11 minutos de lectura 12 nov. 2020

            Vías vacías de la autopista en el centro de Los Angeles, California, EE.UU.

Cómo la movilidad puede ayudar a construir un mejor mundo post COVID-19

Autores
Martin Cardell

EY Global Mobility Solutions Leader

Enfocado en la transformación empresarial. Apasionado de los automóviles y de explorar el mundo.

Gaurav Batra

EY Global Advanced Manufacturing & Mobility Analyst Leader

Apasionado por la disrupción de la movilidad. Ayudar a compartir la narrativa de la industria del automóvil en este paisaje disruptivo.

11 minutos de lectura 12 nov. 2020
Temas relacionados Transporte Movilidad

El EY Mobility Consumer Index abarca nueve países y explora el impacto de COVID-19 en las actitudes y comportamientos de los consumidores sobre la movilidad.

En resumen
  • Los consumidores de todo el mundo han reducido drásticamente sus desplazamientos diarios.
  • De momento, los consumidores optan cada vez más por viajar en automóvil.
  • La visión global de la movilidad restringida, centrada en lo esencial, pasa por alto detalles significativos de las diferencias nacionales y regionales.

Mientras la pandemia global se dirige hacia su primer invierno completo, nos estamos familiarizando cada vez más con su narrativa de cambios repentinos, profundos y potencialmente seculares en la forma en que decenas de millones de consumidores de todo el mundo viven, trabajan y socializan en una nueva y más proscrita era.

Pero los cambios asociados a nuestros hábitos de movilidad se han estudiado menos. ¿Cómo se reflejan exactamente los grandes cambios de comportamiento — centrados en el aumento del trabajo desde casa y en el hecho de dedicar mucho menos tiempo al entretenimiento y la socialización — en la forma en que la gente se desplaza? ¿Qué tipo de desplazamientos y modos de transporte se están priorizando, y dónde? ¿Han desplazado los temores a COVID-19 la preocupación por el cambio climático y el impulso del transporte sostenible? ¿Y se ha descubierto alguna perspectiva que pueda ser útil a los planificadores urbanos y a las autoridades de transporte en su lucha por comprender si es necesario, y en qué medida, modificar sus ideas sobre la movilidad urbana?

Por eso hemos lanzado el EY Mobility Consumer Index, un nuevo estudio de EY que abarca nueve países y que analiza en detalle los patrones de viaje de los consumidores en tres segmentos clave de los viajes: trabajo, ocio y entretenimiento, y doméstico y social. Este artículo es el primero de una serie que se basará en los datos de la investigación para abordar el impacto de COVID-19 en la toma de decisiones de movilidad de los consumidores. ¿Qué nuevos hábitos de movilidad se están formando? ¿Se convertirán en permanentes? ¿Hasta qué punto tendremos que reconstruir nuestros supuestos en torno a la movilidad urbana como consecuencia de ello? ¿Cómo puede la movilidad ayudarnos a construir un mundo post COVID-19 que sea mejor que el que hemos dejado atrás?


            Una persona conduce su bicicleta por las calles casi vacías cerca de Grand Central
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

La gran desaceleración

Nuestros resultados sugieren que se ha producido una importante desaceleración de la movilidad de los consumidores en todo el mundo.

A medida que la vida se ha ido centrando en los barrios donde la gente vive y no en los lugares donde solía ir a trabajar, los desplazamientos se han vuelto menos frecuentes, más locales y cada vez más domésticos, centrados en las necesidades del hogar más que en el trabajo o la diversión. Ahora que millones de personas se han liberado de la obligación diaria de ir y volver de su lugar de trabajo, los desplazamientos por motivos laborales son los que más han disminuido. Ha descendido un 61%, como consecuencia del aumento del número de personas que declaran trabajar desde casa al menos un 60% del tiempo, que se ha multiplicado por 4,5, pasando del 16% al 73%. Los viajes de ocio y entretenimiento también han disminuido, en un 51%, lo que sugiere que cuando los consumidores tienen la opción de no viajar, la toman cada vez más.

El cambio en la prioridad de los viajes esenciales también se refleja en que los viajes con fines domésticos y sociales registran el menor descenso, un 40%. Los viajes para reunirse con los amigos y la familia son los que más han disminuido, un 50%, mientras que los viajes para necesidades inevitables, como la compra de productos básicos para el hogar y la colada, son los que menos han disminuido, un 21%.

Esta imagen de menor movilidad en general y de alteración de las prioridades de los desplazamientos restantes se ve confirmada por las cifras de tiempo de viaje. El tiempo medio de viaje semanal por persona se ha reducido en un 40%, pasando de 6 a 3,7 horas. Dentro de esto, la proporción de tiempo empleado en viajes más cortos de menos de 30 minutos ha aumentado sustancialmente en 2 de los 3 segmentos — un 79% para los viajes de ocio y entretenimiento y un 57% para los domésticos y sociales. Incluso asumiendo un cierto nivel de sustitución digital — comidas entregadas en lugar de comer en un restaurante, por ejemplo — apunta a reducciones económicamente perjudiciales en el gasto discrecional. Es probable que esto afecte en mayor medida a los centros urbanos, ya que los consumidores pasan mucho más tiempo cerca de su lugar de residencia que de su lugar de trabajo.

En resumen, la gente está pensando mucho más en los viajes que habría hecho sin pensárselo dos veces antes de COVID-19. El consumo consciente, tradicionalmente asociado a la alimentación y los bienes de consumo, puede trasladarse ahora al ámbito de la movilidad, lo que supone un enorme desafío a corto plazo para las redes y los planes de transporte existentes, pero también una enorme oportunidad para reimaginar y reinventar los entornos y las economías locales a más largo plazo.


            Concesionario de automóviles que consulta a los compradores con una mascarilla médica
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

El automóvil regresa

Por el momento, los consumidores optan cada vez más por viajar en automóvil personal.

En los casos en los que todavía se realizan viajes, los consumidores están evitando aquellos modos que los obligan a compartir espacio con extraños, prefiriendo los modos en solitario o, al menos, compartiendo sólo con miembros de la familia. Los viajes en taxi y en transporte público registraron los mayores descensos por segmentos en general, mientras que los viajes realizados en vehículos personales (automóvil o moto) y los viajes de micromovilidad (bicicletas, e-bikes y scooters) fueron los menos afectados.

Los consumidores están redefiniendo la seguridad. Aunque históricamente se trataba de evitar accidentes y lesiones en la carretera, la seguridad se ha convertido en una categoría mucho más amplia e influyente que también abarca la higiene, la limpieza y el bienestar. Estos factores son ahora fundamentales en la elección del modo de transporte por parte de los consumidores, siendo el automóvil la forma más segura, durante COVID-19, de desplazarse para muchas personas. En consonancia con esta atención a la seguridad, el uso de los taxis y el transporte público se redujo en mayor medida entre los miembros de la generación X y los baby boomers, los grupos de edad que se sabe que corren mayor riesgo de contraer COVID-19.

Una gran pregunta es si estos cambios serán permanentes o temporales. El aumento de los retrasos y la congestión en las carreteras puede animar a algunos a volver al transporte público en busca de tiempos de viaje más cortos. Los operadores de transporte público también se esfuerzan por convencer a los consumidores de que medidas como el uso de mascarillas y la mejora de la limpieza a fondo de los vehículos son eficaces para reducir el riesgo. Pero es difícil imaginar que se vuelvan a alcanzar los niveles anteriores de utilización de los medios de transporte, al menos hasta que COVID-19 esté bajo un control mucho más eficaz. Un cambio a largo plazo a favor del automóvil privado tendría importantes consecuencias para los planificadores de transporte y las autoridades de las ciudades, donde los esfuerzos para reducir la congestión y la contaminación se han centrado hasta ahora en convencer a la gente de que abandone sus automóviles y se suba al transporte público.


            Joven vlogger grabando contenidos para su videoblog
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Cultura versus compulsión

El panorama global de la movilidad restringida pasa por alto los detalles de las diferencias nacionales y regionales.

Algunos de estos detalles pueden explicarse por las variaciones en la severidad de las medidas de encierro aplicadas por el gobierno, mientras que otros son más probablemente de origen social y cultural. La gente de Suecia, por ejemplo, donde se impusieron pocas restricciones significativas más allá del distanciamiento social, parece haber mantenido una vida social más "normal", al menos a juzgar por sus patrones de movilidad.

Sorprendentemente, Suecia también registró el mayor descenso de los viajes de trabajo, un 70%, impulsado por el mayor aumento de personas que trabajan a distancia o desde casa al menos un 60% del tiempo, un 72%. Los menores aumentos de trabajo a distancia se registraron en el Reino Unido y Estados Unidos, con un 47% cada uno. Así pues, más suecos que británicos o estadounidenses optaron por trabajar a distancia, aunque no se vieran obligados a hacerlo, lo que quizá refleje un mayor nivel de confianza en las decisiones tomadas por el gobierno central.


            El centro de Los Ángeles durante una nebulosa puesta de sol desde un helicóptero
(Chapter breaker)
4

Capítulo 4

¿La muerte del viaje al trabajo?

El aumento del número de personas que trabajan desde casa ha dado lugar a un importante descenso de los tiempos de desplazamiento.

En general, la proporción de personas que trabajan exclusivamente en casa se ha multiplicado por nueve, pasando del 4% al 35%, y el número medio de desplazamientos laborales al mes se ha reducido en un 61%.

Como era de esperar, los que viven en las principales áreas metropolitanas experimentaron el mayor descenso. Las personas que dedican más de 5 horas semanales a los desplazamientos se redujeron del 60% al 29%, en comparación con los habitantes de ciudades pequeñas o zonas rurales, donde el descenso fue del 47% al 22%.

Dado el relativo éxito del trabajo desde casa durante la pandemia y el conocido impacto de los largos desplazamientos en el bienestar y la felicidad, será interesante ver cómo evoluciona esta tendencia. Una disminución a largo plazo del tiempo de desplazamiento podría significar una menor demanda en los picos de trabajo y una menor presión sobre los sistemas de transporte público y las redes de carreteras. También podría significar una mayor autonomía individual sobre las horas de trabajo y la libertad de viajar más a menudo por razones no laborales. Pero también supondría un desafío continuo para los ingresos de los operadores de trenes, autobuses y metro, cuyos costos operativos ya han aumentado debido a las medidas de control que han tenido que adoptar por COVID-19.


            Rascacielos corporativos contemporáneos
(Chapter breaker)
5

Capítulo 5

La sostenibilidad sigue siendo una lucha

El descenso de la contaminación en las ciudades fue uno de los pocos efectos secundarios positivos de los primeros días de la pandemia.

Las emisiones se redujeron drásticamente, los cielos se despejaron y los habitantes de Nueva York, Londres, Shanghái, Bombay y otras grandes ciudades del mundo, habitualmente congestionadas por el tráfico, disfrutaron de un aire limpio por primera vez en décadas.

El análisis de EY muestra que las emisiones mensuales de dióxido de carbono (CO2) per cápita se redujeron globalmente en los tres segmentos de viajes, siguiendo en líneas generales el descenso del número de viajes ya señalado. Las emisiones se redujeron sustancialmente, en un 56% para los viajes de trabajo, en un 58% para los viajes sociales y domésticos, y en un 62% para los de ocio y entretenimiento.

Capturar permanentemente estas primeras ganancias va a ser un desafío, en parte porque las emisiones suben y bajan al ritmo de la actividad económica, que se ha visto gravemente reducida por la pandemia, y en parte porque el comportamiento de los consumidores en materia de sostenibilidad sigue siendo contradictorio. Las emisiones debidas a los coches particulares sólo se redujeron en un 51%, menos que las de cualquier otro modo de transporte importante, a excepción de los transbordadores. De hecho, la proporción de las emisiones totales debidas a los automóviles ha aumentado, pasando del 59% anterior a COVID-19 al 65% actual.

Si antes la comodidad y la rapidez se imponían a las preocupaciones ecológicas, ahora la perspectiva de contraer COVID-19 parece dejar de lado la preocupación por el clima en la mente de los consumidores. Con los niveles de tráfico que ya están aumentando de nuevo, los gobiernos y las autoridades de transporte se enfrentan a una tendencia que podría deshacer décadas de progresos constantes en materia de movilidad sostenible, lo que llevaría a calles atascadas, redes de transporte público deficientes y emisiones aún peores.

Como reflejo del aumento del activismo local, impulsado por el aumento del número de personas que pasan más tiempo en casa, las ciudades y los barrios locales se están encargando de intentar dar forma a una versión alternativa y más agradable del futuro. Varios distritos londinenses han empezado a poner en marcha "Barrios de bajo tráfico", en los que las calles residenciales utilizadas frecuentemente como atajos por el tráfico de paso se han restringido únicamente a peatones y bicicletas. En París, 650 km de carriles de emergencia creados durante la pandemia se añadirán de forma permanente a la red de transporte de la ciudad. Y Copenhague está planeando toda una economía baja en carbono basada en la biomasa, la energía eólica y la geotérmica. La intención es ser cero carbono en 2025 y crear 35.000 nuevos puestos de trabajo en el proceso.

Debido a la preferencia por el transporte privado, se están intensificando los esfuerzos para acelerar la sustitución de los vehículos personales con motor de combustión interna (ICE, por sus siglas en inglés) por alternativas más sostenibles. Los mayores incentivos a la compra de vehículos eléctricos (VE) ya forman parte del paquete de recuperación COVID-19 de la UE en Francia, Alemania, España, Italia y Austria, lo que reduce las emisiones relacionadas con el transporte al tiempo que impulsa el empleo y la economía industrial.

El incipiente sector de la micromovilidad también puede llegar a ser adoptado por las autoridades municipales. Rápidos y baratos de desplegar, con una infraestructura mínima y altamente sostenibles, los e-scooters de alquiler podrían convertirse rápidamente en una opción viable y de bajo riesgo de infección para los desplazamientos más cortos que de otro modo se harían en coche o en transporte público.


            Viajeros con mascarilla en el tren en Tailandia
(Chapter breaker)
6

Capítulo 6

El consumidor conflictivo

Ya hemos visto un cambio disruptivo en los patrones establecidos de movilidad en todo el mundo.

Aunque sólo han pasado nueve meses desde que se declaró la pandemia global, ya hemos asistido a un cambio disruptivo en los patrones establecidos de movilidad en todo el mundo, lo que plantea cuestiones igualmente sustanciales sobre la naturaleza y la forma de nuestras ciudades y redes de transporte. Algunos de estos cambios tienen la calidad de "tener cuidado con lo que desea" — hace un año, muchos planificadores urbanos y ministros de transporte del gobierno sólo podían soñar con las reducciones de CO2 relacionadas con el transporte que se han registrado desde entonces. Pero la forma en que esto ha sucedido es sin duda una pesadilla.

Los sucesos externos seguirán teniendo repercusiones importantes e imprevisibles, ya que las restricciones de cierre van y vienen, y las respuestas locales varían.

Mientras tanto, el consumidor está en conflicto con la movilidad. No tener que desplazarse al trabajo ha dado a muchos trabajadores una nueva sensación de autonomía, así como un par de horas de su tiempo cada día. Pero mientras que COVID-19 sigue estando apenas controlada en muchas geografías, las actividades de entretenimiento y ocio que antes se daban por descontadas también están muy limitadas. Las compras se limitan en gran medida a lo esencial. Y aunque a muchos habitantes de las ciudades les gustaría que el aire limpio y las calles tranquilas del encierro se convirtieran en una característica más permanente de su entorno, su preferencia inmediata por el transporte en automóvil a prueba de pandemias parece estar ganando la partida a las preocupaciones a largo plazo en torno a la sostenibilidad.

¿Cuál de estas narrativas conflictivas, si es que alguna, se traducirá en cambios permanentes? ¿Superará la oportunidad de un "reinicio" basado en la familia y la comunidad local el deseo de volver a la vida "normal"? ¿Cómo se conciliará la preocupación por el riesgo de infección y la economía con la necesidad imperiosa de un mañana más sostenible? ¿Y cuáles serán las consecuencias para la forma en que pensamos en la movilidad?

Todavía es demasiado pronto para responder plenamente a estas preguntas, pero a continuación se exponen algunas conclusiones clave sobre el comportamiento de nuestra primera investigación del EY Mobility Consumer Index:

     
  1. La seguridad personal es primordial. La reducción del riesgo de infección es ahora el factor más influyente en la toma de decisiones sobre los viajes.
  2. El trabajo es lo que uno hace, no donde está. Con millones de personas que trabajan con éxito desde casa, los desplazamientos por trabajo se han convertido en algo muy discrecional.
  3. El consumidor es más consciente de su consumo de movilidad. La gente hace menos viajes y evalúa el riesgo/beneficio de los que hace con mucho más cuidado.
  4. Menos es más. Los viajes más cortos están aumentando, ya que los consumidores pasan más tiempo cerca de casa y se involucran más en sus comunidades locales.
  5. El transporte público se enfrenta a un triple desafío: los operadores deben superar un trío de desafíos, como la disminución de los ingresos, el aumento de los costos operativos y una ardua batalla para convencer a los consumidores de que es seguro utilizar sus redes.
  6. La sostenibilidad no puede dejarse a la elección del consumidor. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.
 

Liderar a través de la crisis de COVID-19

Tenemos una visión clara de las preguntas críticas y las nuevas respuestas necesarias para la continuidad del negocio y la resiliencia.

Explorar

Contáctanos para recibir apoyo inmediato

Accede a nuestra ayuda para la gestión de crisis, la continuidad del negocio y la resiliencia de la empresa.

 

Contáctanos

Resumen

La pandemia ha cambiado drásticamente los hábitos de movilidad de los consumidores. Pero es necesario debatir si estos cambios han llegado para quedarse. Aunque es demasiado pronto para saberlo, algunas conclusiones de nuestra investigación EY Mobility Consumer Index que entran en juego en las decisiones de movilidad de los consumidores son la seguridad personal, los viajes de trabajo, la selección de destinos, la seguridad del transporte público y la sostenibilidad.

Acerca de este artículo

Autores
Martin Cardell

EY Global Mobility Solutions Leader

Enfocado en la transformación empresarial. Apasionado de los automóviles y de explorar el mundo.

Gaurav Batra

EY Global Advanced Manufacturing & Mobility Analyst Leader

Apasionado por la disrupción de la movilidad. Ayudar a compartir la narrativa de la industria del automóvil en este paisaje disruptivo.

Temas relacionados Transporte Movilidad