10 mar 2022
Adobe-Stock-233183398

4 reflexiones sobre el metaverso y su implicación en los negocios

Por Jaume Sués Caula

Digital & Emerging Technologies Partner, EY Latin America North

Experto adaptando soluciones digitales a la realidad de los mercados hispanos. Siempre arranca entendiendo las necesidades del negocio. Afamado lector de novela policiaca y libros business tech.

10 mar 2022

En resumen:

  • El metaverso es una experiencia inmersiva en tercera dimensión que seguirá las dinámicas que ya conocemos de las redes sociales
  • Para lograr una experiencia lo suficientemente satisfactoria faltan tres desarrollos que requerirán, al menos, de 5 a 10 años
  • El primer contenido que proliferará en el metaverso será, probablemente, de marcas que busquen sorprender a sus clientes con nuevas experiencias 3D

El metaverso es una apuesta para el mediano plazo. Su presentación sorprendió, pero acertó en el timing: tras dos años de una pandemia que nos ha enseñado a mantener la operación de los negocios con menos juntas presenciales.

Después de documentarme y reunir la opinión de muchos colegas del sector, estas son mis cuatro reflexiones sobre el metaverso:

1. La evolución del 3D

El metaverso es una experiencia inmersiva en tercera dimensión que, en esencia, seguirá las mismas dinámicas que ya conocemos de las redes sociales: probablemente nos acerque a personas lejanas y nos distancie de nuestros seres cercanos.

Por ejemplo, respecto a la interacción en las videoconferencias de trabajo actuales, en el metaverso además:

  • Captaremos los movimientos faciales y corporales de los asistentes, a través de sus avatares
  • Escucharemos al avatar que esté a nuestra derecha y volteará a vernos a nosotros
  • Podremos levantarlos y escribir en la misma pizarra a la vez que otro avatar

No tengas expectativas de inmediatez. Para llenar el metaverso con otros usuarios y lograr una experiencia lo suficientemente satisfactoria faltan tres desarrollos que requerirán, al menos, de 5 a 10 años:

  • Dividir entre 10 el costo de acceso. Hoy las gafas de realidad aumentada cuestan alrededor de 300 dólares
  • Esperar a una mayor cobertura 5G y 6G por la pesada renderización que exige el metaverso
  • Crear suficiente densidad de entretenimiento para no perderse en la sensación de un universo vacío

2. Marketing y economía especulativa

El primer contenido que proliferará en el metaverso será, probablemente, de marcas que busquen sorprender a sus clientes con nuevas experiencias 3D y posicionarse como líderes en innovación. Por ejemplo, compraremos bienes raíces visitándolos de forma virtual, conduciremos un coche virtualmente antes de comprarlo y nos probaremos ropa sin salir de casa. Los primeros creadores de contenido de las empresas en el metaverso serán los departamentos de Marketing.

El metaverso marida muy bien con los NFT o tokens no fungibles: activos digitales únicos —por lo tanto intercambiables— que se valoran como el arte tradicional o los bienes raíces. Los primeros NFT están sujetos a precios altamente especulativos, debido a su escasez y novedad, disparando unas valoraciones que no necesariamente se mantendrán a mediano plazo porque no tienen una economía real que los respalde.

3. Pruébelo usted mismo

En el ámbito profesional, la experiencia de videoconferencia 3D del metaverso ya puede probarse. En lo personal, me pareció sorprendentemente intuitivo y realmente puedo decir que incentiva la colaboración entre equipos remotos, sobre todo por la función de levantarse y escribir en una pizarra.

Pensando en su adopción masiva, me siguen surgiendo algunas dudas:

  •  ¿Estaremos dispuestos a participar en sesiones de trabajo en un entorno más inmersivo, si hoy no nos decidimos a encender nuestra cámara?
  • ¿Tras la pátina de nuestro avatar lograremos transmitir quiénes somos o necesitaremos seguir viéndonos a los ojos?
  • ¿Cómo se combinará una junta entre personas con avatar 3D, personas con pantalla 2D y asistentes sin la cámara prendida, sin que se rompa la dinámica de la conversación?

4. En conclusión

Considero que la apuesta por el metaverso es acertada, pero los resultados no serán inmediatos. El horizonte es prometedor, pero por el camino habrá muchas falsas expectativas.

Las industrias de fitness y gaming probablemente serán las primeras en lanzarse. El resto de las industrias y las aplicaciones para el entorno de trabajo tardarán más en ser monetizadas. Vienen 10 años no exentos de retos, innovación y, probablemente, exceso de promesas.

Resumen

La presentación del metaverso acertó en el timing: tras dos años de una pandemia que nos ha enseñado a mantener la operación de los negocios con menos juntas presenciales. No obstante, para lograr una experiencia lo suficientemente satisfactoria faltan desarrollos que requerirán, al menos, de 5 a 10 años para su implementación. El horizonte es prometedor pero, de momento, podrían existir muchas falsas expectativas.

Acerca de este artículo

Por Jaume Sués Caula

Digital & Emerging Technologies Partner, EY Latin America North

Experto adaptando soluciones digitales a la realidad de los mercados hispanos. Siempre arranca entendiendo las necesidades del negocio. Afamado lector de novela policiaca y libros business tech.