5 minutos de lectura 6 abr 2020

Prácticas líderes en trabajo remoto

Por

Pilar Quinteros

Advisory Senior Manager, EY Perú

Gerente Senior de Consultoría de EY Perú, experta en gestión del talento y del cambio con más de 20 años de experiencia en consultoría atendiendo a clientes globales, multilatinas y nacionales.

5 minutos de lectura 6 abr 2020

 

Hasta hace unos meses el tema principal de discusión, entre las organizaciones, era la transformación digital y cómo esta impactaría en nuestras formas de trabajo tradicionales. La rápida expansión del COVID-19 nos sorprendió, poniendo sobre la mesa: el trabajo remoto. La coyuntura nos ha forzado a evaluar cada uno de los aspectos del negocio, y ha generado múltiples emociones, inquietudes y preocupaciones sobre nosotros, nuestras familias, nuestra economía y nuestro trabajo.

Muchas organizaciones tomaron la decisión de ejecutar el trabajo a distancia, lo cual, actualmente nos trae algunos puntos positivos por resaltar y otros por tomar en cuenta. Estamos poniendo a prueba nuestro liderazgo para motivar a nuestros equipos, nuestra eficiencia al trabajar remotamente y nuestra capacidad de respuesta con resiliencia. Debemos demostrar que estamos preparados en tiempos de incertidumbre y complejidad para seguir impulsando lo mejor de cada uno y continuar con nuestros compromisos, en nuestros nuevos escenarios de trabajo.

El trabajo remoto debe contar con herramientas básicas como una laptop e internet, así como con prácticas humanas que generarán cercanía y conexión emocional, que es más fuerte que la física con el equipo. Si bien no podemos estar físicamente juntos, nuestra primera práctica se basa en abrir canales de comunicación para tener escucha activa con fluidez constante. Sin confianza, no se puede fomentar las relaciones grupales y es algo que debemos de tener en cuenta para intercambiar ideas y compartir información relevante. Tanto el líder como cualquier miembro del equipo deben tener la apertura para conversar y crear un espacio activo de participación y retroalimentación ágil de doble vía.

La organización de agendas influye directamente en el uso óptimo del tiempo. Ayuda mucho que los equipos puedan conocer la disponibilidad de tiempo de todos. La circunstancia actual exige flexibilidad y empatía, ya que estamos manejando un balance entre las prioridades laborales y familiares. Contamos con herramientas tecnológicas, que nos permiten coordinar sin afectar este balance y debemos hacer uso de ellas para trabajar en este momento clave. 

Check-in  diarios a través de teleconferencias grupales

Usa los primeros 3 minutos para hablar informalmente (puedes usar una trivia) y crear un sentimiento de camaradería.

Chats grupales con todo el equipo

Promueve la comunicación activa en equipos de MS o Skype, no solo en chats privados uno a uno.

Café virtual


Establece un tiempo para tomar un descanso o hablar durante 10  minutos de temas no relacionados al trabajo, como lo harían normalmente durante los descansos.    

Almuerzos y aprendizajes


Bloquea un tiempo para almorzar y comer en grupo.

Trae a tus hijos al trabajo (momento virtual)

Presenta a tu familia a través de video o llamadas telefónicas.

Reconoce y da retroalimentación

Ya sea de manera formal o informal, proporciona refuerzos positivos  para mantener la moral alta.

Protege tus archivos compartiendo con colegas y/o cargándolos en sitios

Establece un repositorio en línea para documentos e información relevante y asegúrate de que el equipo sepa dónde se encuentra.

Reserva tiempo para horas de oficina y sesiones de "puertas  abiertas"


Estos tiempos pueden ser privados o conocidos por los miembros del equipo, y sirven para discutir cualquier  tema o resolver preguntas que pudieran tener.    

Establece los horarios de trabajo y reuniones con tu equipo


Permítete a ti y a tu equipo estar cómodos siguiendo el mismo horario que haces en la oficina normalmente.

Bloquea citas personales


Permíteles saber cuándo estarás ocupado o fuera de la oficina por razones personales. Ellos se sentirán cómodos haciendo lo mismo.

Actualiza tu calendario con la mayor frecuencia posible

Asegúrate que tu equipo pueda revisar su calendario para tener una comprensión clara de cómo es su día.

Sin duda, esta es una experiencia llena de aprendizajes y todos estamos en el mismo punto de partida. La coyuntura de crisis mundial ha generado un cambio en las organizaciones y en las personas, que nos desafía a evolucionar y desarrollar nuestra capacidad de resiliencia.

Resumen

La coyuntura nos ha forzado a evaluar cada uno de los aspectos del negocio. Muchas organizaciones tomaron la decisión de ejecutar el plan de trabajo a distancia, lo cual, actualmente nos trae algunos puntos positivos por resaltar y otros por tomar en cuenta. 

Acerca de este artículo

Por

Pilar Quinteros

Advisory Senior Manager, EY Perú

Gerente Senior de Consultoría de EY Perú, experta en gestión del talento y del cambio con más de 20 años de experiencia en consultoría atendiendo a clientes globales, multilatinas y nacionales.