¿Cómo podemos ser inclusivos si no incluimos a todos?

16 minutos de lectura 31 may. 2021
Por Carmine Di Sibio

EY Global Chairman and CEO

Apasionado por nuestros clientes y el poder de nuestra organización global. Facilitador del crecimiento y la innovación. Constructor de relaciones. Fanático de los deportes.

16 minutos de lectura 31 may. 2021
Temas relacionados Talento Diversidad e inclusión

Los líderes empresariales tienen la responsabilidad de hacer que la inclusión sea aún más inclusiva. Nos inspira la forma en que Caroline Casey está ayudando a desbloquear las oportunidades de las personas con discapacidad.

En resumen
  • Al crear The Valuable 500, Caroline Casey contribuye a ampliar el diálogo sobre la importancia de la inclusión.
  • Aportar un pensamiento diverso a problemas complejos permite innovar, aprovechar el talento desaprovechado y tener un impacto positivo en la sociedad.
  • Estamos dando forma a un futuro más inclusivo en EY, para crear una cultura que incluya todas las identidades.

Hace ya muchos años que la inclusión apareció por primera vez en la agenda empresarial, y hoy es más importante que nunca. Cada vez son más las empresas que han asumido la verdad fundamental de que crear organizaciones más inclusivas es lo correcto – y lo más inteligente – que se puede hacer. La inclusión es algo que nos apasiona especialmente en EY, y nos ha motivado el impulso que ha cobrado en todo el mundo.

Esto ha sido especialmente cierto en el último año, que ha acelerado el debate de manera importante. Organizaciones de todos los sectores y zonas geográficas han reflexionado sobre sus prácticas y han asumido nuevos e importantes compromisos para ayudar a construir un entorno empresarial más inclusivo.

Es un recordatorio oportuno de que, como todo trabajo importante, el deber nunca está realmente terminado. Y, para los que nos dedicamos a hacer que nuestras empresas sean más acogedoras para todos, es una oportunidad para trazar un rumbo aún más ambicioso para el futuro.

La inclusión debe incluir a todos

Por eso me alegró tener la oportunidad de hablar con Caroline Casey recientemente.

Caroline es una galardonada empresaria social cuyo entusiasmo por ampliar la forma de pensar en la inclusión es contagioso. Es una antigua consultora de gestión, una WEF Young Global Leader, una oradora de TED y la fundadora y directora general de The Valuable 500.

También es legalmente ciega.

Como les dirá Caroline, las conversaciones que mantenemos hoy sobre la inclusión son importantes. Pero pueden, y deben, ir más allá. Por eso, para ayudar a ampliar el diálogo, creó The Valuable 500.

Inspirada en Fortune 500, The Valuable 500 se centra en llevar la inclusión de la discapacidad a la agenda de la C-Suite. Y es un tema que necesita defensores como Caroline. Porque aunque el 90% de las organizaciones dicen que les apasiona la inclusión, sólo el 4% tiene en cuenta la discapacidad en sus iniciativas de inclusión. Y lo que es peor, el 54% de las juntas directivas de todo el mundo nunca han mantenido una conversación sobre la discapacidad. Y aunque el 7% de los líderes ejecutivos tienen alguna experiencia de vida con la discapacidad, cuatro de cada cinco no lo han discutido o no lo han hecho saber a los demás.

Estadísticas como estas ponen de manifiesto por qué el trabajo de Caroline y The Valuable 500 son tan importantes. Con los compromisos de inclusión de la discapacidad de 330 CEO de 56 sectores y 36 países – que representan colectivamente más de 5 billones de dólares en ingresos y más de 12 millones de empleados – The Valuable 500 está motivando a las empresas de todo el mundo para que empiecen a pensar de forma más amplia y audaz en la inclusión.

The Valuable 500 está motivando a las empresas de todo el mundo para que empiecen a pensar de forma más amplia y audaz en la inclusión.

La lista de tareas que elaboró fue un importante recordatorio de los principios fundamentales de cualquier programa de inclusión: Dirigir con el reconocimiento de que la inclusión de base amplia consiste en dirigir con la cabeza y el corazón, se trata tanto del valor empresarial como del valor moral de la conexión y la igualdad de oportunidades; valorar las alianzas, algo que sabemos que es fundamental para la inclusión en EY; y hacer muchas preguntas – en un espacio que esté libre de juicios por "equivocarse".

En EY nos lo tomamos muy en serio.

Dando forma a un futuro más inclusivo en EY

Me enorgullece decir que EY ha formado parte de The Valuable 500 desde el principio. De hecho, EY dirigió la investigación inicial sobre la inclusión de la discapacidad para Valuable 500 que produjo las estadísticas anteriores.

Por supuesto, nuestro apoyo a The Valuable 500 es solo una parte de nuestro compromiso más amplio con la inclusión. Considero que es mi responsabilidad personal asegurarme de que creemos una cultura que incluya todas las identidades, de modo que nuestros 300.000 empleados se sientan cómodos trayendo todo su ser al trabajo cada día. Como dice Caroline, sabemos que así es como nuestra plantilla es más productiva — cabeza – pero también sabemos que es lo correcto — corazón.

Por eso soy Co-Presidente de nuestro Comité Directivo de Diversidad e Inclusión Global (GDISC). Por eso hemos actualizado recientemente los valores de nuestra empresa para destacar explícitamente la "inclusión", un cambio que se incluye en el Código de Conducta que todos nuestros empleados deben firmar y renovar cada año que estén en EY. Y es por eso que estamos tomando medidas para priorizar la inclusión en todos los niveles de nuestra organización y hacerla parte de todos nuestros procesos.

También nos centramos en nuestras prácticas de contratación para garantizar que la accesibilidad nunca sea un obstáculo para el talento. Por ejemplo, nuestras plataformas de entrevistas en formato video en Estados Unidos están ahora equipadas con lectores de pantalla y lupas para los candidatos ciegos o con baja visión, y hemos mejorado nuestras entrevistas OnDemand para que sean accesibles a los candidatos sordos o con problemas de audición. Estamos trabajando para que estos cambios sean globales.

Y, una vez que llegan a EY, queremos que nuestra gente tenga la facilidad de acceso y el apoyo que necesitan para tener éxito. Hemos desarrollado una política global de accesibilidad digital, servicios de apoyo a la discapacidad de IT y una función centralizada de tecnología de asistencia. De esta manera, podemos garantizar que cualquier persona que necesite un equipo particular pueda obtenerlo rápida y fácilmente.

Sabemos que aportar un pensamiento diverso a los problemas complejos es un camino más rápido hacia la innovación y, en última instancia, hacia las soluciones, y estamos ampliando las formas de crear equipos diversos e inclusivos. En 2016, lanzamos nuestros Centros de Excelencia de Neurodiversidad. Nuestros objetivos son sencillos: crear una cultura de inclusión, aportar una nueva forma de pensar a los problemas complejos, aprovechar el talento que no ha sido desarrollado y tener un impacto positivo en la sociedad. Desde entonces, hemos creado una sólida red de centros emergentes en Canadá (Toronto), Estados Unidos (Boston, Chicago, Dallas, Nashville, Filadelfia y San José) y la India (Mumbai), y estamos centrados en incorporar personas neurodiversas a nuestra plantilla en Costa Rica, Polonia, España y el Reino Unido, entre otros países, con vistas a ampliar esta red a nivel mundial.

Y nos centramos en los aliados. También hemos creado diferentes comunidades que incluyen varios tipos de redes de empleados (por ejemplo, grupos de afinidad, grupos de aliados) para asegurarnos de que estamos escuchando lo que da a nuestra gente un sentido de pertenencia.

Una prioridad para todos nosotros

Lo más destacable de Caroline y su trabajo con The Valuable 500 es que, en el fondo, es una extensión de lo que ya sabemos en el mundo empresarial: cuidar de tu gente — de toda tu gente — debe ser una prioridad. Y cuando se trata de inclusión, eso significa asegurarse de que tenemos en cuenta las necesidades de todas las comunidades en todo lo que hacemos. Gracias a personas como Caroline, y al trabajo que está realizando, en EY seguiremos ampliando nuestra visión de lo que significa construir un mejor mundo de negocios para todos. Y permanezcan atentos — hay más cosas por venir, ya que trabajamos con Caroline y con nuestra propia comunidad para ampliar las oportunidades y mostrar cómo todas las empresas pueden llegar a ser verdaderamente inclusivas.

Resumen

Las conversaciones sobre la inclusión están incompletas a menos que sean interseccionales – es fundamental que las organizaciones y sus líderes tengan en cuenta las necesidades de todas las comunidades en su toma de decisiones. En colaboración con Caroline Casey y su organización, The Valuable 500, la organización EY se enorgullece de aportar su granito de arena para promover la inclusión de la discapacidad en el lugar de trabajo.

Acerca de este artículo

Por Carmine Di Sibio

EY Global Chairman and CEO

Apasionado por nuestros clientes y el poder de nuestra organización global. Facilitador del crecimiento y la innovación. Constructor de relaciones. Fanático de los deportes.

Temas relacionados Talento Diversidad e inclusión