5 minutos de lectura 15 may. 2018
photographer takes picture clear window drops water

Cómo la transparencia está transformando los impuestos en la era digital

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

5 minutos de lectura 15 may. 2018

A medida que continúa la revolución digital, los equipos fiscales deben aumentar su cooperación con la empresa y su apertura al mundo.

En opinión de Reijo Salo, Vicepresidente de Impuestos Corporativos de la empresa de energía con sede en Helsinki Fortum Corporation, la transparencia será el elemento de transformación que más llama la atención en el departamento fiscal del siglo XXI.

Anticipándose a la tendencia hacia el aumento de los requisitos de revelación de información, la empresa finlandesa de servicios públicos comenzó a publicar en 2012 un informe anual sobre la huella fiscal, que ofrece un análisis simplificado pero exhaustivo de las políticas, prácticas y pagos fiscales del grupo.

Desglosa las diversas formas de impuestos pagados por Fortum, incluyendo los impuestos sobre los beneficios, los bienes inmuebles, las primas de seguros, los derechos de importación, la eliminación de residuos y el uso de los recursos naturales.

"Muchos expresan sorpresa por la cantidad de formas en que se nos cobran impuestos y la cantidad total de impuestos que pagamos", dice Salo.

Acelerar el cambio

En todo el mundo, los departamentos fiscales están tratando de adaptarse a las crecientes demandas de transparencia invirtiendo en tecnología y colaborando y comunicándose más eficazmente con otras partes de la empresa, como las comunicaciones corporativas y los asuntos públicos.

La tecnología está impulsando este cambio, según Patrick Trapp, EY EMEIA Tax Performance Advisory Leader. "El hilo conductor de todo es la digitalización", dice. "Esta década verá una amplia gama de cambios en el departamento de impuestos, pero dondequiera que uno mire, la tecnología es casi siempre un impulsor clave."

A medida que las empresas se vuelven cada vez más digitales y que los datos fiscales fluyen con mayor facilidad, el ritmo de los ciclos fiscales ya se está acelerando.

Por ejemplo, en el pasado, la mayoría de las empresas podían liquidar sus cuentas del impuesto sobre el valor añadido (IVA) con las autoridades locales trimestralmente o, en algunos casos, mensualmente, porque había tiempo para evaluarlas. Pero hoy en día, muchas autoridades tributarias anfitrionas están utilizando la tecnología para integrarse en los procesos centrales de las transacciones.

"Los gobiernos ya saben cada vez más lo que se vende a quién y cuándo", dice Trapp. "Así que ya están en modo de cobro, a menudo antes de que las propias empresas sean conscientes de la obligación fiscal."

Trapp cree que todo tipo de compromiso de los contribuyentes con las naciones anfitrionas está destinado a convertirse en algo cada vez más digital:

  • Más países ampliarán el uso de la recopilación y el análisis de datos para crear casos de aumento de los ingresos.
  • En términos de cumplimiento, la comparación de datos se generalizará.
  • Las propias auditorías fiscales serán cada vez más electrónicas y muchas jurisdicciones solicitarán acceso directo en tiempo real a los sistemas de planificación de los recursos empresariales (ERP) de las empresas.
  • Los propios departamentos fiscales aprovecharán la tecnología, pasando de la dependencia de los datos de hojas de cálculo centrados en un solo país o región a una orientación más amplia de los datos con analíticas avanzadas.

"Utilizarán la tecnología para mejorar el rendimiento y optimizar mejor los impuestos en toda la empresa", dice Trapp.

La tecnología y los impuestos "estarán entrelazadas, y la mayor parte del trabajo que se realice en materia de planificación, información, cumplimiento o auditoría de carácter fiscal estará automatizado, avanzando a un ritmo acelerado".

Esta década verá una amplia gama de cambios en el departamento de impuestos, pero dondequiera que uno mire, la tecnología es casi siempre un impulsor clave.
Patrick Trapp
EY EMEIA Tax Performance Advisory Leader
Un empleado de impuestos en una pizarra transparente

Una cooperación más estrecha

Como las empresas tienen menos tiempo para responder a las autoridades fiscales, necesitarán trabajar más estrechamente con las operaciones en todo el mundo para tener una imagen más actualizada de la situación fiscal global de la empresa. Y la globalización está forzando a la función tributaria a cambiar a una postura más amplia y colaborativa dentro del grupo en general.

En el pasado, las empresas tendían a contar con importantes recursos fiscales in situ en casi todos los países en los que operaban. Pero a medida que los modelos y prácticas de impuestos locales se han ido automatizando y estandarizando, y a medida que más negocios globales trasladan las funciones de soporte a un modelo de servicios compartidos, también lo hace el departamento de impuestos.

Si se añade la digitalización de los procesos locales, la carga de trabajo comienza a cambiar de una situación centrada en el país a una situación en la que la mayor parte del trabajo tiene lugar en una función global.

"Es un futuro de tecnología, estandarización y un cambio de una visión local a una funcional", dice Trapp.

A medida que se centraliza, la función tributaria tendrá que forjar vínculos más estrechos con grupos como las comunicaciones corporativas y los asuntos públicos, ya que las empresas buscan ser proactivas en cuanto a sus mensajes relacionados con los impuestos y su relación con las autoridades tributarias.

"Al presentar un panorama más completo al mundo exterior, ayudamos a la gente a comprender cómo encajan los impuestos en la economía en general", dice Salo de la Corporación Fortum. "El papel de la educación y la persuasión se vuelve más crítico."

Al presentar un panorama más completo al mundo exterior, ayudamos a la gente a comprender cómo encaja el impuesto en la economía en general.
Reijo Salo
Fortum Corporation

Impulso a la transparencia

La tecnología también está acelerando el intercambio y análisis de datos, lo que conduce a una mayor transparencia.

Durante décadas, los altos ejecutivos fueron reacios a discutir públicamente la posición fiscal de una empresa. Pero es probable que iniciativas como el proyecto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y Cambio de Beneficios sobre Erosión Básica (BEPS, por sus siglas en inglés) hagan más accesible la información a las autoridades fiscales, así como a políticos y activistas que podrían argumentar que las empresas deberían pagar más impuestos.

"La práctica ha tendido a ser no compartir nada más allá de lo requerido por la ley y hablar de impuestos si y sólo si no había otra opción, y luego sólo en defensa de la reputación de la empresa y el flujo de caja", dice Gary Paice, EY Tax Performance Advisory, Global and Americas Leader.

"En el futuro, las compañías compartirán más información proactivamente como un medio de educar al público en cuanto a la extensión total de los impuestos pagados y para hacer frente a cualquier controversia potencial".

Una compañía a menudo oye las mismas preguntas una y otra vez, tales como preguntas sobre las variaciones en los impuestos que se pagan, según Salo de Fortum. Pero en medio de tantas complejidades, las respuestas cortas y sencillas a los grupos inquisitivos suelen dar lugar a más preguntas.

Por estas y otras razones relacionadas, Fortum decidió ser más proactivo y transparente a la hora de explicar sus pagos y prácticas fiscales, publicando su informe anual de impacto fiscal.

Junto con los ingresos fiscales totales de la empresa y un desglose por impuestos, el informe también presenta una visión general del funcionamiento interno del equipo del departamento fiscal. Por ejemplo, destaca las formas en que el departamento ayuda a su organización a lograr el cumplimiento, al mismo tiempo que ayuda a las unidades de negocio a planificar sus operaciones con mayor eficacia.

"Al ser abiertos, estamos informando a la gente sobre cuánto estamos contribuyendo a las comunidades que servimos", dice Salo. "Mejora las relaciones y la comprensión."

Una versión de este artículo fue publicada originalmente bajo el título Tax teams enter era of broader transparency en Tax Insights

Resumen

A medida que las empresas compartan más información fiscal, la función fiscal tendrá que forjar vínculos más estrechos con grupos tales como las comunicaciones corporativas.

Acerca de este artículo

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales