¿Pueden los datos proporcionar la confianza para reescribir los términos del comercio?

Por

Shaun Crawford

EY Global Vice Chair – Industry

Impulsar soluciones diseñadas para reformar los mercados globales y la industria a través de la convergencia y la disrupción.

9 minutos de lectura 9 oct 2019

Mostrar recursos

Para que la economía mundial prospere, necesitamos que el comercio fluya fácilmente. ¿Cómo podemos devolver la confianza a un sistema que se está quebrando?

La economía mundial prospera cuando el comercio fluye fácilmente. Pero las guerras arancelarias, las políticas proteccionistas y la incertidumbre regulatoria han llevado al comercio mundial a la crisis. Los modelos de negocio y las relaciones establecidas se están rompiendo. Los problemas sistémicos que han frenado el flujo del comercio durante décadas están empeorando la situación, y es más difícil para las organizaciones responder. Creemos que es hora de que el comercio se transforme.

Mejores datos y tecnologías más inteligentes han revolucionado casi todos los rincones de la vida organizacional, pero cuando se trata del comercio mundial, ese no es el caso. Desde las finanzas, pasando por el transporte marítimo y la logística, demasiadas cosas dependen todavía de procesos notablemente primitivos, a pesar de los enormes flujos de dinero y bienes implicados.

A veces esto se debe a que los sistemas propios de la organización no están suficientemente automatizados. Otras veces es porque están participando en una red de relaciones comerciales donde los actores clave no han invertido en mejor tecnología.

Como consecuencia, las organizaciones se ven obligadas a trabajar con datos sobre el comercio que a menudo son incompletos y poco fiables. Viene de múltiples fuentes y con frecuencia es contradictoria, o simplemente errónea. Se producen errores. Los gobiernos no recaudan la cantidad correcta de impuestos. Las empresas no aprovechan plenamente los acuerdos de libre comercio que tienen por objeto beneficiarlas y fomentar el comercio.

Cuando no se puede confiar en los datos, no se pueden utilizar para tomar mejores decisiones empresariales. Esto es dolorosamente frustrante para los líderes. Quieren establecer una dirección estratégica para su organización, pero con demasiada frecuencia se ven obligados a realizar acciones apresuradas y tácticas porque no tienen una visión completa y fiable de lo que realmente está sucediendo. Y esta falta de confianza se propaga como un virus. Crea fricción, costos altos y riesgo a través de las redes comerciales conectadas. Desalienta la colaboración y la innovación. Crea una gran incertidumbre económica. Y desacelera el progreso hacia mejores formas de trabajar.

El comercio ha alcanzado un punto de inflexión

Desde hace algún tiempo, las ineficiencias de las redes comerciales han sido aceptadas como un costo del comercio global. Pero se están convirtiendo rápidamente en inaceptables.

Tomemos el ejemplo de un fabricante de automóviles que envía motores fabricados en España a Sudáfrica para el ensamble. Debería tomar dos días para realizar todo el recorrido. Sin embargo, el negocio añade un buffer de medio día porque los retrasos en el tránsito son comunes. Tal vez a su llegada a puerto la información de embarque está incompleta, la declaración de aduana es errónea o el país de origen no se puede establecer correctamente.

El buffer para acomodar el retraso agrega costo, pero la alternativa — detener la línea de montaje porque los motores no han llegado — es impensable.

Esta forma de trabajar puede costar a un fabricante típico de automóviles miles de millones de dólares al año. En un momento en que los aranceles, las regulaciones, los acuerdos comerciales y las relaciones políticas son relativamente estáticos, es un costo que podría ser absorbido. Pero en tiempos de crisis, cuando un gobierno puede cambiar su política comercial establecida en un abrir y cerrar de ojos, lo que está en juego es mucho mayor. El costo, el riesgo y las incertidumbres creadas por el funcionamiento actual del comercio se han vuelto intolerables.

¿Dónde está la revolución tecnológica?

Es irónico: nos enfrentamos a una crisis comercial, al igual que deberíamos estar entrando en una nueva y emocionante era del comercio mundial.

En todos los sectores e industrias, innovaciones como la analítica avanzada de datos, blockchain y la inteligencia artificial están creando nuevas oportunidades y transformando lo que es posible. Eso está empujando a los líderes a desafiar las suposiciones básicas sobre lo que hacen, cómo lo hacen y por qué su organización existe.

Debemos ser igual de disruptivos e innovadores cuando pensamos en la tecnología para el comercio. El impacto de las tecnologías que permiten a la gente confiar y actuar sobre los datos podría — y debería — ser tan revolucionario como la introducción del contenedor de transporte.

No se trata simplemente de eliminar costos y evitar demoras, o de mejorar el rendimiento financiero. Cuando las organizaciones confían en sus datos comerciales, pueden utilizarlos para transformar sus operaciones y generar mayor valor.

Por ejemplo, podrían cumplir eficazmente sus obligaciones en relación con el cambio climático, desempeñar un papel constructivo en la lucha contra problemas como la trata de seres humanos y crear un valor sostenido y a largo plazo para todos sus stakeholders.

¿Cómo avanzamos?

De cara al futuro, los datos de confianza serán cada vez más importantes. Creemos que la forma en que las organizaciones crean valor está cambiando. Cualquiera que sea la industria o el sector en el que se encuentre, su capacidad para tener éxito estará determinada por su capacidad para jugar en ecosistemas colaborativos que generen valor para todos sus participantes. Los datos confiables no son solo el precio de la admisión; son el lazo que mantiene unidos a estos ecosistemas y les permite prosperar.

Entonces, ¿ahora qué? Hay acciones inmediatas que cualquier organización puede realizar ahora para ayudarles a responder mejor a la crisis que enfrentamos hoy, y posicionarlos para el futuro.

1. Construir una perspectiva integrada sobre el comercio

Las cuestiones de comercio caen típicamente en silos organizativos, por lo que rara vez hay un individuo o equipo que establezca la dirección estratégica o asuma la responsabilidad general. El resultado es un aumento del costo y del riesgo. Esto tiene que cambiar.

Si se reúne a las personas clave con intereses en el comercio – desde el cumplimiento y la cadena de suministros hasta las finanzas y los impuestos – y se les proporciona datos en los que confían, pueden empezar a formar una visión global de la forma en que las regulaciones dinámicas y otros cambios del mercado están afectando a su negocio. La creación de un equipo de comercio virtual rompe los silos para facilitar el intercambio de información y capacita a las personas para tomar decisiones basadas en una visión informada por datos de lo que creará o protegerá el valor.

2. Dar forma a una respuesta coherente

Con una visión general completa y basada en datos de lo que está sucediendo, este grupo puede alejarse de las acciones tácticas y reactivas y comenzar a dar forma a una estrategia comercial proactiva que incluya una respuesta más coherente a un entorno regulatorio global dinámico. El equipo será capaz de identificar el impacto potencial de las condiciones y requisitos cambiantes, y responder más rápidamente.

Un enfoque activo para cambiar los aranceles globales y las relaciones comerciales podría proporcionar oportunidades de ahorro a través de la contratación estratégica, el cambio de las ubicaciones de fabricación y la implementación de estrategias de planificación de derechos como la utilización del Tratado de Libre Comercio, al tiempo que se mantiene el cumplimiento comercial.

3. Aumentar la eficiencia de la red comercial

Con una perspectiva integrada, las organizaciones pueden anticiparse a los problemas de la cadena de suministros, identificar sus causas e impulsar la eficiencia continua en toda su red comercial. Esto significa que pueden responder rápidamente a los cambios, eliminar costos, acelerar su velocidad de comercialización, ser más competitivos y desarrollar modelos de negocio más ágiles, sin poner en peligro el cumplimiento de las normativas.

Obtener una mayor visibilidad significa que las organizaciones pueden optimizar los flujos comerciales a medida que los productos se mueven a lo largo de la cadena de suministros para evaluar el rendimiento e identificar oportunidades. Por ejemplo, esto podría incluir la mejora de la gestión del nivel de existencias para aumentar el cumplimiento mediante un mejor control, la reducción de los costos de transporte mediante la optimización de los niveles de existencias y los despachos de aduanas, y un mejor cumplimiento del servicio de atención al cliente.

4. Impulsar un uso más inteligente de mejores datos

A medida que mejores datos comienzan a impulsar decisiones más inteligentes, hay valor en las organizaciones que construyen sistemas robustos de gestión de datos. Estos deben ir más allá de los silos funcionales y permitir la plena participación en redes comerciales más amplias y basadas en datos.

Estos sistemas permitirán a las organizaciones recopilar, depurar y consolidar todos los datos comerciales que necesiten. Tendrán acceso a la analítica de datos que proporcionan información clave sobre el comercio. Y convertirán esos conocimientos en inteligencia empresarial integral y actualizada que permitirá a los líderes tomar decisiones informadas que mejoren el negocio hoy y lo posicionen para el éxito mañana. Esto podría incluir el uso de analítica de datos para identificar oportunidades de ahorro de obligaciones a través de la cadena de suministros de extremo a extremo, mejorar la visibilidad para identificar posibles vacíos de cumplimiento y utilizar programas de operadores de confianza para validar el cumplimiento.

5. Comprometerse con la tecnología disruptiva con confianza

Una perspectiva más amplia sobre el comercio proporciona una visión mucho más clara de qué tecnologías disruptivas ayudarán a las organizaciones a alcanzar sus objetivos estratégicos a largo plazo. La comparación con lo que hacen los competidores, la tecnología disponible y la comprensión del impacto y la integración de los sistemas heredados pueden crear una hoja de ruta tecnológica disruptiva. Esto permite a las organizaciones invertir en las innovaciones tecnológicas que impulsarán la ventaja competitiva, integradas en su plan más amplio de transformación digital.

Todo el mundo se beneficia cuando el comercio funciona mejor. El cambio de las redes comerciales lentas e ineficientes que vemos hoy en día a los ecosistemas colaborativos e informados de datos del mañana, construidos sobre la base de una inteligencia confiable, es una oportunidad para la innovación. Los líderes que trabajan para dar forma a ese futuro pueden asegurar su lugar en la nueva era del comercio mundial.

  • Next Wave of Global Trade de EY: convocando a innovadores para nuevos modelos y nuevas cadenas de suministros

    EY, nuestra iniciativa NextWave Global Trade está reuniendo a organizaciones de múltiples sectores y organismos públicos de múltiples jurisdicciones, en un esfuerzo concertado para dar forma a este futuro.

    También estamos trabajando con fabricantes individuales, bancos, aseguradoras, transportadores y proveedores de logística que se están transformando a nivel estructural: somos pioneros en modelos de negocio innovadores o en nuevas formas de cadena de suministros.

Resumen

El actual clima político y regulatorio del mundo ha empujado al comercio mundial hacia un estado de crisis. Al mismo tiempo, estamos entrando en una nueva era en la que los datos y la tecnología están cambiando fundamentalmente la forma en que se lleva a cabo el comercio. Lo que antes era imposible ahora se está convirtiendo en realidad. Las organizaciones deben tener confianza en el centro de sus planes comerciales mundiales para responder mejor a los desafíos y asegurar su lugar en esta nueva era del comercio.

Acerca de este artículo

Por

Shaun Crawford

EY Global Vice Chair – Industry

Impulsar soluciones diseñadas para reformar los mercados globales y la industria a través de la convergencia y la disrupción.