5 minutos de lectura 27 mar. 2020
24176791

COVID-19: ¿perdonar intereses?

Por Ljubica Vodanovic

EY Law Financial Regulation & FinTech Leader

Experta en regulación bancaria y financiera, con más de 20 años de experiencia profesional y académica en la industria, comprendiendo tanto el sector público como el privado.

5 minutos de lectura 27 mar. 2020
Columna de Ljubica Vodanovic, publicado en Gestión el 27 de marzo del 2020  

Poner el hombro”, es lo que piden las autoridades a las entidades financieras (IFIs) en el contexto de la emergencia del COVID-19, que va a acarrear serias dificultades a la mayoría de los peruanos. El propósito de este artículo es explicar las normas actuales y lo que se les faculta en este contexto.

Las normas recientemente emitidas por la SBS permiten a las IFIs modificar las condiciones contractuales con sus clientes de modo que puedan prorrogar las fechas de repago de los préstamos hasta por 6 meses a los créditos calificados como “normales” e incluso a los que presenten hasta 15 días de atraso y puedan hacerlo de manera masiva. Todo ello sin que haya un cambio en la clasificación crediticia del deudor ni en las consecuentes provisiones.

Se podrían postergar el repago de los préstamos en función de la capacidad crediticia de sus clientes, previendo el plazo que necesitarán para poder volver a cumplir con sus obligaciones.

¿Podrían las IFIs reducir o incluso congelar los intereses que se generen durante dicho plazo? Legalmente sí. Los intereses son el precio que cobran por el crédito concedido. La fijación de los intereses es libre y bien podrían reducirlos o incluso dejar de cobrarlos mientras sus deudores se recuperan de la crisis. Ello debe ser analizado por cada IFI según su situación financiera y la cartera de clientes que maneje. No se necesita otra norma legal habilitadora para ello.

¿Pueden las IFIs condonar o perdonar intereses a sus clientes? Es una medida también legalmente viable, pero excepcional. La condonación representa la extinción de una obligación exigible, lo que significa dejar de cobrar la deuda. Tratándose de entidades que operan con recursos del público, la condonación debe implicar un análisis muy estricto caso por caso y una medida excepcional. Si se hicieran condonaciones masivas, sin analizar las circunstancias de cada caso, se podría poner en riesgo la solvencia de las IFIs y afectar el dinero del público. Ello, además, podría beneficiar a clientes morosos, laxándose la disciplina de mercado, que es uno de los objetivos de las normas que rigen a las IFIs.

En estos días, donde estamos viendo en varios países diversas iniciativas en torno al impacto del COVID-19 en el sistema financiero, es importante no perder de vista que nuestro ordenamiento legal cuida la solvencia de las IFIs y la estabilidad del sistema financiero, razón por la cual desde hace muchos años se les exigió tener un colchón que les permita mantenerse sólidas para poder afrontar choques como el que vivimos hoy. Asumiendo que ellas ya tendrían ese colchón y al agravarse la crisis de sus clientes, cabe la pregunta: ¿Qué medidas voluntarias implementarán en estas circunstancias? ¿qué harán para “poner el hombro”? o ¿esperarán que el Congreso o el Ejecutivo se encarguen?

Resumen

Las autoridades solicitan el apoyo de las entidades financieras en el contexto de la emergencia del COVID-19, que va a acarrear serias dificultades a la mayoría de los peruanos. Las normas recientemente emitidas por la SBS permiten a las IFI modificar las condiciones contractuales con sus clientes de modo que puedan prorrogar las fechas de repago de los préstamos hasta por 6 meses a los créditos calificados como `normales` e incluso a los que presenten hasta 15 días de atraso y puedan hacerlo de manera masiva. Todo ello sin que haya un cambio en la clasificación crediticia del deudor ni en las consecuentes provisiones.

Acerca de este artículo

Por Ljubica Vodanovic

EY Law Financial Regulation & FinTech Leader

Experta en regulación bancaria y financiera, con más de 20 años de experiencia profesional y académica en la industria, comprendiendo tanto el sector público como el privado.