7 minutos de lectura 15 oct 2018
Worksites on mines

La oportunidad para una reforma tributaria efectiva en materia sectorial

Por

EY Perú

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

7 minutos de lectura 15 oct 2018

Mostrar recursos

El súbito cambio de gobierno y la crisis política que el país ha venido enfrentando en los últimos meses no han tenido efectos tan negativos como se podía haber esperado; es más, ahora se ha estimado que el Perú tendrá un crecimiento de más de 4% para el 2018, cuestión que parecía inalcanzable o irreal hace unos cuantos meses.

Es más, ya podemos afirmar con certeza que la inversión en minería se ha venido incrementando para este año de una manera favorable debido, entre otros, a la ampliación de Toromocho, la construcción de Mina Justa y evidentemente el desarrollo del Proyecto Quellaveco, que hoy en día ya es una realidad.

Así, como viene sucediendo durante los últimos 20 años, el sector minero es que el más ha contribuido con el erario nacional; por ende, dicho sector ha sido y viene siendo parte imprescindible en cuanto a la recaudación tributaria. No obstante dicha información, por diferentes razones la recaudación tributaria en general ha venido decayendo, siendo el 2017 y 2018 los más bajos en cuanto a presión tributaria, estando muy por debajo de niveles que la OCDE recomienda.

En este contexto, hacia mayo del presente año el Poder Ejecutivo envió al Congreso de la Republica el Proyecto de Ley No. 2791/2017-PE, solicitando la delegación de facultades al Congreso de la Republica para poder realizar diversas modificaciones a las actuales normas tributarias, iniciando con ello una reforma tributaria que pueda incrementar la recaudación a niveles que puedan combatir el déficit fiscal, la misma que fue bien recibida en varios aspectos.

Ahora bien, una de las propuestas del Poder Ejecutivo consistía en la modificación de la Ley General de Minería –tal como se desprende del proyecto de la ley indicado específicamente en la parte de los contratos de estabilidad, puesto que éstos no brindaban total certeza con relación a sus alcances, lo que incrementaba las posibilidades de controversias tributarias.

Por ello, indicaba el proyecto: “(…) se requiere modificar la Ley General de Minería a fin de establecer de forma clara los beneficios que corresponden a cada tipo de contrato de estabilidad previsto en dicha ley, tales como la contabilidad en moneda extranjera, la depreciación global, entre otros, así como indicar las condiciones generales a las que se accede con las suscripción de los contratos de estabilidad tributaria regulados en la Ley General de Minería”.

No obstante, al parecer debido a la complejidad de los temas antes indicados en el citado proyecto de ley, el Ministerio de Economía y Finanzas señaló expresamente que: “Sobre este punto únicamente se busca modificar la Ley General de Minería para que resulte más claro a los CET de 15 años también se aplica algunos beneficios tales como la contabilidad en dólares la depreciación global entre otros. Sin embargo, atendiendo a la preocupación del Congreso de la Republica, esta propuesta será elaborada como Proyecto de Ley”. Dicho argumento también fue recogido en el Dictamen de la Comisión de Constitución y Reglamento recaído en el Proyecto de Ley mencionado.

Si bien el escenario ideal hubiera sido que el Poder Ejecutivo pudiera modificar las normas sectoriales antes indicadas, o al menos discutirlas, entendemos que debido al corto tiempo que tiene para legislar dicho poder del Estado (60 días calendarios desde la publicación de la Ley No. 30823, que vencen indefectiblemente el 17 de setiembre de 2018), sumado a la dificultad técnica de los temas en cuestión, que además ameritan análisis y consenso, se habría preferido posponer eventuales modificaciones tributarias contenidas en la Ley General de Minería.

De esta manera y aunque habiéndose postergado las modificaciones a la citada ley, considero que hay un avance significativo solo por el hecho de haber identificado, aceptado y concluido que existen normas que deberían ser analizadas; y eventualmente, modificadas.

Nótese que los temas tributarios relativos al sector minero contenidos en el proyecto (contabilidad en moneda extranjera, depreciación global, etc.) no serían los únicos que –en nuestra opinión- serian perfectibles. En efecto, también existen algunas cuestiones que podrían precisarse respecto al tratamiento tributario de los métodos de amortización de concesiones mineras, tratamiento de los gastos de exploración y de desarrollo, así como la problemática actual del cierre de minas y sus implicancias en cuanto al Impuesto a la Renta.

Es importante tener en cuenta que la industria minera se basa en la inversión, y la inversión se obtiene con confianza en la institucionalidad, la cual alcanza su grado de madurez (en materia legal) cuando la predictibilidad y la seguridad jurídica son aplicadas de manera clara y sin medias tintas por los distintos entes reguladores del Estado, entre ellos la administración tributaria.

Resumen

El súbito cambio de gobierno y la crisis política que el país ha venido enfrentando en los últimos meses no han tenido efectos tan negativos como se podía haber esperado.

Acerca de este artículo

Por

EY Perú

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

Temas relacionados Gobierno y Sector Público