5 minutos de lectura 18 nov 2018
Man giving a lecture

Los gremios sí importan

Por

Beatriz Boza

Family Enterprise & Corporate Governance Partner Leader EY Latin America North

Su trayectoria profesional es una permanente transformación y apertura a nuevas experiencias para así poder aportar, disfrutar y dar sentido al mundo que la rodea.

5 minutos de lectura 18 nov 2018

Hoy más que nunca nuestro país requiere que potenciemos el rol de los gremios como mecanismos de autorregulación privados que marquen la pauta de lo correcto y necesario para nuestro desarrollo.

Resulta interesante observar el rol del Colegio de Abogados de Lima (CAL), que ha iniciado un proceso disciplinario que de prosperar implicaría apartar al Fiscal de la Nación de su cargo, tarea en la que ningún poder del Estado ni la prensa habría logrado los resultados demandados por la ciudadanía.   

Más allá de si el CAL cumple hoy una adecuada función, lo que invita a reflexión es que fuera de las esferas legal y judicial exista un ámbito adicional que salvaguarda valores fundamentales para la vida en sociedad, valores que son propios a determinada actividad. Esa esfera adicional es la gremial, sea esta profesional (como en el caso del CAL), sindical, empresarial, artística, religiosa o social, en la que se pueden plantear estándares más exigentes que los establecidos por ley.

Quienes ejercen una misma actividad u oficio comparten no sólo un quehacer específico para el cual cuentan con conocimientos técnicos sino que cumplen una misión, cuyo despliegue aporta a la convivencia social. Así, el desarrollo de la medicina contribuye a la salud de la población, el de la actividad empresarial a la generación de puestos de trabajo y de riqueza sostenibles, el libre ejercicio de las artes nos nutre culturalmente y la práctica responsable de la abogacía garantiza la defensa de los derechos de las personas. Y de todas, sin excepción. 

Los gremios son instancias intermedias de autorregulación social que se yerguen como un eslabón clave para el ordenamiento libre de la sociedad. El ejemplo más claro son los clubes, a los que ingresan y se mantienen como miembros sólo quienes reúnen el perfil para el cual el club fue fundado.      

Ese perfil, normas de conducta y misión del club son establecidos por sus miembros, quienes libremente y dentro del marco de la ley deciden cómo organizarse. Los gremios van ganando reputación en función de cuán útiles resultan no sólo para sus miembros sino para la sociedad. Su función es tan importante que el propio Estado reconoce su rol al exonerarles del impuesto a la renta.   

En un mundo cada vez más complejo y cambiante, en que se están repensando los límites de la privacidad, de lo público y privado, del trabajo, la educación y la ética ante los avances de la ciencia, los gremios pueden erguirse como instancias intermedias de defensa de valores y prácticas generadoras de futuro. Guiar proactivamente la conducta de sus miembros para aportar valor a la sociedad supone prospección, anticipación y propuesto además de identificar, promover y enseñar buenas prácticas que contribuyan a hacer de la actividad u oficio común uno sostenible y legitimado en la sociedad. Supone también dejar atrás la idea del gremio como plataforma de defensa de algún miembro específico o mecanismo para concertar precios o sacarle la vuelta a la ley. Y, sobre todo, implica separar la paja del trigo. En sociedad latinoamericanas tan poco institucionalizadas como las nuestras, la presión de grupo puede mover montañas.

Así como el CAL estaría tomando acción frente a uno de sus miembros por no cumplir con los estándares del gremio, cabría preguntarnos con qué fin estamos utilizando estos espacios: ¿para crear un Perú mejor?, ¿con qué otros mecanismos privados contamos para promover la integridad en nuestro medio?, ¿Qué otros guardianes de lo correcto hemos desarrollado en nuestra sociedad?, ¿están cumpliendo nuestros gremios ese rol de crear futuro pensando en el Perú primero?

Resumen

Hoy más que nunca nuestro país requiere que potenciemos el rol de los gremios como mecanismos de autorregulación privados que marquen la pauta de lo correcto y necesario para nuestro desarrollo.

Acerca de este artículo

Por

Beatriz Boza

Family Enterprise & Corporate Governance Partner Leader EY Latin America North

Su trayectoria profesional es una permanente transformación y apertura a nuevas experiencias para así poder aportar, disfrutar y dar sentido al mundo que la rodea.