¿Cómo mantener la resiliencia ante una ola de reclamos de COVID-19?

Es probable que COVID-19 provoque un aumento de las disputas y reclamos impugnados. Las empresas que tomen medidas proactivas ahora pueden mitigar su impacto.

Este artículo es parte de una serie sobre la resiliencia de la empresa durante COVID-19.

En la confusión y en lo impredecible que caracteriza el impacto económico de COVID-19, un resultado es seguro: habrá una ola de controversias. Esto adoptará muchas formas, entre ellas: disputas y reclamaciones por interrupción de negocios y cancelación de eventos; disputas contractuales, en particular dentro de las cadenas de suministros; disputas por fusiones y adquisiciones; y demandas colectivas tanto de empleados como de consumidores. Las compañías de seguros y las empresas ya se están preparando para los conflictos sobre si las pólizas de interrupción del negocio y otras pólizas, como el seguro de crédito, cubren el riesgo de pandemia.

Es probable que el riesgo y las repercusiones que se deriven de ello sean importantes – Lloyd's de Londres ha estimado una pérdida total proyectada de 203 billones de dólares para la industria de seguros solamente debido a COVID-19. Las medidas prácticas que se tomen ahora pueden proteger el valor organizacional para el futuro.

El impacto de COVID-19

US$203b

Pérdida total proyectada para la industria de seguros debido a COVID-19. (Fuente: Lloyd's de Londres, mayo de 2020.)

Adaptación de las operaciones

La historia muestra que las crisis económicas suelen provocar un aumento de los litigios, y esperamos una recesión mundial como resultado de COVID-19. Inevitablemente habrá un aumento en los reclamos de seguros impugnados, disputas entre clientes y proveedores, y comportamiento oportunista. Así que, cuando llegue el aumento, "quién pagará" – ¿y cómo pueden los negocios prepararse para las consecuencias?

Uno de los mayores retos de la adaptación a esta disrupción será primero entender cómo se desarrollará. Muchas empresas lucharán por modelar el impacto de la pandemia en el negocio y desarrollar una respuesta apropiada. También puede ser difícil identificar rápidamente qué cobertura de seguro puede ser impugnada y desarrollar estrategias para minimizar la exposición financiera asociada. Las organizaciones necesitarán minimizar proactivamente el riesgo de ser demandadas por los proveedores, clientes o empleados o de ser sancionadas y multadas por un regulador.

Tres acciones clave pueden ayudar a superar estos desafíos:

  1. Aplicar la tecnología y las técnicas de modelización más avanzadas para desarrollar una visión multidimensional del impacto potencial de la pandemia. La modelización de diferentes escenarios "what if" (qué pasaría si) puede dar a las empresas una idea de cómo evolucionarán el brote y la recuperación económica y ayudarlas a prepararse para las implicaciones en las operaciones.
  2. Acelerar la reunión y el análisis de los datos y la documentación relacionados con la exposición utilizando tecnología avanzada y un marco de diagnóstico apropiado. Esto puede utilizarse luego para informar la planificación de escenarios de exposición de reclamaciones y litigios y para desarrollar posibles estrategias de mitigación.
  3. Elaborar planes basados en la modelización y los escenarios, y comunicarlos eficazmente a los stakeholders internos y externos, incluidos los organismos reguladores. Es importante que los reguladores de la industria tengan una visión completa de la verdadera exposición de las aseguradoras, así como de cómo planean responder. Esto ayuda a gestionar los riesgos de solvencia y a garantizar que los clientes reciban un trato justo.

Construyendo la resiliencia

Al salir de la primera fase de la pandemia, la esperada recuperación económica en forma de sierra creará una incertidumbre constante y la necesidad de adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes. Las empresas y sus aseguradoras se verán obligadas a reforzar la resiliencia, al tiempo que reformarán sus organizaciones para que sean aptas para su propósito.

Uno de los retos de la fase de recuperación será equilibrar la necesidad de resolver las controversias críticas para las empresas de manera que se maximice la recuperación financiera o se minimice la exposición financiera – dependiendo de la perspectiva – al tiempo que se preserva la reputación de la empresa y se salvaguardan las relaciones comerciales a largo plazo.

Con el impacto de esta pandemia sin precedentes en la era empresarial moderna, pocas organizaciones, si es que hay alguna, tendrán la experiencia y las capacidades internas necesarias para navegar por sus complejidades. Muchas empresas tendrán que reunir equipos de especialistas para acceder a la experiencia necesaria. También hay una enorme complejidad dada la diversa gama de impactos de COVID-19, lo que significa que el mero volumen de datos e información a considerar puede abrumar a algunas empresas. La tecnología puede ayudar en este sentido, pero sólo si se despliega con talento especializado.

Tres puntos de acción pueden ayudar a las organizaciones a construir resiliencia:

  1. Desarrollar un modelo bien documentado de los posibles resultados y respuestas, aprovechando los conocimientos especializados de una serie de disciplinas.
  2. Identificar y priorizar cómo serán las futuras relaciones comerciales clave. Las cadenas de suministros cambiarán, y la agresividad con la que las empresas presenten demandas judiciales puede depender de la probabilidad de que las relaciones comerciales continúen.
  3. Utilizar los conocimientos y las enseñanzas para rediseñar los procesos y la gestión de los riesgos comerciales. Esto será particularmente importante ya que los gobiernos y los reguladores querrán saber cómo se han fortalecido los modelos comerciales.

Las empresas pueden tomar medidas para mitigar el impacto de los reclamos creados por la disrupción de COVID-19. La utilización de datos y tecnologías para modelar los resultados, el aprovechamiento de los conocimientos especializados y el aprendizaje de las lecciones de la crisis pueden ayudar a las empresas a adaptar las operaciones a corto plazo y a la vez a prepararse para lo que se avecina.

Liderar a través de la crisis de COVID-19

Tenemos una visión clara de las preguntas críticas y las nuevas respuestas necesarias para la continuidad del negocio y la resiliencia.

Explorar

Responder más rápido. Recuperarse con más fuerza. Redefinir el futuro.

EY tiene una red global para guiarlo a través de COVID-19 y más allá. Lo ayudaremos a proteger su negocio del impacto financiero y de reputación de los reclamos y disputas para que pueda recuperarse con confianza.

 

Contáctanos

Resumen

La probabilidad de reclamos relacionados con COVID-19 es alta. El riesgo y el impacto de estos serán significativos y diversos, pero hay medidas prácticas que pueden adoptarse ahora para proteger el valor organizacional para el futuro.