7 minutos de lectura 28 feb 2019
Empresario viajando en bicicleta por la ciclovía urbana

Cómo la Inteligencia Artificial puede ser una fuerza positiva en el gobierno

7 minutos de lectura 28 feb 2019

Mostrar recursos

La Inteligencia Artificial tiene el potencial de superar los mayores desafíos a los que se enfrentan los gobiernos y mejorar drásticamente la vida de los ciudadanos.

En todo el mundo, las empresas están utilizando la inteligencia artificial para automatizar tareas mundanas, tomar mejores decisiones y mejorar la experiencia del cliente. Pero la IA no es la única reserva del sector privado. Los gobiernos también reconocen el potencial de estas tecnologías para transformar la forma en que se organizan y dirigen sus procesos. Y se están dando cuenta de que los ciudadanos esperan la misma revolución en los servicios que han experimentado en el sector privado.

Esto significa que los gobiernos deben tener una visión única de los datos de los ciudadanos y compartirlos de manera pertinente en todos los departamentos, protegiendo al mismo tiempo su privacidad. También significa utilizar esos datos para crear nuevos servicios, anticipar lo que los ciudadanos necesitarán pronto y tomar medidas para prevenir las crisis.

"La Inteligencia Artificial representa una oportunidad para países de todos los tamaños", dice Keith Strier, Líder de Asesoría en Inteligencia Artifical para EY Global y EY Americas. "Las economías más grandes pueden tener una ventaja temprana, pero los países pequeños pueden competir, si no 'por encima de su peso', en aplicaciones de Inteligencia Artificial específicas o de nicho, creando una nueva base para la competencia global desvinculada de las medidas tradicionales de poder y fuerza nacional".           

La Inteligencia Artificial ofrece a los gobiernos dos grandes oportunidades que no se aplican al sector privado:

  1. Les permite estructurar y analizar la enorme cantidad de datos que poseen sobre los ciudadanos – y utilizarlos para el bien social. Esto significa que pueden cuantificar y reducir las desigualdades en los resultados y las oportunidades. También pueden compartir los datos con terceros, que pueden crear aplicaciones o servicios que mejoren la vida de los ciudadanos, al tiempo que se aseguran de que estos terceros mantengan la privacidad de los datos.
  2. Les ofrece una oportunidad única de impulsar la forma en que los ciudadanos utilizan y se benefician de estas tecnologías. Esto se debe a que los gobiernos también son responsables de modelar el uso ético de la Inteligencia Artificial, regular la forma en que las empresas la aplican y educar a los ciudadanos para que estén preparados para sus desafíos.
Los países pequeños pueden competir, incluso 'por encima de su peso', en aplicaciones de Inteligencia Artificial específicas o de nicho.
Keith Strier,
Líder de Inteligencia Artificial para EY Global y Asesoría de Américas

Pero al desplegar la Inteligencia Artificial, los gobiernos se exponen a los mismos riesgos que las empresas, – como por ejemplo, crear sesgos en los algoritmos. Y debido a su papel regulador, sólo se necesita un gran incumplimiento de datos, como el reciente compromiso de información personal identificable de 30.000 miembros del personal del Departamento de Defensa de Estados Unidos, para dañar irreparablemente la confianza en el gobierno.

Este panorama complejo es la razón por la que recomendamos que los gobiernos utilicen un marco de "Inteligencia Artificial de confianza". Esto asegurará que no sólo consideren cómo funciona un sistema basado en la Inteligencia Artificial, sino que también identifiquen y mitiguen los riesgos inherentes a cada etapa de la solución. Por ejemplo, pueden dejar claro a los ciudadanos que están tratando con un algoritmo como un servicio, por lo que pueden optar por no participar o transferirlo a un ser humano.

¿Qué es exactamente la Inteligencia Artificial y cómo puede ayudar a los gobiernos?  

Las crecientes expectativas de los ciudadanos son sólo uno de los retos a los que se enfrentan los gobiernos en la actualidad. La rápida urbanización, el envejecimiento de la población y los complejos problemas socioeconómicos están poniendo a prueba los servicios públicos. Y con el bajo crecimiento económico que mantiene bajos los presupuestos, los gobiernos necesitan encontrar soluciones que sean a la vez eficientes y sostenibles.

La Inteligencia Artificial es un conjunto de tecnologías y capacidades que pueden ayudar a los gobiernos a resolver estos desafíos. Lo hace complementando ciertas competencias humanas o, en algunos casos, sustituyéndolas.

Consta de tres áreas principales:

  1. Detectando.  La Inteligencia Artificial puede aumentar o reemplazar las capacidades sensoriales humanas, acelerando tareas simples como la detección visual. Por ejemplo, el software de Inteligencia Artificial puede analizar automáticamente las cámaras de tráfico en tiempo real. De este modo, los gobiernos pueden hacer el mejor uso del transporte público, reducir la contaminación y gestionar el flujo del tráfico.
  2. Pensando.  La Inteligencia Artificial y las tecnologías relacionadas, como el aprendizaje automático, el aprendizaje profundo y el procesamiento del lenguaje natural, pueden analizar y procesar grandes volúmenes de datos mucho más rápido que los humanos y, en algunos casos, de forma más efectiva. Algunos gobiernos ya están utilizando estas tecnologías para ayudar a los profesores a cerrar las brechas en la enseñanza y el aprendizaje,– por ejemplo, llevando a cabo tareas administrativas y adaptando el aprendizaje a las necesidades de los distintos alumnos.
  3. Actuando. La Inteligencia Artificial y las tecnologías relacionadas, como la automatización inteligente (piense en asistentes virtuales o chatbots), pueden quitarle a los seres humanos tareas sencillas de toma de decisiones. Esto libera tiempo para que los trabajadores de primera línea se concentren en actividades que mejoren los servicios y la experiencia ciudadana. Durante los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, por ejemplo, se utilizaron varios robots humanoides, equipados con un software de traducción alimentado por inteligencia artificial, para proporcionar información a los visitantes y atletas.

¿Qué significará la Inteligencia Artificial para los empleos?

Aplicaciones como estas ayudarán a construir la confianza de los ciudadanos en los gobiernos y a superar cualquier percepción pública de que son difíciles de manejar. Pero para mantener esa confianza, los gobiernos tendrán que dejar claro tanto a los empleados como a los ciudadanos que la Inteligencia Artificial no significará la muerte de todos los empleos. De hecho, en su reciente informe, el Foro Económico Mundial señaló que las tecnologías de Inteligencia Artificial podrían desplazar a 75 millones de empleos mundanos o repetitivos. Pero también podrían crear 133 millones de nuevos puestos de trabajo, que serían más cualificados o creativos.

Por ejemplo, las tecnologías de Inteligencia Artificial pueden reconocer, comprender y extraer conclusiones de grandes cantidades de datos no estructurados. Como resultado, los funcionarios del gobierno, particularmente en planificación, recursos humanos, servicio al cliente y compras, se convertirán efectivamente en los gerentes de los modelos de Inteligencia Artificial– monitoreándolos y ajustándolos cuando sea necesario. También, podrán utilizar los conocimientos que obtengan para tomar decisiones más informadas y asignar mejor los recursos.

Por lo tanto, aunque la Inteligencia Artificial puede eliminar la necesidad de trabajo rutinario o manual, en general, aumentará la inteligencia humana–, no la reemplazará.

La Inteligencia Artificial en acción

Es nuestra opinión que los gobiernos que usan la Inteligencia Artificial sabiamente pueden superar los desafíos actuales y transformar la vida de los ciudadanos. A lo largo de una serie de artículos, analizaremos seis áreas en las que pueden hacerlo. También cubriremos la necesidad de que los gobiernos regulen la Inteligencia Artificial, y cómo pueden implementar sistemas basados en la Inteligencia Artificial de manera efectiva.

Hemos enumerado las seis áreas a continuación y hemos proporcionado un ejemplo de la vida real para cada una de ellas.

  1. Mejora de la gestión
    de las finanzas públicas
    El Departamento de Trabajo y Pensiones del Reino Unido ha puesto a prueba el uso de algoritmos para identificar y reprimir a las bandas criminales que defraudan al sistema de prestaciones. Los algoritmos han sido capaces de detectar identidades clonadas entre miles de millones de elementos de datos. Al desplegarlos en todo el sistema de beneficios, los funcionarios esperan evitar la pérdida de millones de libras.

  2. Construyendo las ciudades del futuro
    Singapur está trabajando arduamente para poner en marcha taxis autopropulsados como parte de su iniciativa Smart Nation. Incluso ha construido una mini ciudad como espacio de pruebas para sus autobuses sin conductor. El objetivo es reducir la dependencia de las personas de los automóviles, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y facilitar y agilizar los desplazamientos de los ciudadanos.

  3. Haciendo la vida de los ciudadanos más segura
    La Policía de la Prefectura de Kanagawa, en Japón, tiene previsto llevar a cabo una prueba de vigilancia predictiva antes de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. Su sistema basado en la Inteligencia Artificial analizará grandes datos para ver si el mismo perpetrador está detrás de varios crímenes. También predecirá dónde es probable que ocurran los crímenes y cuándo. Al actuar sobre la base de sus conocimientos, los funcionarios reducirán la delincuencia y harán de Tokio un lugar más seguro.

  4. Mejorando la defensa nacional y la seguridad
    Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts  en Estados Unidos. han trabajado con una nueva empresa tecnológica para desarrollar un sistema de Inteligencia Artificial que puede detectar el 85% de los ataques cibernéticos. El sistema ayudará a los funcionarios a evitar las fugas de seguridad mediante la toma temprana de decisiones. A largo plazo, también podrán mejorar sus sistemas de seguridad y estrategias de prevención.

  5. Dándole a los ciudadanos una mejor experiencia
    Gobiernos locales de Dinamarca están utilizando la Inteligencia Artificial para analizar los mensajes de los ciudadanos en sus redes sociales e identificar los principales problemas a los que se enfrentan. Esto les permite responder a los problemas de forma proactiva y utilizar el análisis predictivo para abordar los problemas antes de que surjan.

  6. Ayudando a los ciudadanos vulnerables como niños,indigentes y abusadores de sustancias
    Hemos trabajado con un municipio de Londres para poner a prueba un sistema basado en la Inteligencia Artificial para identificar a los niños que necesitan protección. El sistema tuvo una tasa de éxito del 85% y, en sólo siete meses, identificó a 1.700 familias que se beneficiarían de los servicios específicos.

¿Estás listo para adoptar la inteligencia artificial?

Antes de que su organización y sus ciudadanos puedan empezar a cosechar los beneficios de la Inteligencia Artificial, debe responder a algunas preguntas fundamentales. Estos incluyen:

  • ¿Almacena y gestiona sus datos en la nube?
  • ¿Puede integrar datos de diversas agencias?
  • ¿Ha creado roles relevantes en su organización, tales como jefe de datos u oficial digital?
  • ¿Sus empleados entienden qué tecnologías de Inteligencia Artificial está introduciendo, por qué y cómo les afectará el cambio?

Responder a estas preguntas ayudará a su organización a comprender mejor sus capacidades actuales y el tipo de trabajo necesario para seguir adelante.

Resumen

Los gobiernos pueden utilizar la Inteligencia Artificial para ser más eficientes y eficaces, así como para ofrecer a los ciudadanos servicios mejores y más personalizados. Pero también es responsabilidad del gobierno servir de modelo para el uso de la Inteligencia Artificial, regular la forma en que las empresas la aplican y educar a los ciudadanos para que estén preparados para sus desafíos. Y lo que es más importante, el gobierno debe identificar y gestionar los riesgos que plantea la Inteligencia Artificial.

Acerca de este artículo