5 minutos de lectura 13 abr. 2020
1125586978

El coronavirus y las medidas de gestión de crisis

Por Beatriz Boza

Family Enterprise & Corporate Governance Partner Leader EY Latin America North

Su trayectoria profesional es una permanente transformación y apertura a nuevas experiencias para así poder aportar, disfrutar y dar sentido al mundo que la rodea.

5 minutos de lectura 13 abr. 2020
Publicado en Semana Económica el 5 de abril del 2020  

¿Cómo están gestionando nuestras empresas la crisis por el coronavirus? ¿Qué medidas están tomando?

En la última semana, he tenido la oportunidad de liderar espacios virtuales con 187 empresarios, miembros de directorios y gerentes de diferentes industrias y regiones del país. Todos están abocados a garantizar la continuidad de sus negocios y enfocados en tres aspectos: el bienestar de su personal, el cuidado de la caja y la adaptación de su operación.

Recuerdo el sentimiento que me embargó al culminar la primera sesión: una mezcla de sorpresa, gratitud y esperanza que reconforta, y que ha sido el tenor de mis distintos intercambios. Porque es gente que se preocupa por su gente. No solo vienen tomando medidas de salud, higiene al ingreso de las instalaciones y disposición de movilidad, sino también facilitándole liquidez a su personal —a través de adelantos de sueldo, reparto de utilidades y préstamos sin intereses— y buscando preservar el mayor número de puestos de trabajo, incluso en negocios no esenciales, que están parados.

Cash is king es el segundo mandato de estos tiempos, con todos asegurando líneas adicionales de crédito —que resultan más costosas— y con las medianas empresas con mayores dificultades para ello.

Los proyectos de inversión y las nuevas contrataciones han sido suspendidos. Y en cuanto a los proveedores, muchos están priorizando el pago a los ‘chiquitos’, a la par de que se preocupan por el incremento de costos de sus insumos. Adecuarse en menos de 24 horas a operar de una manera tan diferente ha sido el gran desafío de la cuarentena. Nuestras empresas lo están sobrellevando, redimensionando operaciones, aprendiendo a gestionarse en remoto y lidiando, en muchos casos, con una sensación de pánico entre los empleados. Esa capacidad de adaptación de nuestros empresarios no está exenta de dificultades, pero los más exitosos combinan el acompañamiento y la motivación del personal con la evaluación de su desempeño.

Un aporte del directorio en esta crisis es enfocarse en el clima laboral, la cultura y la identidad de la organización, sosteniendo y apoyando al gerente general y promoviendo la flexibilidad. Lo cierto es que muchos proveedores y clientes no están preparados para atender digitalmente sus operaciones. Hay bancos que todavía exigen cartas firmadas en físico, la baja calidad de internet complica el trabajo remoto, hay familias que no tienen internet en casa y organizaciones que en medio de la crisis se toman mucho tiempo para decidir. También hay un grupo menor de empresarios que ha optado por ver la pandemia como una oportunidad.

Algunos cuidan su liquidez para adquirir negocios de terceros y otros impulsan nuevas líneas de negocio que están viendo la luz como medidas de adaptabilidad al cambio. Son los casos de quienes rediseñan su negocio para prestar servicios fuera de su local hasta quienes destinan su infraestructura hoy paralizada para llevar a cabo nuevos negocios permitidos durante la crisis. Estamos viendo innovación sobre todo en las empresas familiares.

En un mercado que tomaba la disrupción desde un modelo tradicional con mucha calma y que tuvo que migrar a la fuerza al mundo digital sin haberse preparado, se abre una gran brecha. Aquí radica unas de las ausencias en la gestión de esta crisis: la atención a la ciberseguridad y el foco en los riesgos. Hoy más que nunca el rol del directorio es visualizar un futuro posible para la empresa, tomando en cuentas sus riesgos. En ese menester, sus decisiones y las de los accionistas son clave, pues junto con el gobierno nos impactarán a todos.

Resumen

En el ámbito de los negocios, la resiliencia de los empresarios se pone a prueba y vemos cómo se están abocando al bienestar de su personal, el cuidado de la caja y la adaptación de su operación.

Acerca de este artículo

Por Beatriz Boza

Family Enterprise & Corporate Governance Partner Leader EY Latin America North

Su trayectoria profesional es una permanente transformación y apertura a nuevas experiencias para así poder aportar, disfrutar y dar sentido al mundo que la rodea.