5 minutos de lectura 27 abr 2020

¿Cómo gestionar nuestro talento con éxito, hoy?

Por

Jorge Acosta

Advisory Partner Leader, EY Perú

Líder de Asesoría de Negocios y Consultoría de EY Perú, experto en mejora de desempeño y gestión empresarial con más de 20 años de experiencia atendiendo a clientes de diversas industrias.

5 minutos de lectura 27 abr 2020

E
Esta es la pregunta activadora que desde EY planteamos a los clientes líderes de negocio y del talento. La esencia de la gestión de las personas, en un entorno de transformación, es la gestión del cambio organizacional que logre impulsar la definición de nuevos escenarios, identificando ágilmente hallazgos, aportando en la identificación de opciones y realizando acciones y/o decisiones para la evolución organizacional con el compromiso de los colaboradores.

Esto significa relacionar directamente las estrategias de negocio con las estrategias de gestión humana a través de iniciativas como diversidad e inclusión, modelamiento cultural, comunicación interna, desarrollo de competencias, gestión del desempeño, reinvención del liderazgo, entre otros; teniendo al cliente en el centro con un genuino compromiso y conexión con las personas, acelerando el valor a sus accionistas y la propuesta de valor al empleado.

En ese sentido, EY Perú se suma a la promoción y difusión de las buenas prácticas en gestión del talento en el país con el objetivo de lograr un efecto multiplicador en las organizaciones. A través de esta publicación realizada junto a la Cámara de Comercio Americana del Perú (Amcham) y la Asociación de Buenos Empleadores (ABE) recopilamos las 14 historias de éxito ganadoras del Premio ABE del 2019.

Adicionalmente, nos interesamos por entender no solo las buenas prácticas que las distintas empresas nos han permitido compartir a través de esta publicación, sino también por entender cuáles son los factores comunes para lograr el éxito al implementar sus iniciativas en la gestión de recursos humanos. Durante la revisión de las iniciativas y la discusión con las distintas empresas, identificamos aspectos comunes, pero con algunos matices y formas entre los casos de éxito:

El compromiso que demuestra la alta gerencia con cada iniciativa o proyecto, a través de sus gerentes generales y gerentes de primera línea, permite marcar the-tone-of-the-top, dando a cada una de las iniciativas la solidez y el respaldo que necesitan para lograr interiorizar, en cada miembro de la organización, la importancia del proyecto y que con ello “compren” la responsabilidad de que éstos tengan éxito. Este compromiso se demuestra a través de las acciones que realice la alta gerencia, de la construcción de políticas corporativas que, en línea con la estrategia organizacional, demuestren coherencia con el cambio cultural y los objetivos que tengan las distintas iniciativas.

Para esto, se debe desarrollar un plan de comunicaciones sólido, que no solo se centre en cuándo, a quién y cómo comunicar los alcances de las iniciativas; sino también la creación de indicadores medibles, compartir el seguimiento de las metas y objetivos, los resultados alcanzados y el reconocimiento de los logros. La comunicación debe ser bidireccional y escuchar a los colaboradores y grupos de interés de la organización, creando un ambiente de confianza con disposición para oír y responder preguntas difíciles. La participación de los colaboradores enriquece y mejora las iniciativas y potencia el compromiso del equipo con su implementación.

Esto implica que debemos estar dispuestos a revisar y reinventar nuestros modelos de desempeño, y que se permita ofrecer nuevos modelos de incentivos para potenciar el involucramiento del equipo, brindando refuerzo positivo y reconocimiento. Es importante entender que nuestro capital humano cada día sienta más la necesidad de transcender dentro de la organización y en los distintos grupos de interés de su entorno.

El último factor que deseamos resaltar son los programas de capacitación que se han considerado en la ejecución de las iniciativas: las personas dentro de nuestras organizaciones buscan más y nuevas maneras de capacitación, procurando ahora formas lúdicas y vivenciales para lograr la interiorización de habilidades, actitudes y conductas, y lograr que calen dentro de cada uno de los colaboradores. 

Todos estos factores requieren de una transformación cultural alineada con la estrategia organizacional, buscando potenciar el cambio dentro de la compañía. Estamos convencidos que desarrollar y crear buenas prácticas es un gran reto, pero el desafío aún mayor es adaptarlas a la realidad de cada empresa y ejecutarlas de forma exitosa. Se debe buscar la mejor manera de gestionar el cambio continuo en nuestras organizaciones. 

Es trascendental entender no solo los factores de éxito de las iniciativas, sino aplaudir y tomar como ejemplo el cómo las organizaciones premiadas han logrado identificar, de una u otra forma, estos factores y cómo las ponen en práctica. Esperamos que los testimonios aquí presentados sirvan para inspirar a otros a desarrollar acciones orientadas a enriquecer sus prácticas de gestión humana, contribuyendo a modelar una cultura organizacional que soporte el futuro.

Resumen

Publicación realizada por EY Perú junto a la Cámara de Comercio Americana del Perú (Amcham) y la Asociación de Buenos Empleadores (ABE) donde recopilamos las 14 historias de éxito ganadoras del Premio ABE y, además, busca que más compañías incorporen estos programas en su gestión.

Acerca de este artículo

Por

Jorge Acosta

Advisory Partner Leader, EY Perú

Líder de Asesoría de Negocios y Consultoría de EY Perú, experto en mejora de desempeño y gestión empresarial con más de 20 años de experiencia atendiendo a clientes de diversas industrias.