5 minutos de lectura 12 feb 2019
¿Por qué tantas empresas están desinvirtiendo?

Por qué tantas empresas están desinvirtiendo

Autores

Carsten Kniephoff

EY EMEIA Sell and Separate Leader

Asesor dedicado a la transformación de empresas. Pionero en la implementación de herramientas tecnológicas para empresas que venden y se separan. Entusiasta e innovador. Amante de la diversión.

Rich Mills

EY Global y Americas Sell and Separate Leader

Líder de las desinversiones complejas que ayudan a aumentar el valor de los accionistas y a impulsar una asignación de capital más eficiente. Dedicado esposo y padre.

Paul Murphy

EY Asia-Pacific Sell and Separate Leader

Defensor del cambio. Centrado en due diligence y en las mejores prácticas de desinversión para las grandes empresas.

5 minutos de lectura 12 feb 2019

La desinversión está ayudando a agilizar los modelos operativos para mantener el ritmo de la innovación tecnológica y mejorar la agilidad.

La intención de desinvertir se mantiene en niveles récord, según el EY Global Corporate Divestment Study 2019 — 84% de las empresas planean desinvertir en los próximos dos años, de acuerdo con el récord del año pasado del 87%. A pesar de la incertidumbre de los aranceles, la guerra comercial, el crecimiento desincronizado y las preocupaciones geopolíticas, el mercado ofrece a los vendedores un entorno resiliente pero competitivo.

Optimización de los modelos operativos para una mayor agilidad y un enfoque más nítido

Frente a la evolución de los paisajes sectoriales, las empresas están evaluando continuamente sus estrategias de crecimiento y competencia. Son más rigurosos en la gestión de portafolios: dos tercios (66%) de las empresas dicen que revisan sus portafolios al menos cada seis meses, según la encuesta EY Global Capital Confidence Barometer, y continúan deshaciendo activamente los activos invertidos que mejor quedan en manos de otro propietario. Este enfoque disciplinado para la gestión de portafolios está funcionando. Más empresas están desinvirtiendo por razones estratégicas en lugar de por un fracaso en el negocio: las empresas que citan la débil ventaja competitiva de una unidad como impulsor en su última desinversión cayeron significativamente del 85% al 69%.

El resultado es un modelo operativo simplificado que ofrece a las empresas la capacidad de ejecutar rápidamente en sus agendas de capital. El 81% de las empresas dice que la optimización del modelo operativo tendrá en cuenta sus planes de desinversión en los próximos 12 meses, mientras que dos tercios (67%) dice que esto fue un factor detrás de sus desinversiones más recientes.

Optimización del modelo operativo

81%

de las empresas dicen que la optimización del modelo operativo tendrá en cuenta sus planes de desinversión en los próximos 12 meses.

La importancia de las revisiones de portafolio se evidencia aún más en la tendencia de desconglomeración de los últimos años, provocada en parte por el activismo de los accionistas. Muchas organizaciones se han vuelto cada vez más complejas al operar en varias empresas dispares, pero entrelazadas. Esta complejidad, aunque a menudo resulta en algunos ahorros de costos, ha llegado a tener un precio. Además de obstaculizar la agilidad, este modelo de conglomerado a menudo afecta negativamente a la valoración del mercado. Varios estudios académicos indican que los grandes conglomerados a menudo operan con un descuento del 5%-15% en relación con la suma de sus partes.

Las empresas que desinvierten pueden redistribuir los ingresos en áreas de crecimiento para mejorar el valor de los accionistas. El sesenta por ciento de las empresas reinvirtieron los ingresos de su última desinversión en nuevos productos, mercados y geografías. Honeywell completó dos spin-offs en 2017 que representaron US$7.5 billones en ingresos. Cuando se anunciaron las desinversiones, el CEO Darius Adamczyk comentó que estaba "emocionado" por las fusiones y adquisiciones en sus cuatro negocios, y la compañía ha hecho adquisiciones desde entonces.

La tecnología acelera el ritmo de transformación

Las empresas deben reformular continuamente sus agendas de capital y estrategias de avance en relación con su competencia, en particular a la luz de los cambios impulsados por la tecnología en los hábitos de consumo y la cadena de suministros. El setenta por ciento espera más desinversiones transformadoras a gran escala en los próximos 12 meses, en vez del 50% en 2018. Al mismo tiempo, las empresas están realizando adquisiciones que les permiten añadir nuevas capacidades.

La convergencia sectorial provoca la desinversión: el 70% dice que es más probable que la convergencia sectorial impulse sus propias decisiones de desinversión, ya que se centran en la innovación frente a la nueva competencia de empresas ajenas a sus sectores tradicionales. Dado que la tecnología a menudo es el catalizador de esta convergencia, muchas empresas han redefinido sus estrategias de negocio en torno a un conjunto más estrecho de prioridades y están determinando las inversiones de capital necesarias para apoyar la tecnología para el crecimiento futuro.

Convergencia sectorial

70%

de las empresas dicen que es más probable que la convergencia sectorial impulse sus propias decisiones de desinversión.

Aumento de las desinversiones impulsadas por la tecnología: el 80% de las empresas espera que el número de desinversiones impulsadas por la tecnología aumente en los próximos 12 meses, en comparación con el 66% en 2018. Estos planes también pueden apoyar los requisitos de capital para financiar inversiones en nuevas tecnologías. Además, las empresas que dicen que los cambios en el panorama tecnológico están influyendo directamente en sus planes de desinversión tiene más de siete veces más probabilidades que sus contrapartes de asegurar un precio más alto para el negocio vendido. Esto puede deberse a que estas empresas tienen sus ojos en el mercado y sus portafolios, y están más preparadas para abordar el impacto que la tecnología tiene en su modelo operativo.

Divestment Study 2019 02

Cambios geopolíticos: una variable constante en la ecuación de desinversión

A pesar de la incertidumbre dentro de los mercados globales, ya sea impulsado por aranceles o costos de negociación, las empresas deben seguir revisando diligentemente sus portafolios. La actual administración estadounidense ha aumentado las apuestas sobre el comercio global, mientras que el Brexit en el Reino Unido, el auge de los gobiernos populistas en Europa y el debate en curso sobre la inmigración aumentan la complejidad a la hora de tomar decisiones estratégicas del portafolio.

Las empresas parecen haberse acostumbrado más a esta incertidumbre en el último año: el 51% de las empresas, en comparación con el 62% en 2018, dicen que los desencadenantes macroeconómicos y geopolíticos jugarán en decisiones de desinversión el próximo año. Aun así, estos factores deben sopesarse en las previsiones financieras de las empresas que operan en los mercados afectados.

Casi tres cuartas partes (74%) de las empresas esperan que estos cambios geopolíticos impulsen los costos de operación más altos, mientras que el 69% se pregunta si pueden depender de los acuerdos comerciales transfronterizos existentes para seguir en vigor. Tendrán que factorizar estos costos crecientes en su estrategia y tiempo de desinversión. Si estos factores pueden abordarse de otra manera a través de negociaciones con proveedores, los aumentos de precios o las reducciones de costos pueden tener en cuenta si una empresa decide desinvertir una unidad que se ve afectada por aranceles, disputas comerciales o incertidumbre geopolítica.

Divestment Study 2019 01

La gestión activa de portafolios atenúa desinversiones oportunistas

A través de una gestión de portafolio más activa, las empresas han agudizado su enfoque en la agilidad y mejorado su capacidad para responder a nuevas oportunidades tanto dentro como fuera de su sector. Se han vuelto mejores en la identificación de activos maduros para la desinversión y están empezando a preparar sus activos para maximizar el potencial de éxito al recibir una oferta no solicitada. Para captar el valor total, los desinversores oportunistas necesitan una comprensión sólida de su poder de ganancias, activos netos y capital de trabajo, tanto histórica como proyectada. Ya no es suficiente centrarse en el rendimiento histórico pro forma. Los vendedores tienen que comprender y representar de manera creíble —utilizando análisis y herramientas sofisticadas— los impulsos del rendimiento previsto para los compradores potenciales.

Desinversiones oportunistas por los números

  • El 65% de los que reportan una desinversión oportunista dicen que ya habían comenzado a considerar una venta y, por lo tanto, completaron algún nivel de preparación cuando se hizo la oferta no solicitada.
  • El 72% de las empresas abrieron su proceso de desinversión oportunista hasta al menos otro comprador para crear tensión competitiva y validar el precio ofrecido.
  • El 46% de los vendedores describe su última desinversión como oportunista, frente al 71% en 2018.
  • El 34% de las empresas dicen que no están seguros de poder valorar con precisión sus negocios si recibieran una oferta no solicitada hoy.

Cuando se presentan desinversiones oportunistas, el éxito no está garantizado de ninguna manera. Las desinversiones no planificadas son cuatro veces menos probables que las planificadas para alcanzar las expectativas de precio y mejorar la valoración de la empresa restante.

Con un enfoque más activo para la gestión de portafolio, las empresas pueden comenzar a preparar una historia de valor convincente para un grupo de compradores cada vez más diversificado. Este es un paso esencial para cerrar la creciente brecha de precios entre compradores y vendedores.

  • Metodología de la encuesta

    El Global Corporate Divestment Study de EY se centra en cómo las empresas deben abordar la estrategia de portafolio, mejorar la ejecución de la desinversión y poner a prueba su negocio restante.

    Los resultados del estudio de 2019 se basan en 1.030 entrevistas con 930 altos ejecutivos corporativos y 100 ejecutivos de private equity. La encuesta fue realizada entre septiembre y noviembre de 2018 por Acuris.

Resumen

Los ejecutivos están revisando sus portafolios con más frecuencia que antes, para optimizar los modelos operativos para una mayor agilidad y un enfoque más nítido. La tecnología acelera el ritmo de transformación y los cambios geopolíticos son una variable constante en la ecuación de desinversión. Una gestión de portafolio más activa modera las desinversiones oportunistas. Lee el Global Corporate Divestment Study (pdf).

Acerca de este artículo

Autores

Carsten Kniephoff

EY EMEIA Sell and Separate Leader

Asesor dedicado a la transformación de empresas. Pionero en la implementación de herramientas tecnológicas para empresas que venden y se separan. Entusiasta e innovador. Amante de la diversión.

Rich Mills

EY Global y Americas Sell and Separate Leader

Líder de las desinversiones complejas que ayudan a aumentar el valor de los accionistas y a impulsar una asignación de capital más eficiente. Dedicado esposo y padre.

Paul Murphy

EY Asia-Pacific Sell and Separate Leader

Defensor del cambio. Centrado en due diligence y en las mejores prácticas de desinversión para las grandes empresas.