6 minutos de lectura 29 jul. 2020
Personas de negocios conservando distanciamiento social trabajando al aire libre

Cómo COVID-19 reforma las necesidades de salud mental de los trabajadores

Por Pamela Spence

EY Global Health Sciences and Wellness Industry Leader and Life Sciences Industry Leader

Embajadora del rendimiento basado en los resultados y el envejecimiento saludable. Defensora de las mujeres.

6 minutos de lectura 29 jul. 2020
Temas relacionados Talento Salud

A medida que aumentan los factores estresantes relacionados con COVID-19, los empleadores que priorizan la salud mental de sus trabajadores ganarán ventaja en la lucha por el mejor talento.

Los empleadores de todo el mundo están luchando con el problema de cómo dar la bienvenida de forma segura a sus empleados de vuelta a la oficina. Este es un desafío importante ya que la pandemia de COVID-19 requiere que las organizaciones ajusten significativamente sus operaciones para priorizar el bienestar humano. Al hacerlo, deben reinventar el concepto de trabajo.

Está claro que un entorno físico seguro es esencial para que los empleados se sientan seguros al volver al lugar de trabajo. En ausencia de una terapia o vacuna para COVID-19, las organizaciones deben hacer todo lo posible para proteger a su personal de la exposición al virus.

Como mínimo, los empleadores deberán crear nuevos protocolos relacionados con el mantenimiento y la utilización del espacio físico, que incluyan programar regularmente limpiezas profundas de las instalaciones y reorganizar el mobiliario de oficina para promover el distanciamiento físico. También se requerirá que los empleados adopten nuevos comportamientos, incluido el uso rutinario de máscaras faciales y controles regulares de temperatura.

Los resultados del EY Future Consumer Index refuerzan lo importante que es para los empleadores repensar los espacios comunes para hacer que sus trabajadores se sientan seguros. De los casi 13.000 consumidores encuestados en 13 países, el 37% indicó que pasarían meses o años antes de que la normalidad regresara al entorno laboral, y el 64% indicó que son más cautelosos con su salud física. De hecho, más de dos tercios de las personas (57%) notaron que se sentirían extremadamente incómodos o incómodos usando el transporte público debido al potencial de exposición a COVID-19.

Este mayor deseo de salvaguardar la salud requirió que las tiendas de comestibles y las farmacias, que en gran parte permanecieron abiertas durante la pandemia, encontraran nuevas soluciones. Las empresas líderes instalaron barreras en el check-out para proteger a los cajeros, crearon rutas unidireccionales dentro de las tiendas y limitaron el número total de compradores en un momento dado.

Al controlar el movimiento de las personas y limitar el contacto casual, estos pasos no solo limitaron la propagación de COVID-19, sino que también ayudaron a los minoristas a generar confianza con el público. No es casualidad que muchos de los pasos que los empleadores en el entorno no minorista están implementando ahora reflejen los emprendidos por estas empresas esenciales.

Sin embargo, la salud física no es el único componente del bienestar: la salud mental también es clave. Antes de la llegada de COVID-19, la salud mental ya era un problema urgente, si en gran medida no se reconoció, en el lugar de trabajo. Las investigaciones de un proveedor de software sugieren que el 94% de los trabajadores estadounidenses y británicos se sienten estresados en el trabajo, con casi un tercio diciendo que sus niveles de estrés son altos a insostenibles.

La pandemia de COVID-19 ha aumentado aún más la importancia de la salud mental. Durante la crisis, las personas han luchado con el dolor por la pérdida de un ser querido, el aislamiento y la soledad, la ansiedad generalizada por el futuro y la sobrecarga causada por trabajar muchas horas o hacer malabares con el trabajo con otros compromisos como el cuidado de los niños. También es posible que se hayan preocupado por perder sus trabajos.

Bienestar en el lugar de trabajo

94%

de los trabajadores de EE. UU. y el Reino Unido se sienten estresados en el trabajo, y casi un tercio dice que sus niveles de estrés son altos o insosteniblemente altos.

Una encuesta realizada por Qualtrics en abril de 2020 encontró que el 44,4% de los nuevos trabajadores remotos dijeron que su salud mental había disminuido desde el brote de la pandemia. Los resultados del Future Consumer Index hacen eco estos hallazgos: el 83% de los encuestados citó una disminución en la productividad debido al trabajo desde casa.

Regresar a la oficina no necesariamente mejorará la salud mental de todos los empleados si existen preocupaciones sobre la salud física.

De hecho, las preocupaciones sobre la posible exposición a COVID-19 podrían hacer que una fuerza laboral ya ansiosa se sienta aún más aprensiva. Según la Organización Mundial de la Salud, dos de los mayores contribuyentes al aumento de la ansiedad en el lugar de trabajo son las políticas inadecuadas de salud y seguridad y las malas prácticas de comunicación y gestión.

Bienestar de los trabajadores remotos

44.4%

de los nuevos trabajadores remotos dijeron que su salud mental había disminuido desde el estallido de la pandemia.

Para retener a los mejores y más brillantes talentos y generar confianza con sus trabajadores, los empleadores deben incorporar el apoyo al bienestar mental en sus programas de regreso al trabajo y comunicar claramente los pasos que tomarán para mantener a los trabajadores seguros. Se requieren dos pasos clave para reforzar la resiliencia de los empleados en el mundo postpandémico. Son:

  1. Ampliación de los beneficios de bienestar mental para garantizar el apoyo a las personas que lo requieran o que corran mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental en el futuro.
  2. Reorganización del espacio de trabajo físico e introducción de cambios de comportamiento para que los empleados se sientan más seguros.

Aquí, las soluciones tecnológicas pueden desempeñar un papel clave. Por ejemplo, las plataformas de colaboración se pueden utilizar como alternativa a las reuniones cara a cara, la tecnología sin contacto se puede adoptar en las canteras del lugar de trabajo y el personal se puede desarrollar utilizando herramientas de formación virtuales en lugar de presenciales. Potencialmente, los sensores se pueden utilizar para rastrear los movimientos de las personas y supervisar el distanciamiento social.

Los empleados incluso pueden estar preparados para compartir sus datos a través de aplicaciones de seguimiento de contactos si esto los mantiene físicamente bien y permite que su organización siga operando en caso de otro brote. Basado en los resultados del Future Consumer Index, casi el 56% de las personas compartirán sus datos personales si ayuda con la prevención de enfermedades.

Pero para mantener la confianza con los trabajadores, los empleadores deben asegurarse de que sus empleados mantengan el control de estos datos. Los empleados, no los empleadores, deben ser los que decidan quién tiene acceso a sus datos personales cuando — y bajo qué condiciones. Esto significa que si los empresarios utilizan aplicaciones de seguimiento de contratos desarrolladas por terceros, los representantes de los trabajadores deben participar en la verificación de esos desarrolladores de aplicaciones. El manejo irresponsable de los datos es una de las formas más rápidas de perder la confianza de los consumidores y, en la actualidad, más de un tercio de los consumidores encuestados por EY confían plenamente en que los proveedores de tecnología manejen sus datos personales de forma adecuada.

Además de hacer que el entorno físico sea más seguro, la tecnología puede ayudar a desarrollar una salud mental sólida. Los empleadores pueden poner a disposición de sus empleados una serie de soluciones, incluidas aplicaciones de atención plena, chatbots y visitas de telesalud con proveedores de salud mental. Estas soluciones tecnológicas pueden complementarse con políticas más liberales sobre licencias por enfermedad y vacaciones, así como con mecanismos de retroalimentación que permitan a los empleadores escuchar las inquietudes de los empleados y utilizar los datos para responder de manera rápida y adecuada.

Muchos empleados, especialmente aquellos que se han sentido aislados durante la pandemia, regresarán felizmente a sus lugares de trabajo, siempre y cuando crean que es seguro hacerlo. Otros querrán seguir trabajando desde casa. Para competir por el talento de manera efectiva, las organizaciones deben proporcionar políticas flexibles que respalden los cambios a largo plazo en las prácticas de trabajo.

Estas políticas también deben reconocer que, en el futuro, es probable que toda la noción de "ir a la oficina" sea más intencional. Las personas se reunirán en espacios de trabajo compartidos para actividades específicas, como la integración y el intercambio de ideas, que pueden ser menos eficaces si se realizan a distancia.

La salud y seguridad de los empleados es fundamental para la creación de valor a largo plazo. Los empleadores que no inviertan en el bienestar de su gente tendrán dificultades para retener a sus empleados más productivos y se quedarán atrás frente a sus rivales. Por lo tanto, a medida que las organizaciones reestructuran su futuro, deben considerar cómo pueden reforzar tanto el bienestar físico como mental de su fuerza laboral. También deben capacitar a los empleados para que estén completamente presentes durante lo que probablemente sea un período prolongado tanto de disrupción como de oportunidad.

Resumen

Uno de los mayores desafíos para las empresas es garantizar que sus empleados puedan volver de forma segura al entorno de la oficina después de la pandemia de COVID-19. Los empleadores que dan prioridad al bienestar humano, tanto físico como mental, obtendrán una ventaja competitiva significativa en términos de retención de talento y creación de valor a largo plazo.

Acerca de este artículo

Por Pamela Spence

EY Global Health Sciences and Wellness Industry Leader and Life Sciences Industry Leader

Embajadora del rendimiento basado en los resultados y el envejecimiento saludable. Defensora de las mujeres.

Temas relacionados Talento Salud