas para mejorar el marco normativo de la UE sobre derecho de sociedades y gobierno corporativo, para permitir que las empresas se centren en la creación de valor sostenible a largo plazo. Entre los temas importantes que se están considerando como parte de estas propuestas está si los deberes de cuidado de los directores deben aclararse para que actúen en el mejor interés de la empresa buscando la creación de valor a largo plazo y gestionando los riesgos de sostenibilidad.

Desafíos para la creación de valor sostenible

Aunque existe un consenso general sobre la necesidad de que las empresas busquen la creación de valor sostenible, en la práctica, las empresas se enfrentan a una serie de desafíos con este enfoque. La conferencia consideró estos desafíos, así como posibles soluciones para superarlos:

1. Identificación de empresas genuinamente sostenibles

Entre los intereses de las empresas está afirmar tener credenciales sostenibles, ya que esto impulsará su posición con sus stakeholders y les ayudará a atraer finanzas. Lamentablemente, esto ha llevado al problema del "lavado verde", donde las empresas transmiten al público impresiones falsas sobre sus estrategias de negocio.

Los informes corporativos de sostenibilidad son vitales para mostrar a las empresas genuinamente sostenibles y diferenciarlas de sus pares menos sostenibles. Sin embargo, los informes no son tan efectivos como podrían ser para ayudar a los stakeholders a hacer esa diferenciación debido a las muchas iniciativas y estándares de informes diferentes que existen actualmente. La UE está buscando desarrollar sus propios estándares corporativos de informes de sostenibilidad como parte de su iniciativa Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, para garantizar una verdadera comparabilidad y confiabilidad, el objetivo final debe ser un marco reconocido a nivel global de los estándares de sostenibilidad o, al menos, la existencia de diferentes marcos y estándares que sean coherentes a nivel global.

También es importante garantizar que los marcos de informes de sostenibilidad se apliquen a las empresas privadas, así como a las empresas que cotizan en bolsa y a las pyme, así como a las grandes corporaciones. Si las empresas privadas no tienen que cumplir con los mismos requisitos de informes de sostenibilidad que sus rivales que cotizan en bolsa, existe el riesgo de que cualquier práctica no sostenible pueda pasar desapercibida. Además, las pyme están integradas en las cadenas de suministros de las grandes empresas y, colectivamente, son críticas para la transición global a un futuro de bajo carbono. Por esas razones, y para evitar estar en desventaja competitiva en comparación con los rivales más grandes, se les debería exigir que proporcionen datos de sostenibilidad.

En el futuro, los informes de sostenibilidad robustos y confiables, basados en una gestión de riesgos sólida y controles internos efectivos, serán clave para garantizar que una empresa genere confianza con la comunidad financiera. Esta confianza será crucial para que las empresas atraigan suficiente financiamiento para invertir en innovación y hacer la transición a una economía más sostenible.

2. Alineación de la creación de valor a largo plazo con los planes de remuneración ejecutiva

El cortoplacismo permanece inherentemente integrado en los mercados de capitales globales, presionando a las empresas y a sus ejecutivos para que se centren en los objetivos a corto plazo. Es el rol de la junta directiva contrarrestar esta presión, y garantizar que ni las empresas ni sus ejecutivos, prioricen los intereses a corto plazo a expensas de la creación de valoraciones a largo plazo.

Puede ser difícil crear planes de remuneración ejecutiva que estén vinculados a los objetivos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) a largo plazo, ya que algunos objetivos son difíciles de medir y otros pueden volverse menos relevantes a medida que se desarrolla el plan de remuneración. Además, puede ser difícil identificar los plazos realistas en los que se deben cumplir los objetivos. Para abordar estos desafíos, las juntas directivas pueden buscar el apoyo de consultores especializados en remuneración.

3. Due diligence en la cadena de suministros

La iniciativa de gobierno corporativo sostenible de la Unión Europea tiene como objetivo ayudar a las empresas a gestionar mejor los asuntos relacionados con la sostenibilidad, tanto en sus propias operaciones como en sus cadenas de suministros. Por lo tanto, sus próximas propuestas abarcarán los derechos humanos obligatorios y due diligence de la cadena de suministros ambiental.

En la actualidad, las empresas se enfrentan a importantes desafíos a la hora de realizar due diligence en sus cadenas de suministros. Un desafío es el gran tamaño de las cadenas de suministros: algunas empresas tienen millones de proveedores de primer y segundo nivel. Otra es que las empresas pueden tener proveedores que son más grandes que ellas, o proveedores que están controlados por estados mal gobernados. En estos casos, los proveedores pueden negarse a responder a las solicitudes de información.

Dada la complejidad involucrada, un buen enfoque podría ser que las empresas prioricen el due diligence en sus proveedores con más riesgo, así como en derechos humanos específicos y claramente definidos, y en los riesgos ambientales locales. Además, debe haber igualdad de condiciones, tanto para empresas de la UE como para empresas que no son de la UE pero que operan en la zona, se espera que ambas cumplan con las mismas obligaciones de due diligence.

4. Entorno regulatorio

Aunque Europa tiene algunas estrellas brillantes en su entorno de start-ups, todas las empresas tecnológicas más grandes del mundo provienen de los EE. UU. o China. Por lo tanto, estos países parecen tener entornos regulatorios y estructuras de financiación que apoyan a las pequeñas empresas a convertirse rápidamente en grandes empresas. En Estados Unidos, por ejemplo, ha habido un aumento en la popularidad de las Empresas de Adquisición de Propósito Especial (SPAC, por sus siglas en inglés), que no están funcionando, las empresas que cotizan en bolsa se establecen con el propósito específico de adquirir una empresa privada y hacerla pública sin pasar por el proceso de oferta inicial tradicional. Por el contrario, Europa actualmente no implementa un mecanismo similar para canalizar grandes sumas de dinero a las empresas de rápido crecimiento.

Además, existen diferencias en los enfoques de gobierno corporativo entre Europa y Estados Unidos. Europa está por delante de EE. UU. en términos de cuotas de diversidad, por ejemplo. En Silicon Valley, por otro lado, existe una fuerte tendencia a que los fundadores y los capitalistas de riesgo mantengan el control de las empresas mediante el uso de acciones de clase dual. Esta es una práctica controvertida ya que crea accionistas con derechos de voto superiores a los demás accionistas. Sin embargo, existe el argumento de que cuando un fundador retiene el control, es más probable que una empresa mantenga su espíritu emprendedor y se adhiera a su propósito o visión inicial.

Un entorno normativo eficaz es fundamental para garantizar que la sostenibilidad sea un motor de innovación y competitividad. Si bien se necesitan marcos de sostenibilidad sólidos para respaldar las buenas prácticas que impulsan la creación de valor a largo plazo, demasiados trámites burocráticos pueden ser una carga para las empresas, especialmente para las startups. Es importante que la UE no regule en exceso los ESG hasta el punto de que las empresas europeas se vuelvan menos competitivas que sus pares en Estados Unidos y China.

5. Estructuras de la junta directiva

La Junta Directiva tiene muchas presiones en su tiempo y deben equilibrar varias prioridades que compiten entre sí. Como resultado, pueden tener dificultades para encontrar tiempo suficiente para reflexionar sobre la creación de valor a largo plazo de su empresa, sus oportunidades de innovación y su rol en la cadena de valor global. Sin embargo, haciendo un mayor uso de los comités, pueden dedicar más tiempo a estas áreas.

En la actualidad, pocas juntas directivas tienen comités de sostenibilidad dedicados. En su lugar, las juntas directivas pueden recurrir a las capacidades de sus comités de auditoría para proporcionar una supervisión efectiva de los asuntos relacionados con la sostenibilidad. Los comités de auditoría pueden ayudar a facilitar la gobernanza corporativa sostenible asegurando la confiabilidad de la información que se utiliza para informar la toma de decisiones.

Para brindar una supervisión efectiva, los comités de auditoría deben hacer preguntas directas y específicas a la gerencia, monitorear los riesgos emergentes, garantizar que la experiencia en ESG se considere en los procesos de toma de decisiones, comprender las reglas y expectativas en evolución en relación con los informes de sostenibilidad y establecer controles internos efectivos, de acuerdo con estas reglas y expectativas. Los comités de auditoría deben garantizar que se implementen los procesos y procedimientos correctos para respaldar las actividades de la organización. Esto requiere que trabajen en estrecha colaboración con la función de auditoría interna, que desempeña un papel importante para ayudar a identificar los riesgos de ESG y auditar los procesos relacionados con los informes de ESG.

Europa actualmente tiene dos tipos de sistemas de juntas directivas: juntas directivas de un nivel y juntas directivas de dos niveles. Una pregunta que las instituciones de la UE, así como los gobiernos nacionales, podrían querer considerar es qué tipo de sistema permite a las juntas directivas reflexionar de manera más eficaz sobre la estrategia de sostenibilidad de su empresa. También pueden querer ver si los modelos de gobernanza de las empresas de private equity ofrecen algunos conocimientos para las juntas directivas de las empresas públicas. Los directores de compañías de capital privado tienden a ser tanto "prácticos" como muy bien informados. Por ejemplo, a menudo tienen conversaciones diarias con la gerencia y rara vez dependen únicamente de la información presentada en las reuniones de la junta directiva. También tienden a considerar un horizonte temporal que se extiende mucho más allá de los informes de ganancias trimestrales o semestrales.

Desplazarse hacia un gobierno corporativo sostenible

Hoy en día se está produciendo un cambio importante dentro del gobierno corporativo. Las organizaciones se están alejando cada vez más del principio de primacía de los accionistas hacia el principio del capitalismo de los stakeholders. A diferencia de la primacía de los accionistas, que promueve que las empresas deben priorizar los intereses de los accionistas, el capitalismo de los stakeholders reconoce que los intereses de los accionistas se sirven mejor cuando las organizaciones consideran los intereses a largo plazo de todos sus stakeholders.

El gobierno corporativo sostenible respalda este cambio de la primacía de los accionistas hacia el capitalismo de los stakeholders. Garantiza que una empresa mantenga una perspectiva a largo plazo y que pueda equilibrar las prioridades a corto plazo con las inversiones a largo plazo.

Además, el gobierno corporativo sostenible es crucial para proporcionar la responsabilidad adecuada en torno a las estrategias de las empresas para la creación de valor a largo plazo, los objetivos que se establecen y cómo miden su progreso frente a estos objetivos. Por esta razón, la gobernanza corporativa sostenible no solo apoyará la transición de la UE hacia una economía sostenible, sino que también mejorará el rendimiento financiero a largo plazo, la competitividad, la productividad y la resiliencia de las empresas de la UE en general.

Resumen

La Conferencia Europea de Gobierno Corporativo 2021 exploró cómo el gobierno corporativo sostenible puede ayudar a fomentar la sostenibilidad y la creación de valor a largo plazo. Entre los temas clave se incluyen las funciones del comité de auditoría y la auditoría interna, los informes de sostenibilidad, las políticas de remuneración, el due diligence de la cadena de suministro, la competitividad, la innovación y la propuesta de gobierno corporativo sostenible de la Comisión Europea.

Acerca de este artículo

Por Andrew Hobbs

EY EMEIA Public Policy Leader

Líder de políticas públicas centrado en el talento, la tecnología, la gobernanza corporativa y la generación de informes corporativos. Padre de cuatro hijos, ciclista y cervecero casero aficionado.