5 minutos de lectura 10 jun 2020

COVID-19: Tres aspectos clave que las pequeñas y medianas empresas deben considerar para sus reportes financieros

Por

María del Carmen López

Assurance Senior Manager, EY Perú

Gerente Senior de Auditoría, experta en asesoría empresarial. Mamá de Paula. Amante del café.

5 minutos de lectura 10 jun 2020
Temas relacionados COVID-19 Auditoría y Finanzas

 

Aconsecuencia de la crisis sanitaria que afronta actualmente el Perú, a causa del COVID-19, algunos de los sectores que están siendo más afectados son, sin duda, la pequeña y mediana empresa. Tanto empresarios como los profesionales financieros que nos desenvolvemos en este segmento empresarial nos enfrentaremos a nuevas consideraciones en el proceso del reporte financiero; para ello, he identificado tres aspectos clave que nos ayudarán en el proceso, pero primero debemos prestar atención a esta pregunta:

¿Mi negocio sigue en marcha?

En palabras simples, en el cierre contable, la empresa debe analizar si puede o no superar los próximos 12 meses y seguir con un negocio viable. Este análisis debe incorporar los efectos que la pandemia ya haya tenido sobre las cifras de los estados financieros, así como las expectativas de la Gerencia sobre la continuidad de la pandemia y los efectos esperados sobre sus operaciones y resultados.

Si dicho análisis resulta en dudas importantes acerca la continuidad del negocio, las empresas deben estar preparadas para incluir revelaciones extensas sobre la incertidumbre respecto de la viabilidad del negocio y los planes diseñados por la Gerencia para enfrentar la crisis.

Por otro lado, si el análisis concluye que la situación es más grave y hay necesidad de cerrar o liquidar el negocio, se considera que este no debe seguir en marcha y es necesario cambiar las bases de preparación de estados financieros y las técnicas de medición del valor de activos y pasivos.

Es esencial que las compañías se preparen para incluir revelaciones extensas sobre su condición de empresa en marcha y de los planes diseñados por la Gerencia para enfrentar la reducción de la actividad comercial y otros cambios en el entorno económico.

Aspectos a tener en cuenta para el reporte financiero

1. Cambios rápidos en el valor de los activos

Las compañías encontrarán cambios en las consideraciones para evaluar si hay deterioro en el valor de sus activos. Para mantenerse realistas, algunos activos podrían necesitar ajustes a la baja en su valor, como consecuencia de las nuevas condiciones económicas y de los pronósticos de la Gerencia para el negocio.

En un entorno de interrupción de operaciones y caídas en las bolsas de valores, los activos se cuentan entre principales áreas con potencial impacto dentro del reporte financiero, considerando, entre otras:

  • Inventarios. Ante las medidas como la suspensión de operaciones, los inventarios podrían enfrentar problemas de lenta rotación y a precios más bajos que en años anteriores, por lo que las empresas deben considerar la posibilidad de tener que reducir el valor de sus inventarios hasta su valor neto de realización.
  • Activos intangibles de vida útil indefinida, como el crédito mercantil o goodwill y otros, que de acuerdo con la NIC 36 deben someterse a una prueba de deterioro por lo menos una vez al año. Es importante que, en dicha prueba, la Gerencia incluya en su análisis lo siguiente:

- Los impactos del Covid-19 y las medidas que se tomaron para el control de la pandemia (cese de operaciones, y baja rentabilidad, por ejemplo);

- Flujo proyectado actualizado, en el cual se reflejen los ingresos considerando los efectos esperados del Covid-19, las nuevas condiciones en el mercado, con escenarios cuidadosamente sustentados y, en algunos casos, hasta conservadores.

- Prestar especial atención en los supuestos que intervienen en los modelos utilizados para determinar la existencia de deterioro, tales como la tasa de descuento, la tasa libre de riesgo, el riesgo país, entre otros, que deben reflejar la incertidumbre que actualmente vive el mundo de los negocios.

  • Activos fijos, activos intangibles con vida útil definida, activos por derechos de uso, inversiones en asociadas, inversiones en negocios conjuntos, entre otros activos no financieros, para los cuales la Gerencia debe analizar si existen o no indicadores de que estos activos pudieran estar deteriorados. En este análisis, los efectos del Covid-19 por sí mismos, dan lugar a esa posibilidad, por lo que las empresas deben prepararse para documentar las evaluaciones de deterioro de estos activos.
  • Activos al valor razonable como, por ejemplo, los contratos derivados, las propiedades de inversión, entre otros, cuyos valores razonables podrían cambiar drástica y significativamente a consecuencia del Covid-19. Es incluso posible que la Gerencia necesite cambiar los métodos de valorización para determinar el valor razonable de dichos activos. Asimismo, la Gerencia debe soportar con sumo cuidado los supuestos utilizados en sus modelos de valuación como, por ejemplo, las tasas de descuento y los ingresos en sus proyecciones.

2. Distribución de dividendos

Las compañías que tienen utilidades acumuladas disponibles para ser distribuidas, deben evaluar si el entorno actual otorga el marco de oportunidad adecuado para realizar distribuciones de dividendos sin perjudicar la solvencia, disponibilidad de efectivo, e incluso el riesgo reputacional del negocio.

3. Reestructuración de costos y gastos

Ante la inminente reducción de ingresos, es indispensable repensar la estructura de costos. Recortar los gastos discrecionales y suspender la inversión de capital se cuentan entre las medidas más urgentes; sin embargo, las empresas deben mantener su visión de largo plazo y escoger cuidadosamente qué costos se eliminan para no perjudicar su camino hacia la recuperación económica.

Mientras vemos cómo se va asentando la nueva normalidad, las pequeñas y medianas empresas tienen el desafío de adaptar tanto sus operaciones como sus procesos internos y de replantear constantemente sus esfuerzos. El foco debe centrarse en contrarrestar los efectos económicos que trae consigo la pandemia del Covid-19 y, a su vez, crear nuevas oportunidades para los empresarios de este sector.

Fuentes:

Tenemos una visión clara de las preguntas críticas y las nuevas respuestas necesarias. Accede a nuestra ayuda para la gestión de crisis, la continuidad del negocio y la resiliencia de la empresa.

Resumen

La pequeña y la mediana empresa son los sectores más afectados a causa de la pandemia. Para elaborar los reportes financieros se deberán tomar en cuenta nuevas consideraciones para enfrentar la reducción de la actividad comercial y otros cambios en el entorno económico.

Acerca de este artículo

Por

María del Carmen López

Assurance Senior Manager, EY Perú

Gerente Senior de Auditoría, experta en asesoría empresarial. Mamá de Paula. Amante del café.

Temas relacionados COVID-19 Auditoría y Finanzas