15 minutos de lectura 11 ene. 2022
Puente de noche

Cómo aprovechar el valor de la función fiscal y financiera

Autores
Dave Helmer

EY Global Tax and Finance Operate Leader

Ayudar a las empresas a reimaginar la función de impuestos y finanzas. Orador. Apasionado corredor. Esposo y padre de siete hijos.

Albert Lee

EY Global Tax Technology and Transformation Co-Leader y Asia-Pacific Tax Technology and Transformation Leader

Líder tecnológico en el mundo de los impuestos. Apasionado por la innovación.

Kurt Neidhardt

Global Co-Leader and Americas Leader, Tax Technology and Transformation

Futurólogo de la función fiscal. Un constructor de carreras probado. Le encanta forjar diversas habilidades y personalidades en equipos poderosos. Amante de los coches y fanático del fitness.

Charles Davis

EY Global Tax Knowledge Leader

Economista y profesional de la investigación con experiencia y centrado en el comercio.

15 minutos de lectura 11 ene. 2022

A medida que aumentan las presiones sobre los costos, las empresas se están transformando para gestionar los cambios del talento, la incertidumbre legislativa y regulatoria, y la tecnología en evolución.

En resumen
  • La encuesta EY Tax and Finance Operations Survey de 2022 encontró que el 84 % de los encuestados se está transformando activamente para abordar los desafíos.
  • Los cambios de talento, legislativos y regulatorios, y la tecnología a prueba de futuro son cuestiones clave para las funciones de Impuestos y Finanzas.
  • La pandemia de COVID-19 agudizó algunos desafíos y aceleró la necesidad de transformarse.

Las organizaciones se están transformando. Esto ya no es necesariamente una "necesidad" o un "deseo", sino un "deber". El panorama global nunca ha sido más desafiante – con factores externos que crean una multitud de presiones que empujan a las empresas a volver a examinar sus modelos operativos en todas las áreas, incluyendo las funciones fiscales y financieras.

La EY Tax and Finance Operations Survey de 2022 (encuesta TFO), que consultó a 1,650 ejecutivos en más de 40 jurisdicciones y una docena de industrias, ha descubierto que las organizaciones están teniendo que encontrar un equilibrio entre impulsar el valor, gestionar el riesgo y reducir los costos.Sin embargo, están intentando esto al tiempo que enfrentan desafíos para retener y transformar su talento, mantenerse al día con los cambios legislativos y regulatorios y preparar su tecnología y sus datos para el futuro.

Durante años, las empresas han estado lidiando con una serie de presiones que se vieron exacerbadas por la pandemia de COVID-19. Estas incluyen la cadena de suministros, la legislación fiscal rápida y el cambio regulatorio, como los esfuerzos de reforma fiscal global y las miles de modificaciones a la ley para apoyar a las empresas durante la pandemia, así como la dinámica cambiante de la fuerza laboral. Tan solo en este último punto, los ajustes en las prácticas de trabajo y las preocupaciones sobre la seguridad del personal han jugado un papel importante para muchos trabajadores de todo el mundo, quienes evalúan sus prioridades y contribuyen a un fenómeno de personas que se van y cambian de trabajo a niveles sin precedentes, lo que se ha denominado "La Gran Renuncia" y "La Gran Reorganización".

En medio de todo esto, los temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) han ido aumentando rápidamente en la agenda corporativa, creando una dinámica completamente nueva para las organizaciones en torno a cómo operan, cómo reclutan talento y cómo atraen a los clientes.

"Incluso antes de COVID-19, las empresas sabían que necesitaban cambiar la forma en que operaban para tener éxito en un entorno en rápida evolución", explica Carmine Di Sibio, EY Global Chairman & CEO. "La pandemia trajo una nueva urgencia para hacer cambios, al mismo tiempo que subrayó la necesidad de transformar para generar valor a largo plazo para todos los stakeholders".

Los hallazgos principales de la encuesta TFO respaldan la afirmación de que las empresas se están transformando activamente, con el 84 % de los encuestados cambiando sus modelos operativos de impuestos y finanzas, citando una variedad de prioridades como la automatización, el uso de centros de servicios compartidos y el co-sourcing.

Esta transformación está teniendo un impacto directo sobre dónde se gastan los presupuestos. La encuesta muestra que el 95% de las empresas planea reasignar parte de su presupuesto fiscal y financiero de actividades rutinarias (como el cumplimiento fiscal) a actividades estratégicas (en áreas como política, planificación y controversia fiscal) durante los próximos dos años.

Kate Barton, EY Global Vice Chair – Tax, dice que las funciones fiscales han hecho un buen progreso demostrando cómo contribuyen al valor de sus organizaciones. "Sin lugar a dudas, los líderes fiscales han asumido un papel más importante como asesores de confianza en la C-suite", dice Barton. "Las empresas que han comenzado a transformar sus funciones fiscales están viendo los mayores dividendos".

De hecho, la encuesta muestra que el 64 % de las funciones fiscales han estado involucradas en importantes iniciativas de transformación de IT y/o finanzas en toda la empresa (como la implementación de planificación de recursos empresariales) en los últimos dos años.

La asignación efectiva de recursos es central para los líderes fiscales enfocados en el cambio. Como tal, es más probable que el 81 % de los encuestados subcontrate actividades fiscales y financieras dentro de los próximos 24 meses (aumentando al 96 % para organizaciones con ingresos de 30 mil millones de dólares o más). Muchos también necesitan realizar inversiones simultáneas en actividades internas estratégicas, como la planificación, la controversia y la gestión de datos.

La pandemia de COVID-19 también es un motor de transformación: el 70 % de los encuestados dijo que anticipan un mayor enfoque sobre un modelo operativo fiscal y financiero eficiente, como resultado de la pandemia.

Complejidad para gestionar las prioridades de hoy

A medida que las organizaciones crean ese enfoque láser en la función fiscal y financiera, muchas se dan cuenta de que existe un verdadero equilibrio cuando se trata de lograr los objetivos comerciales mientras se enfrenta un conjunto de desafíos.

La pandemia creó la urgencia de hacer cambios y subrayó la necesidad de transformar para construir valor a largo plazo para todos los <em>stakeholders</em>.
Carmine Di Sibio
EY Global Chairman and CEO

¿Cómo atraen las organizaciones a las mejores personas, se aseguran de que alcancen su máximo potencial, mejoran su trayectoria profesional y las retienen el tiempo suficiente para que contribuyan al valor a largo plazo de la organización? ¿Cómo tienen éxito las empresas en los países donde las leyes tributarias parecen cambiar diariamente? ¿Cómo implementan y desarrollan un plan de datos y tecnología frente al cambio constante?

Jacky Wright, Chief Digital Officer de Microsoft, mantiene que las empresas deben encontrar respuestas a estas preguntas para poder servir como socios comerciales de valor agregado, administrar el riesgo y reducir los costos. “A medida que las funciones de impuestos y finanzas se transforman, las empresas necesitan, por ejemplo, comprender el papel que pueden desempeñar los datos para proporcionar a las compañías un cumplimiento preciso y una visión comercial”.

  • Obtenga más información sobre la alianza entre EY y Microsoft

    Carmine Di Sibio, EY Global Chairman & CEO, y Satya Nadella, Microsoft CEO, reflexionaron sobre cómo la expansión de la relación estratégica EY-Microsoft ayudará a los clientes a impulsar su transformación digital y crear valor a largo plazo para sus respectivos clientes.

La encuesta de TFO encuentra que las funciones de impuestos y finanzas están desempeñando un papel más importante para ayudar a sus organizaciones a abordar los objetivos ESG. Los encuestados identificaron a los riesgos ambientales y climáticos como el problema ESG más importante que enfrentará su organización en los próximos dos años. El 95 % dijo que, actualmente, está considerando subcontratar actividades de informes en materia de ESG. Por separado, las funciones de impuestos y finanzas se están intensificando para ayudar a sus organizaciones a satisfacer las crecientes demandas públicas de transparencia en la declaración de impuestos. Todos los encuestados dicen que han prestado mayor atención a la realización de declaraciones voluntarias sobre las actividades fiscales de sus organizaciones, que van desde su marco de gobernanza hasta una variedad de pagos de impuestos realizados a los gobiernos. Tener a las personas adecuadas al mando de los datos es fundamental para brindar este tipo de información.

“Las empresas también necesitan una fuerza laboral alfabetizada digitalmente que pueda adaptarse a las tecnologías emergentes para tener éxito”, agrega Wright.

Para muchos, el costo es una presión adicional que complica la resolución de los desafíos que encaran las funciones fiscales y financieras; las cuales se enfrentan constantemente al desafío de hacer más con menos. De hecho, el 87 % de todas las empresas consultadas en la encuesta TFO planea reducir el costo de la función fiscal y financiera en los próximos dos años.

Esto solo sirve para resaltar el difícil recorrido que tienen por delante muchas funciones fiscales y financieras, así como la importancia de diseñar una hoja de ruta de transformación efectiva directamente desde el principio.

  • Metodología de la encuesta

    La encuesta EY Tax and Finance Operations Survey de 2022 fue realizada por Euromoney Thought Leadership Consulting de septiembre a noviembre de 2021. Consultó a 1,653 ejecutivos de más de 1000 grandes empresas en más de 40 jurisdicciones y 12 industrias, para comprender cómo las funciones fiscales y financieras se ven afectadas por el cambio. EY no fue identificado como el patrocinador de la encuesta.

Compañeros de trabajo sonriendo en una reunión
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

Cómo se están transformando las empresas

Encontrar el equilibrio adecuado entre realizar actividades rutinarias y hacer contribuciones más complejas a su negocio puede requerir nuevas inversiones.

Como se indicó anteriormente, muchas empresas están considerando o ya están transformando sus modelos operativos para lograr el equilibrio crítico entre las actividades rutinarias y las contribuciones más complejas a los objetivos comerciales.

Con los costos como un área clave, no es sorprendente que los presupuestos de impuestos y finanzas estén cambiando hacia actividades estratégicas. Y, teniendo en cuenta los cambios significativos y recientes en la política fiscal global, como el acuerdo de introducir nuevas normas fiscales mínimas globales, esto parecería tener sentido.

El enfoque estratégico en la asignación de recursos ayudará a las organizaciones no solo a mantenerse al día con el estado actual, sino también a planificar el inevitable cambio regulatorio del futuro.

Esto significa que las empresas que alejan el presupuesto de las actividades rutinarias, como el cumplimiento tributario, deberán asegurarse de que el gasto se reasigne de manera efectiva.

Esta ha sido la experiencia de SAP, que ha aprovechado la red global de EY y las inversiones en tecnología para mejorar sus propias capacidades de cumplimiento tributario.

“La digitalización y la globalización han tenido un gran impacto en las economías, afectando la vida de las personas en todo el mundo”, dice Kirsten Birnbaum, Head of Global Tax, SAP SE. “Y el impacto seguramente aumentará en el futuro. Trabajar con una red global de especialistas y utilizar nuestras tecnologías de manera conjunta nos ha permitido aumentar considerablemente nuestra eficiencia en el cumplimiento tributario. Tenemos más espacio para centrarnos en las actividades estratégicas, y eso es un gran beneficio para la empresa".

No se puede subestimar la importancia de contar con tecnología avanzada.El 70 % de los encuestados dice que tiene la intención de invertir 2 millones de dólares o más durante los próximos tres años (esto aumenta al 85 % para las organizaciones con ingresos de 30 mil millones de dólares o más).

Las funciones de impuestos y finanzas también deberán tener un enfoque láser en los siguientes tres desafíos clave: talento, legislación y regulación, y tecnología y datos. Lograr todo esto puede ayudarlos a desbloquear el poder de hacer más.

Mujer con notas post-it
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

La presión del talento se hace más fuerte

Los trabajadores que exigen más flexibilidad después de la pandemia crean más desafíos para las empresas –y sus funciones fiscales y financieras.

Todas las funciones comerciales, incluidos los departamentos de impuestos y finanzas, enfrentan dificultades para atraer y retener al talento adecuado. Incluso antes de la pandemia, los trabajadores exigían cada vez más flexibilidad en una variedad de formas: arreglos de trabajo flexibles, oportunidades de adscripción, un mayor énfasis en el bienestar y mayores expectativas en torno al desarrollo y el avance profesional. Las empresas también han estado bajo una presión cada vez mayor para alinear sus valores y políticas ESG con los valores de los colaboradores, ya que estos últimos evalúan no solo dónde y cómo trabajan, sino también por qué trabajan.

La pandemia aceleró estos cambios en el lugar de trabajo y dejó a los empleadores luchando contra los desafíos logísticos que resultan de los acuerdos flexibles. Estos desafíos incluyeron la implementación de nuevos protocolos de salud y seguridad para los trabajadores in situ, asegurándose de que tenían la tecnología adecuada para realizar sus actividades a distancia y gestionar las operaciones comerciales como de costumbre.

Muchos de estos arreglos flexibles, particularmente el trabajo remoto, se han afianzado. De acuerdo con la encuesta EY Work Reimagined Employee Survey de 2021, 9 de cada 10 encuestados quieren flexibilidad en el lugar y el momento en que trabajan, con el 54 % afirmando que es probable que dejen de trabajar si no se les ofrece esa flexibilidad. Al mismo tiempo, el 35 % de los empleadores quiere un retorno completo a la oficina después de la pandemia. Por supuesto, con 'La gran renuncia' siendo noticia y muchas industrias enfrentando escasez de mano de obra, los trabajadores tienen más apalancamiento que nunca. Pero los trabajadores no solo están renunciando a aprovechar el poder recién encontrado, sino que la encuesta descubrió que están explorando roles alineados con experiencias más satisfactorias.

Diferentes trabajadores quieren cosas diferentes y hay muchas personas que están deseando más interacción humana en el lugar de trabajo, ya que un número creciente de colaboradores han sido contratados y abandonados durante la pandemia sin reunirse con sus colegas en persona. Pero en los casos en los que los trabajadores salieron de las ciudades hacia las zonas rurales con menores costos de vida y en los que se trasladaron a diferentes países para estar más cerca de su familia, las empresas enfrentaron requisitos de cumplimiento tributario en las jurisdicciones donde los colaboradores crearon un establecimiento permanente.De hecho, el 55% de los encuestados cree que enfrentará más riesgos de establecimiento permanente en los próximos dos años, en tanto los colaboradores continúen trabajando de forma remota. Estos riesgos solo se intensificarán a medida que la cultura laboral desde cualquier lugar se vuelva más común.

Coincidentemente, las personas con la combinación adecuada de técnicas tributarias especializadas y habilidades en datos, procesos y tecnología son escasas; el 95 % de los encuestados cree que su personal de impuestos y finanzas necesita aumentar sus habilidades técnicas tributarias con habilidades en datos, procesos y tecnología en los próximos dos años.

Y, así como es difícil encontrar trabajadores con habilidades especializadas en algunas industrias que enfrentan escasez de mano de obra, este tipo de profesionales de impuestos modernos puede ser difícil de encontrar y contratar.

En muchos casos, es más fácil trabajar con un proveedor que invierte en el desarrollo de sus propios profesionales de impuestos que también tienen conocimientos sobre cómo aprovechar los datos para cumplir con las obligaciones y brindar información a la empresa en general.

“La flexibilidad es la nueva moneda para los colaboradores. De hecho, el 54 % dice que se iría si no lo tuviera”, dice Marna Ricker, EY Americas Vice Chair – Tax. “Entre la escasez de talento en impuestos y finanzas, el seguimiento y la declaración de impuestos de la fuerza laboral remota y la necesidad de transformarse de manera rentable, las empresas recurren cada vez más a sus proveedores de servicios en busca de una visión técnica y tecnológica para acelerar y elevar el impacto de sus departamentos de impuestos y finanzas".

Londres al amanecer
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

El ritmo del cambio legislativo y regulatorio se está acelerando

El ritmo rápido del cambio legislativo y regulatorio se aceleró durante la pandemia, y pronto podría llegar a una sobrecarga.

La legislación y la regulación sufrieron cambios sísmicos durante la pandemia. Los gobiernos han aprobado más de 33,6 billones de dólares en programas de apoyo y estímulo, o el equivalente al 39 % del Producto Interno Bruto (PIB) Global según el Fondo Monetario Internacional (FMI). En muchos casos, el alivio tomó la forma de medidas fiscales, muchas de ellas temporales.

A medida que el mundo emerge de la pandemia, las funciones tributarias y financieras tienen que lidiar con una reversión de políticas temporales, un retorno a una visión a más largo plazo y una reforma tributaria que ya estaba ganando velocidad antes de COVID-19.

"Los gobiernos se centran en su estabilidad fiscal y probablemente buscarán recuperar lo que se gastó en la pandemia," dice Eng Ping Yeo, EY Asia-Pacific Tax Leader. "Esto significa que el ritmo ya de por sí rápido del cambio legislativo y regulatorio podría acelerarse. Las empresas también tienen que lidiar con una mayor aplicación de la ley fiscal, lo que ejercerá presiones adicionales sobre los recursos”.

Los desarrollos de política más significativos han sido impulsados por el proyecto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para abordar los desafíos fiscales de la globalización y la digitalización de la economía, incluido el acuerdo de octubre de 2021 sobre nuevas reglas de impuestos mínimos globales con un tasa de al menos 15 %.

Esta reforma fiscal global se establece en el contexto del cambio de política que se lleva a cabo en todo el mundo. En los Estados Unidos, por ejemplo, han habido propuestas para aumentar significativamente la tasa del impuesto corporativo del 21 % – aunque la legislación actual no incluye dicho aumento, las discusiones aún están en un estado de flujo. En el Reino Unido, la tasa de impuesto corporativo aumentará del 19 % al 25 % en abril de 2023 para todas las empresas afectadas. Y estos son solo dos ejemplos de cambios importantes y continuos.

Las dificultades a las que se enfrentan las organizaciones en este cambiante panorama fiscal global son significativas. Según la encuesta EY International Tax and Transfer Pricing Survey de 2021, el 76 % de los encuestados dicen que están siendo desafiados por el gran volumen, ritmo y complejidad de las reformas fiscales globales. Pero esto es solo una parte de la imagen.

"Aunque mantenerse al día con el panorama normativo y legislativo es fundamental, los equipos de impuestos también están teniendo que lidiar con los cambios en las obligaciones de declaración", dice Bridget Walsh, EY EMEIA Tax Managing Partner. “Las autoridades fiscales se han vuelto cada vez más sofisticadas en los últimos años y un cambio continuo a la presentación digital, sumado a un movimiento hacia la presentación de informes en tiempo real o casi en tiempo real, está aumentando los requisitos de cumplimiento, riesgo y costo”.

Según la encuesta TFO, el 59 % de los encuestados cree que cumplir con los requisitos de declaración de impuestos digitales emergentes aumentará el costo de ejecutar las funciones fiscales y financieras.

El costo del cumplimiento también será considerable: el 83 % de todas las empresas espera gastar al menos 5 millones de dólares (un promedio de 11.1 millones de dólares) para cumplir con los requisitos emergentes de presentación de impuestos digitales durante los próximos cinco años (aumentando al 92 % para las empresas con ingresos de 30 mil millones dólares o más y un gasto promedio de 13.2 millones de dólares).

Declaraciones de impuestos digitales emergentes

59 %

de los encuestados cree que el cumplimiento de los requisitos de declaración de impuestos digitales emergentes aumentará el costo de ejecutar la función de impuestos y finanzas.

Como siempre ocurre, el cumplimiento no es opcional. Pero a medida que las autoridades fiscales buscan recuperar el apoyo brindado durante la pandemia y reducir el cumplimiento y la declaración de impuestos, es probable que estos cambios tengan un efecto significativo en los próximos años. Tal vez no sea sorprendente entonces que la encuesta EY Tax Risk and Controversy Survey de 2021 identificara que el 53 % de los líderes fiscales espera una mayor aplicación de impuestos en los próximos tres años.

Dos personas en reunión
(Chapter breaker)
4

Capítulo 4

Los datos y la tecnología adecuados pueden ayudar

Los datos y la tecnología ayudaron a las empresas a sobrevivir a la pandemia y ahora muchas buscan soluciones para mantenerse conectadas y en cumplimiento.

El acceso a los datos actualizados y a la tecnología es clave para lograr transparencia en el panorama fiscal global en constante cambio. Esto se hizo muy claro para muchas organizaciones durante la pandemia, ya que los equipos de impuestos y finanzas, muchos de los cuales estaban separados de los archivos de su lugar de trabajo, lucharon por cumplir con las obligaciones básicas de cumplimiento, como presentar declaraciones de impuestos y lidiar con la actividad de auditoría de las autoridades fiscales.

Las funciones fiscales y financieras también pueden aportar más valor a toda la empresa cuando tienen tecnología avanzada y datos a su disposición, porque son capaces de proyectar mejor las implicaciones fiscales de decisiones de negocio que van desde adquisiciones y disposiciones hasta el impacto de los cambios en las leyes fiscales.

 

La C-suite ha reconocido el papel importante que juega la tecnología y cómo las funciones fiscales y financieras pueden ser socios de valor agregado para el negocio. El 37 % de los encuestados (incluido el 41 % de los directores financieros) cree que la falta de un plan sostenible para los datos y la tecnología es el mayor obstáculo para lograr la visión de su función fiscal y financiera. Esto se eleva al 50 % para las empresas más grandes con ingresos de más de 30 mil millones de dólares. Lo anterior demuestra claramente que hay mucho trabajo de transformación por hacer.

La tecnología puede ser un gasto significativo para el presupuesto de un equipo de impuestos. En promedio, quienes respondieron la encuesta TFO dicen que gastarán 4 millones de dólares en tecnología fiscal durante los próximos tres años. Mientras tanto, una gran cantidad de empresas buscan reducir costos y trabajan para desarrollar internamente las capacidades tecnológicas necesarias.Por lo tanto, no es sorprendente que el 56 % haya priorizado el trabajo con un proveedor que tenga capacidades significativas en datos, tecnología y la entrega de centros de servicios compartidos –aumentando hasta el 68 % para aquellas empresas con ingresos anuales de más de 30 mil millones de dólares.

"La transformación digital que permite ofrecer servicios innovadores en finanzas, contabilidad e impuestos, está ayudando a las organizaciones a obtener información estratégica más relevante y procesable para su negocio, a menudo con un costo más bajo", dice Daniel Goff, Vice President, Worldwide Tax and Trade, Microsoft. “Pero la transformación se ve diferente para diferentes empresas. Algunos quieren desarrollar capacidades internas. Algunos prefieren fusionarse con un proveedor. A menudo, es mejor adoptar un enfoque híbrido. Las empresas que emprenden tales transformaciones están mejor posicionadas para redirigir los recursos y enfocarse en las cuestiones financieras y fiscales más estratégicas”.

  • Tres puntos a tener en cuenta según Goff:

    1. Evaluar los procesos utilizados internamente para optimizar el uso existente de la tecnología empresarial, obtener datos de alta calidad de manera eficiente y proporcionar información comercial a la organización en tiempo real.
    2. Determinar si cada pieza del ecosistema de IT se alineará con los requisitos futuros de generación de informes, riesgos y gobernanza.
    3. Mirar a los proveedores de servicios administrados que tengan las mejores capacidades de tecnología fiscal de su clase, tanto ahora como en el futuro, y asegurarse de que el ecosistema y la hoja de ruta tecnológica de la organización estén alineados.
Mujer corriendo a lo largo del río
(Chapter breaker)
5

Capítulo 5

4 pasos para una transformación exitosa

La evaluación continua es clave para una transformación exitosa, ya sea de <em>co-sourcing</em>, la construcción de capacidad interna o un híbrido de ambos.

La transformación brinda a los líderes fiscales y financieros el poder de dar forma a la estrategia, innovar y tener un mayor impacto en el negocio. Puede transformar los impuestos de una función de cumplimiento, de negocio "como de costumbre" en una que ayude a los líderes de la organización a comprender el panorama completo de decisiones empresariales más amplias.

Las funciones de impuestos y finanzas necesitan una estrategia de transformación que sea holística, flexible y tenga el alcance para evolucionar y adaptarse a los cambiantes panoramas de talento, regulatorios y tecnológicos para estar lo más preparados posible para el futuro.

La transformación puede tomar muchas formas. Algunas empresas pueden decidir abordar estos desafíos internamente. Otros pueden invertir en un acuerdo de co-sourcing. Muchos elegirán un modelo híbrido con elementos de ambos. Sin embargo, no existe un enfoque único para todos; las empresas deben elegir su propio camino a seguir.

Los siguientes pasos pueden actuar como una guía para una transformación exitosa y sólida:

1. Volver a evaluar el modelo operativo
 

Incluso si ha realizado cambios transformadores en su modelo operativo, se deben realizar evaluaciones continuas para mantenerse actualizado. Sus prioridades en torno a los controles de costos, la creación de valor y la gestión de riesgos pueden cambiar a medida que reevalúe cómo la función de impuestos y finanzas contribuye a la estrategia de negocio general. La evaluación continua lo ayudará a identificar brechas en las personas y la tecnología a medida que busca preparar su modelo operativo para el futuro.

2. Determinar qué se mantiene internamente

Puede decidir sobre la entrega interna de actividades que considere de mayor valor y mejor calidad — por ejemplo, planificar o gestionar la controversia fiscal. Sin embargo, para hacerlo con éxito, se requiere un grado de transformación interna para optimizar a las personas, los procesos de datos y la tecnología existentes.

 
3. Decidir qué se subcontrata

Puede ser más ventajoso subcontratar algunas actividades, especialmente aquellas que son más rutinarias, como la finalización de declaraciones de impuestos, presentaciones regulatorias y recopilación de datos. Las tareas altamente repetibles, impulsadas por datos y basadas en reglas pueden realizarse de manera más eficiente a través del co-sourcing con un tercero.

 
4. Considerar un enfoque híbrido

Puede decidir que un enfoque híbrido funciona mejor: continuar siendo propietario de algunos procesos y actividades fiscales y financieros críticos, mientras que subcontrata a otros. El enfoque híbrido más eficaz puede mejorar tanto la eficacia como la eficiencia al mismo tiempo que empodera a su gente para que se conviertan en socios de valor agregado para la empresa centrándose en actividades que mejoran los resultados. Conectar las actividades internas y de fuentes compartidas proporcionará un mayor valor.

Si bien un enfoque interno le permite desarrollar y hacer crecer su propio equipo y mejorar el control y la flexibilidad, la contratación conjunta con un tercero puede reducir los costos fiscales generales, controlar los gastos de IT impredecibles y redirigir los recursos internos a actividades más estratégicas. También permite a las organizaciones aprovechar las inversiones considerables y continuas del proveedor en el talento y la tecnología necesarios para mantenerse al día con un mundo en constante cambio.

 

Resumen

La transformación de las funciones fiscales y financieras pasó de ser una ambición a convertirse en realidad para la mayoría de las empresas, según la encuesta EY Tax and Finance Operations Survey de 2022. La pandemia de COVID-19 es en parte responsable, agravando los desafíos en torno al talento y complicando aún más un panorama legislativo y regulatorio fiscal ya de por sí complejo. Las empresas que están experimentando una transformación están eligiendo una serie de enfoques, desde subcontratar algunas actividades hasta mejorar sus propias capacidades internas. En muchos casos, están adoptando un enfoque híbrido que se adapte mejor a sus necesidades individuales.

Acerca de este artículo

Autores
Dave Helmer

EY Global Tax and Finance Operate Leader

Ayudar a las empresas a reimaginar la función de impuestos y finanzas. Orador. Apasionado corredor. Esposo y padre de siete hijos.

Albert Lee

EY Global Tax Technology and Transformation Co-Leader y Asia-Pacific Tax Technology and Transformation Leader

Líder tecnológico en el mundo de los impuestos. Apasionado por la innovación.

Kurt Neidhardt

Global Co-Leader and Americas Leader, Tax Technology and Transformation

Futurólogo de la función fiscal. Un constructor de carreras probado. Le encanta forjar diversas habilidades y personalidades en equipos poderosos. Amante de los coches y fanático del fitness.

Charles Davis

EY Global Tax Knowledge Leader

Economista y profesional de la investigación con experiencia y centrado en el comercio.