1 mar. 2021
ey-vista-area-container

Reforma tributaria en Colombia ¿Un cambio inminente?

Autores
Margarita Salas

Business Tax Services Leader, EY México & EY Colombia

Tiene 29 años de experiencia en temas de impuestos. Como líder, trabaja con sus equipos para crear estrategias exitosas para alcanzar los objetivos de sus clientes.

Luis Orlando Sánchez

International Tax and Transactions Services Partner, EY Colombia

Comprometido con prestar un servicio de la más alta calidad, así como con la formación y crecimiento de nuestros profesionales. Le gusta viajar y ver documentales. Disfruta compartir en familia.

Ángela González

People Advisory Services Associate Partner, EY Colombia

Comprometida con la formación y consolidación de su equipo de trabajo, a quien reconoce como verdadero artífice de los logros obtenidos.

1 mar. 2021
Temas relacionados Impuestos

No se ha liberado un borrador oficial,  pero el proyecto de reforma tributaria será presentado para aprobación en el Congreso de Colombia en la presente legislatura. Conoce sus posibles implicaciones.

Este artículo es parte del especial sobre Reforma Tributaria 2021 en Colombia

En resumen
  • Se prevé que el proyecto incorporará las recomendaciones de la comisión de estudio de Beneficios Tributarios.
  • Se espera un mayor tributación de las personas naturales y eventualmente una extensión del impuesto al patrimonio.
  • Impuestos digitales e impuestos verdes podrían ser incluidos en el proyecto.

A
unque no se ha liberado un borrador oficial, el proyecto de reforma tributaria será presentado para discusión y aprobación en el Congreso en la presente legislatura. Esto implicará que aunque las medidas del impuesto sobre la renta solo podrán ser aplicadas a partir del año gravable 2022, todas aquellas que tienen que ver con el impuesto sobre las ventas y cualquier otro impuesto de causación instantánea, podrían tener vigencia inmediata, salvo que la propia reforma establezca una previsión diferente.

Las modificaciones que han sido anunciadas tocan con ajustes de beneficios tanto en materia del impuesto sobre la renta y sobre las ventas, que según informes oficiales, pueden estar impactando las arcas oficiales en una suma aproximada de COP$92,4 billones de pesos. 

Así que seguramente el proyecto de reforma recogerá las conclusiones preliminares de la Comisión de Estudio de Beneficios Tributarios creada por la Ley 2010 de 2019, que según su agenda de trabajo serían liberadas en el pasado mes de febrero, y que girarán en torno a la eficiencia de los beneficios, su papel en la reactivación de la economía, el fomento del empleo, emprendimiento y formalización laboral, empresarial y tributaria.

Se espera que el IVA, uno de los impuestos cuyo recaudo estuvo fuertemente afectado como consecuencia de la pandemia producida por COVID-19, tendrá una ampliación en su base con la expansión del gravamen sobre la canasta familiar, que incorpora alimentación, salud, educación, vestuario, transporte y esparcimiento entre otros. 

Esta propuesta será sin duda, como en las últimas discusiones de reforma tributaria, uno de los temas de mayor polémica en el Congreso. La legislación actual incorpora mecanismos de desgravación de muchos de estos bienes y servicios, a través de exclusiones y exenciones, aquella generadora de problemas de competitividad con los productos extranjeros, y ésta en la mayoría de los casos genera un atrapamiento del flujo de caja y capital de trabajo, por la imposibilidad de recuperar los saldos a favor de manera expedita.  

Se espera que la mayor cobertura del IVA esperada con la reforma sea compensada a las familias más vulnerables a través de la ampliación de la devolución del IVA prevista en la Ley 2010 de 2019.

Los beneficios tanto en materia del impuesto sobre la renta y sobre las ventas  pueden estar impactando las arcas oficiales en una suma aproximada de COP$92,4 billones de pesos

Personas naturales: principales consideraciones

En lo que respecta a la tributación de las personas naturales se estima que será uno de los temas que se desarrolle con mayor dinamismo y profundidad en este proceso.

Ya desde 2015, la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad planteó como eje relevante para la formulación de una reforma tributaria estructural en Colombia, la modificación del sistema de tributación de las personas; algunas de sus propuestas se han venido incorporando en el ordenamiento normativo y otras tantas han sido discutidas, mas no aprobadas en las más recientes reformas. 

Se evidencia, eso sí, que las más recientes reformas introdujeron de manera sistemática, normas que han incrementado la tributación para determinados grupos de personas naturales, bien sea a través de aumentos de tarifas nominales o a través de eliminación o disminución de beneficios tributarios.

Es así como se especula en torno a la iniciativa de ampliar el número de personas declarantes del impuesto sobre la renta, piso que a nivel de ingresos hoy está en 1.400 UVT, es decir $ 50.831.000 como ingreso bruto que obliga a presentar una declaración. 

Se plantea igualmente la iniciativa de simplificar o racionalizar beneficios tributarios, a fin de mejorar la equidad horizontal y la progresividad del impuesto de renta de las personas; en algunos medios se ha hecho mención expresa a la posibilidad de desmontar, al menos, el beneficio actualmente aplicable a los ahorros manejados a través de cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC).  Se retoma la reiterada y no fácil discusión frente a la posibilidad de gravar las pensiones, al menos las consideradas altas dentro del promedio local.

La coyuntura económica no permite descartar la posibilidad de que el impuesto al patrimonio tenga, una vez más, una “extensión” dentro del ordenamiento normativo, a pesar de que su versión actual tuvo como último año de causación para las personas, el 1º de enero de 2021. Desde un análisis académico, el impuesto al patrimonio tiene importantes falencias técnicas, no obstante podría catalogarse como un impuesto de fácil recaudo. A fin de cuentas, es un mecanismo al que se ha acudido por ya casi tres décadas a fin de cubrir emergencias que han implicado recaudo de recursos a nivel nacional.

Es así como se especula en torno a la iniciativa de ampliar el número de personas declarantes del impuesto sobre la renta, piso que a nivel de ingresos hoy está en 1.400 UVT, es decir $ 50.831.000 como ingreso bruto que obliga a presentar una declaración.

Aspectos clave en la tributación internacional

Desde la perspectiva de tributación internacional es común que las reformas tributarias introduzcan cambios que afectan las inversiones internacionales y/o las transacciones transfronterizas. Posiblemente la nueva reforma tributaria del Gobierno del Presidente Iván Duque no será la excepción, y en materia de impuestos internacionales los cambios podrían ser en aspectos sustantivos, de reporte y, eventualmente, la introducción de nuevos tributos.

En cuanto a cambios sustantivos, podrían encontrarse modificaciones que afecten las transacciones con el exterior, incluyendo tarifas de retención aplicables, requisitos de deducibilidad, y normas especiales anti-abuso, entre otros. 

Por ejemplo, no puede descartarse que la propuesta de reforma tributaria contenga normas que aborden temas como deducciones de intereses (eventualmente enfocadas en EBITDA, en lugar de la actual norma de subcapitalización), requisitos de deducibilidad más estrictos en operaciones con países o regímenes de baja tributación, y reglas que puedan hacer más fácil la creación de una presencia tributaria en Colombia para las compañías y personas extrajeras (no residentes), bajo una figura ampliada del establecimiento permanente.

Respecto de eventuales cambios en las obligaciones de reporte, estos podrían venir por la implementación de normas que obliguen a informar ciertas operaciones que se consideren tienen el potencial de llegar a ser abusivas. 

Lo anterior puede seguir el ejemplo de otros países de la región como Argentina o México, que recientemente las han introducido, y que en buena parte han seguido lo recomendado por la OCDE (Acción 12 de BEPS - Mandatory Disclore Rules) y la Unión Europea (la cual lo ha implementado bajo lo que se ha conocido como el DAC 6). 

Adicionalmente, no se descartarían normas que ayuden a la implementación del reporte de beneficiario efectivo, final o real, que ya fue actualizado, con un alcance más ambicioso y la creación de un registro especial, en la reforma tributaria de 2019 (Ley 2010).

Nuevos impuestos: una posibilidad

Sobre potenciales nuevos impuestos, en la mesa estaría la posibilidad de establecer un impuesto a los servicios digitales (digital services tax – DST). De manera general, un DST grava a ciertas actividades de la economía digital, aplica sobre los ingresos brutos y las tarifas oscilan generalmente entre 2% y 7%.

 El DST podría aplicarse simultáneamente con el IVA que actualmente existe a servicios prestados desde el exterior a consumidores en Colombia. Sin embargo, establecer el DST puede afectar las relaciones comerciales con EE.UU., país que ha considerado que este impuesto discrimina a las compañías norteamericanas, que son las que principalmente se han visto impactadas por el mismo. 

Por lo tanto, el gobierno estadounidense ha amenazado con establecer medidas de retaliación vía incremento de aranceles a los productos que provengan de países con DST. Por demás, actualmente en la OCDE se discute una aproximación coordinada para gravar la economía digital (plan BEPS 2.0), e incluir un DST iría en contravía de esto y, en el mejor de los casos, debería ser un impuesto de corta duración, a ser eliminado una vez se llegará a un acuerdo en la OCDE.

En todo caso, los cambios que se propongan en materia de tributación internacional en el proyecto de reforma tributaria deben ser cuidadosamente diseñados, con el objetivo de que no se desincentive la inversión extranjera en Colombia, considerando lo que ofrecen en materia tributaria los países de la región (e incluso del mundo) para atraer dicha inversión, y teniendo en cuenta tendencias como por ejemplo el nearshoring, que podría representar importantes oportunidades para el país, si además se conjuga con un régimen tributario competitivo.  

Finalmente, se ha mencionado la importancia de hacer énfasis en la regulación sobre impuestos verdes.  Si bien, la legislación ha adoptado gravámenes como el impuesto al carbono y a las bolsas plásticas, el gobierno ha indicado que se espera una mayor participación de este tipo de impuestos en el recaudo nacional.

Si bien Colombia es un país de reformas tributarias (en los últimos 20 años, se han expedido 11 reformas tributarias y otras leyes con algunos contenidos tributarios) evidentemente la pandemia, las necesidades sociales, la evidencia de la brecha del recaudo tributario frente al potencial,  han impuesto avanzar de manera acelerada en cada uno de los aspectos señalados. 

Ante la crisis económica generada por la pandemia, es evidente la necesidad de incrementar los recursos, no solo a través de la optimización del gasto, sino de la incorporación de medidas que realicen los principios de progresividad y de eficiencia tributaria tales como las que se han propuesto.  

No obstante, bien podrían incorporarse en el proyecto de reforma, normas destinadas a la realización del principio de simplicidad del sistema tributario, ya que no es un secreto la gran carga administrativa que recae sobre los contribuyentes para lograr cumplir con sus obligaciones, no solo sustanciales, sino también formales, en un país en el que el régimen sancionatorio es muy oneroso y la cantidad de obligaciones formales convierten la función de impuestos en una actividad peligrosa por el riesgo de errores, que aún cuando no causen daño a la administración tributaria, por formalismos interpretativos, terminan siendo sancionados y provocando altos índices de conflictividad.

Si bien parece inevitable que los contribuyentes afrontarán mayores cargas, bien vale recomendar al gobierno y al legislativo que en esta reforma se propugne por la seguridad jurídica, incorporando normas claras que eviten los vacíos y múltiples interpretaciones, normas de transición que  den margen para la aplicación adecuada de la ley, un pronto ejercicio de la facultad reglamentaria en los casos en que ello sea necesario, y por qué no, normas de procedimiento que permitan la agilidad de los procesos.

Desde EY, a través de esta página, procuraremos que nuestros clientes y amigos tengan información oportuna sobre el avance del trámite legislativo.

Resumen

Una reforma tributaria es inminente en Colombia. Una vez se presente el proyecto, empezará una álgida discusión de propuestas que girarán principalmente en torno a la ampliación de la base del IVA y la eliminación de exclusiones y de beneficios en la renta de personas naturales y jurídicas, impuesto al patrimonio, nuevos gravámenes. Un insumo importante será el resultado del análisis de la comisión de estudio de beneficios tributarios y las tendencias internacionales en materia tributaria. EY espera acompañar todo el proceso para llevar información útil en la toma de decisiones.

Acerca de este artículo

Autores
Margarita Salas

Business Tax Services Leader, EY México & EY Colombia

Tiene 29 años de experiencia en temas de impuestos. Como líder, trabaja con sus equipos para crear estrategias exitosas para alcanzar los objetivos de sus clientes.

Luis Orlando Sánchez

International Tax and Transactions Services Partner, EY Colombia

Comprometido con prestar un servicio de la más alta calidad, así como con la formación y crecimiento de nuestros profesionales. Le gusta viajar y ver documentales. Disfruta compartir en familia.

Ángela González

People Advisory Services Associate Partner, EY Colombia

Comprometida con la formación y consolidación de su equipo de trabajo, a quien reconoce como verdadero artífice de los logros obtenidos.

Temas relacionados Impuestos