6 minutos de lectura 9 oct 2019
Boy with solar panels

De la perdurabilidad y otros desafíos

Por

Felipe Janica

Financial Accounting Advisory Services Leader and Climate Change and Sustainability Services (CcaSS) Leader EY Latin America North

Líder de opinión en economía, contabilidad y finanzas. Le encanta el golf, fue jugador de béisbol y disfruta ver partidos del Atlético Junior. Es un padre orgulloso de dos hijos, Felipe e Isabella.

6 minutos de lectura 9 oct 2019
Related topics Auditoría y Finanzas

Mostrar recursos

Desde que nos empezamos a dar cuenta de los riesgos latentes y también de las implicaciones reales del cambio climático, comenzamos a escuchar cada vez más los asuntos de sostenibilidad. Estas discusiones se han convertido, en algunos casos, en algo cotidiano.

No obstante, buscar el entendimiento holístico de lo que significa sostenibilidad debería ser la máxima. Esto permitiría evitar la repetición de mensajes – algunos de ellos erróneos – sobre el tema.

Si la génesis de la discusión es el cambio climático y sus efectos devastadores, entonces vale la pena conocer la planeación estratégica de los estados y de qué modo tienen planeado mitigarlo. Por su parte, las empresas privadas deberían tener presente que no solo se trata de un asunto de cambio climático y de la discusión de si se es “verde” o ambientalmente responsable, sino pensar cómo esta discusión resulta estratégica para su perdurabilidad.

En efecto, de lo que deberíamos estar hablando realmente es de perdurabilidad. Entendiendo ello como el poder ser duradero en el tiempo. El centro de esta discusión se basa incluso en la longevidad del ser humano. Además hemos visto que, con avances científicos, se ha logrado prolongar la edad del ser humano.

De esta manera, son más los desafíos de la sociedad y de la economía cuando se enfrentan a la necesidad de sostener una sociedad cada vez más longeva. Y así como se ha investigado la longevidad humana, los Estados y las empresas privadas deberían estar investigando cómo ser relevantes en los mercados y, al mismo tiempo, cómo esto les permite ser perdurables.

La discusión trasciende de una simple tertulia acerca de la sostenibilidad. Muchos de los que la asocian con el medio ambiente, por ejemplo, se quedan con solo una cara de la moneda. La otra discusión, además complementaria, es cómo se logra ser sostenible sin los recursos (monetarios y no monetarios) y, lo más importante, sin una planeación estratégica empresarial y de Estado. Para ello es necesario que los líderes empresariales y de Estado comprendan de manera completa que el tema de la sostenibilidad debe ser visto más como una obligación que como un asunto de moda.

Lograr que las empresas sean perdurables en el tiempo implica no solo ser sostenibles medioambientalmente sino que busquen constantemente una renovación estratégica y se reinventen o reinventen sus productos o servicios. Cualquier organización que no esté pensando en esta renovación es una organización que estará destinada al fracaso y, por ende, su discusión de sostenibilidad o perdurabilidad quedará en el entredicho. Es por esto que no solo hay que quedarse con lo lógico de su análisis financiero actual sino también pensar cómo se puede prolongar o hacer longevo ese resultado financiero, tomando como referencia que el resultado actual sea bueno. Para ello es necesario que se ponga en el centro de su estrategia a sus clientes, y a sus stakeholders claves (Reguladores, colaboradores, proveedores y la sociedad misma). Entender qué tan trascendental son sus productos o servicios ofrecidos será el puntapié para una discusión holística en esta materia.

Hacer entonces las inversiones necesarias para buscar la perdurabilidad será una de las tareas de los líderes de Estado y de las empresas. Empezar por definir una planeación estratégica en materia de perdurabilidad debe ser el primer paso. Es así que la discusión y cuestionamiento de si sus productos o servicios ofrecidos son relevantes y además trascendentes positivamente en la sociedad debe ser un asunto crítico de cara a la definición de su estrategia de negocio o si, por el contrario, amerite el resurgimiento de nuevas oportunidades de negocio para las compañías o para los estados. Con ello no solo se despierta la sensibilidad con respecto de la perdurabilidad del negocio sino también se despierta el espíritu emprendedor de las organizaciones.

Resumen

Desde que nos empezamos a dar cuenta de los riesgos latentes y también de las implicaciones reales del cambio climático, comenzamos a escuchar cada vez más los asuntos de sostenibilidad. Estas discusiones se han convertido, en algunos casos, en algo cotidiano. No obstante, buscar el entendimiento holístico de lo que significa sostenibilidad debería ser la máxima. Si la génesis de la discusión es el cambio climático, entonces vale la pena conocer la planeación estratégica de los estados y de qué modo tienen planeado mitigarlo. 

Acerca de este artículo

Por

Felipe Janica

Financial Accounting Advisory Services Leader and Climate Change and Sustainability Services (CcaSS) Leader EY Latin America North

Líder de opinión en economía, contabilidad y finanzas. Le encanta el golf, fue jugador de béisbol y disfruta ver partidos del Atlético Junior. Es un padre orgulloso de dos hijos, Felipe e Isabella.

Temas relacionados Auditoría y Finanzas